Fa­ce­book, un mo­tor que avi­vó las ma­ni­fes­ta­cio­nes

La Nacion - - El Mundo -

PA­RÍS (AFP).– Los gru­pos en Fa­ce­book son el cen­tro neu­rál­gi­co del mo­vi­mien­to de los “cha­le­cos ama­ri­llos”, que se ex­ten­dió por to­da Fran­cia y se con­vir­tió en un cal­do de cul­ti­vo de no­ti­cias fal­sas.

Cuan­do el di­rec­tor de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg, anun­ció en enero pa­sa­do que da­ría más pe­so a las no­ti­cias lo­ca­les nun­ca ima­gi­nó que ter­mi­na­ría avi­van­do la peor cri­sis en la pre­si­den­cia de Em­ma­nuel Ma­cron. Los ex­per­tos en in­ter­net di­cen que el cam­bio en el al­go­rit­mo de la red so­cial “im­pul­só a gru­pos de pro­tes­ta”, co­mo los que aflo­ra­ron en Fran­cia, cu­ya ira se tras­la­dó a las ca­lles.

Las pri­me­ras pro­tes­tas de los “cha­le­cos ama­ri­llos” em­pe­za­ron a raíz de un vi­deo en Fa­ce­book el 18 de oc­tu­bre, en el que Ja­cli­ne Mou­raud, una des­co­no­ci­da, de­nun­cia­ba el al­za de un im­pues­to a los car­bu­ran­tes e in­ter­pe­la­ba a Ma­cron. Su men­sa­je se vol­vió vi­ral y los lla­ma­dos a blo­queos se mul­ti­pli­ca­ron en las re­des. Des­de en­ton­ces, la ira ga­nó te­rreno y se trans­for­mó en una pro­tes­ta con­tra el au­men­to del cos­to de vi­da y la po­lí­ti­ca del go­bierno en ge­ne­ral.

Para los ex­per­tos, Fa­ce­book fue cru­cial para mo­vi­li­zar a los ma­ni­fes­tan­tes, que pro­vie­nen prin­ci­pal­men­te de pue­blos y zo­nas ru­ra­les. “Usa­mos Fa­ce­book para or­ga­ni­zar­nos”, di­ce Ch­loé Tis­sier, del gru­po “Con­duc­to­res de Nor­man­día enoja­dos”, que tie­ne 50.000 miem­bros. “Cuan­do mon­ta­mos una ba­rri­ca­da y no te­ne­mos ele­men­tos para pren­der fue­go es­cri­bi­mos un men­sa­je en el gru­po y rá­pi­da­men­te al­guien los trae”.

Fa­ce­book es tam­bién una muy bue­na pla­ta­for­ma “por­que los ma­yo­res tam­bién es­tán en esa red”, agre­ga. Los ju­bi­la­dos, enoja­dos con el re­cor­te de sus pensiones, se unie­ron al mo­vi­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.