Al cie­rre de otro año ver­ti­gi­no­so, Trump per­fi­la su pró­xi­mo ga­bi­ne­te

Nom­bró a una ex­con­duc­to­ra de Fox para la ONU y a una fi­gu­ra re­pu­bli­ca­na para el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia

La Nacion - - El Mundo - Ra­fael Mat­hus Ruiz

con el año ya ca­si ce­rra­do, el pre­si­den­te Do­nald Trump avan­zó ayer en el en­sam­bla­je del ga­bi­ne­te que lo acom­pa­ña­rá du­ran­te el pró­xi­mo tra­mo de su ges­tión con dos de­sig­na­cio­nes de al­to per­fil: nom­bró a una de las vo­ce­ras de su go­bierno, una ex­con­duc­to­ra de la ca­de­na Fox, para ser em­ba­ja­do­ra an­te la onu, y re­cu­pe­ró a una fi­gu­ra del go­bierno de Geor­ge H.W Bush para li­de­rar el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia.

Heat­her nauert, ac­tual vo­ce­ra del De­par­ta­men­to de Es­ta­do y “egre­sa­da” de Fox&friends, el pro­gra­ma de opi­nión fa­vo­ri­to de Trump, fue nom­bra­da por el man­da­ta­rio para re­em­pla­zar a nik­ki Ha­ley en las na­cio­nes Uni­das. nauert es pe­rio­dis­ta, y so­lo ha es­ta­do un año y me­dio den­tro del mundo di­plo­má­ti­co.

“Ella es muy ta­len­to­sa, muy in­te­li­gen­te, muy rá­pi­da. Y creo que va a ser res­pe­ta­da por to­dos”, di­jo Trump, en un ida y vuel­ta con los pe­rio­dis­tas en la ca­sa Blan­ca.

Trump tam­bién nom­bró a Wi­lliam Barr al fren­te de Jus­ti­cia, un car­go ca­lien­te que tie­ne ba­jo su ór­bi­ta la in­ves­ti­ga­ción del Ru­sia­ga­te, a car­go del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller, de­ve­ni­do en né­me­sis del mag­na­te. Barr ya ocu­pó ese pues­to en­tre 1991 a 1993, y Trump lo ha­la­gó co­mo “uno de los abo­ga­dos y men­tes le­ga­les más res­pe­ta­dos en el país”.

nauert y Barr de­ben ser ra­ti­fi­ca­dos por el Se­na­do an­tes de asu­mir sus car­gos. a esas dos de­sig­na­cio­nes se su­ma­ría la in­mi­nen­te sa­li­da del go­bierno de John Kelly, el je­fe de ga­bi­ne­te de Trump. Kelly, que lle­gó a la ca­sa Blan­ca con la mi­sión de “dis­ci­pli­nar” a la tro­pa, se iría tras po­co más de un año y me­dio de tur­bu­len­ta ges­tión del ala oes­te. Jun­to a Kelly se mar­cha­ría tam­bién la se­cre­ta­ria de Se­gu­ri­dad in­te­rior, Kirst­jen niel­sen, que es­tá ba­jo su

HEAT­HER NAUERT EM­BA­JA­DO­RA AN­TE LA ONU Ex­con­duc­to­ra de la ca­de­na Fox, tie­ne a su car­go el víncu­lo con la pren­sa del De­par­ta­men­to de Es­ta­do wi­lliam BARR fis­cal GE­NE­RAL Li­de­ró el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia con Geor­ge H.W. Bush, y es una fi­gu­ra res­pe­ta­da en­tre los re­pu­bli­ca­nos

ala. Trump es­tá dis­con­for­me con su ma­ne­jo de la fron­te­ra sur del país, pun­to de in­gre­so de los mi­gran­tes que lle­gan des­de amé­ri­ca cen­tral.

la sa­li­da de Kelly de­ja­rá al se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Jim Mat­tis, co­mo el úl­ti­mo de los “ge­ne­ra­les” den­tro del go­bierno. Trump echó ya es­te año del con­se­jo de Se­gu­ri­dad nacional a H.R. Mc­mas­ter, que fue re­em­pla­za­do por John Bol­ton.

la de­sig­na­ción de nauert era un se­cre­to a vo­ces en Was­hing­ton des­de po­co des­pués de que Ha­ley anun­ció su par­ti­da. an­tes de su­mar­se al De­par­ta­men­to de Es­ta­do, nauert fue con­duc­to­ra del pro­gra­ma Fox&friends, el fa­vo­ri­to del pre­si­den­te. El as­cen­so de nauert, que tie­ne una re­la­ción cer­ca­na con ivan­ka Trump y Ja­red Kush­ner, ra­ti­fi­ca un ras­go al cual Trump le da una es­pe­cial im­por­tan­cia a la ho­ra de ele­gir a sus fun­cio­na­rios: su ima­gen. nauert ca­re­ce de ex­pe­rien­cia di­plo­má­ti­ca, pe­ro aún así, de ser con­fir­ma­da, se sen­ta­rá en una de las cin­co si­llas per­ma­nen­tes del con­se­jo de Se­gu­ri­dad de las na­cio­nes Uni­das.

la do­ble de­sig­na­ción fue bien­ve­ni­da por los re­pu­bli­ca­nos en el con­gre­so, en par­ti­cu­lar el nom­bra­mien­to de Barr en un car­go que ya de por sí com­pli­ca­do que es­tá ba­jo una fuer­te pre­sión por la in­ves­ti­ga­ción del Ru­sia­ga­te, la in­je­ren­cia del Krem­lin en la úl­ti­ma elec­ción pre­si­den­cial y su po­si­ble víncu­lo con la cam­pa­ña de Trump.

El pre­si­den­te tam­bién an­ti­ci­pó que ha­rá mo­di­fi­ca­cio­nes en la cú­pu­la del co­man­do con­jun­to de las Fuer­zas ar­ma­das.

Des­pués de anun­ciar es­tas de­sig­na­cio­nes, Trump fus­ti­gó a uno de sus ex­fun­cio­na­rios, Rex Ti­ller­son, a quien en su mo­men­to echó por Twit­ter, cuan­do ape­nas co­men­za­ba a des­pun­tar otro ver­ti­gi­no­so año para su go­bierno.

Du­ran­te una en­tre­vis­ta que re­co­rrió las re­des, Ti­ller­son di­jo que el mag­na­te era “in­dis­ci­pli­na­do”, que no le gus­ta­ba leer, y que va­rias ve­ces in­ten­tó to­mar me­di­das que eran ile­ga­les.

Trump, que ra­ra vez se que­da ca­lla­do an­te una crí­ti­ca, to­mó su te­lé­fono y lo des­hi­la­chó en Twit­ter.

“Mi­ke Pom­peo es­tá ha­cien­do un gran tra­ba­jo, es­toy muy or­gu­llo­so de él. Su an­te­ce­sor, Ti­ller­son, no te­nía la ca­pa­ci­dad men­tal ne­ce­sa­ria. Era ton­to co­mo una ro­ca y no po­día des­ha­cer­me de él lo su­fi­cien­te­men­te rá­pi­do. Era va­go co­mo el in­fierno. aho­ra es un jue­go to­tal­men­te dis­tin­to, ¡gran es­pí­ri­tu en Es­ta­do!”, es­cri­bió el man­da­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.