Una in­te­lec­tual, al fren­te de la re­sis­ten­cia fe­mi­nis­ta en el Va­ti­cano

Lu­cet­ta Sca­raf­fia tra­ba­ja para cam­biar las vie­jas es­truc­tu­ras pa­triar­ca­les

La Nacion - - El Mundo - Eli­sa­bet­ta Pi­qué co­rres­pon­sal En ita­lia

Ro­ma.– En el Va­ti­cano al­gu­nos no la quie­ren por­que re­pre­sen­ta la re­sis­ten­cia fe­mi­nis­ta en un ám­bi­to do­mi­na­do por hom­bres. Pe­ro a lu­cet­ta Sca­raf­fia, his­to­ria­do­ra, es­cri­to­ra y pres­ti­gio­sa plu­ma de L’os­ser­va­to­re Ro­mano, no le im­por­ta.

na­ci­da en Tu­rín ha­ce 70 años, Sca­raf­fia, in­te­lec­tual fe­mi­nis­ta y ca­tó­li­ca, di­ri­ge des­de ha­ce ocho años la re­vis­ta men­sual de L’os­ser­va­to­re Ro­mano, Mu­je­res Igle­sia Mundo. Fla­man­te abue­la de su pri­mer nie­to, es una voz muy crí­ti­ca de la igle­sia ca­tó­li­ca ac­tual. “las mu­je­res para el Va­ti­cano no exis­ten”, de­nun­cia sin ta­pu­jos. aun­que res­ca­ta al pa­pa ar­gen­tino: “Pien­so que ha he­cho mu­chí­si­mo por las mu­je­res, in­clu­so me res­pal­dó, pe­ro no le pue­de cam­biar la ca­be­za a la gen­te. Para mí es­tá ha­cien­do to­do lo que pue­de, pe­ro en el Va­ti­cano no quie­ren ver a las mu­je­res, en mo­do ab­so­lu­ta­men­te to­tal, las ig­no­ran”, di­ce a la na­cion.

“En el Va­ti­cano ca­da tan­to ten­go mo­men­tos de hu­mi­lla­ción to­tal, co­mo cuan­do me en­cuen­tro con un car­de­nal o con al­gún fun­cio­na­rio de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do y le pre­gun­to qué pien­sa de Mu­je­res Igle­sia Mundo y me con­tes­ta: ‘lo lee mi se­cre­ta­ria, o lo lee mi go­ber­nan­ta’. al­go tre­men­do. Ellos se sien­ten su­pe­rio­res, no ven a las mu­je­res”, di­ce.

En mar­zo pa­sa­do, su re­vis­ta cau­só re­vue­lo in­ter­na­cio­nal al de­nun­ciar que a me­nu­do las mon­jas son tra­ta­das co­mo sir­vien­tas por cardenales y obis­pos, para quie­nes co­ci­nan y lim­pian a cam­bio de un sa­la­rio irri­so­rio. “El Va­ti­cano es­tá lleno de mon­jas sir­vien­tas. Tam­bién hay mu­chas mu­je­res que tra­ba­jan co­mo em­plea­das, que son ex­plo­ta­das en mo­do in­creí­ble: por lo ge­ne­ral son muy com­pe­ten­tes, lai­cas con­sa­gra­das, pe­ro el tra­ba­jo que ha­cen, que es mu­chí­si­mo, se lo ad­ju­di­can los cu­ras. Ellas tra­ba­jan en la anulación de su per­so­na­li­dad y di­cen que es­tá bien, que lo ha­cen por Dios y por la igle­sia, pe­ro no es jus­to. Se apro­ve­chan de un mo­do ho­rren­do”, la­men­ta.

Sca­raf­fia des­ta­ca que, al con­tra­rio, Fran­cis­co más de una vez ha re­cor­da­do a las re­li­gio­sas que es­tá bien el ser­vi­cio pe­ro no el ser­vi­lis­mo, al­go enor­me. aun­que no cree que el Pa­pa sea fe­mi­nis­ta. “no, él tie­ne una ac­ti­tud más de se­duc­tor ha­cia las mu­je­res. Pien­so que es muy in­te­li­gen­te y ca­paz de en­ten­der la si­tua­ción ac­tual y sa­be per­fec­ta­men­te que aho­ra a las mu­je­res hay que dar­les es­pa­cio. Es muy con­cre­to, no vi­ve en un mundo teo­ló­gi­co, él sa­be có­mo es el mundo y pien­so que él no pue­de ha­cer por las mu­je­res más de lo que ha he­cho. Él abrió ca­mi­nos im­por­tan­tes y es ne­ce­sa­rio que no­so­tras ca­mi­ne­mos”, di­ce.

“Te­ne­mos que de­jar de pen­sar que de re­pen­te lle­ga­rá el pa­pa bueno que de gol­pe con­vo­ca­rá a las mu­je­res en car­gos cla­ves, por­que es al­go que no pue­de ha­cer”, agre­ga Sca­raf­fia.

no obs­tan­te, para ella, un cam­bio “im­por­tan­tí­si­mo” que Fran­cis­co im­ple­men­tó, des­pués del Ju­bi­leo de la Mi­se­ri­cor­dia, fue que el pe­ca­do del abor­to pue­da ser per­do­na­do por cual­quier sim­ple sa­cer­do­te.

“an­tes el abor­to era un pe­ca­do por el cual ha­bía que re­cu­rrir a un obis­po, aho­ra cual­quier cu­ra pue­de otor­gar el per­dón. an­tes, un ho­mi­ci­da po­día re­cu­rrir a un cu­ra, pe­ro una mu­jer que ha­bía abor­ta­do no. Él eli­mi­nó es­ta in­jus­ti­cia enor­me, qui­tó una pie­dra del ca­mino”.

Sca­raf­fia, sin em­bar­go, no com­par­te la ac­ti­tud de la igle­sia fren­te al abor­to. “Para mí la igle­sia de­be­ría de­jar de pro­tes­tar cuan­do un país co­mo la ar­gen­ti­na quie­re des­pe­na­li­zar el abor­to. Es­toy de acuer­do con que el abor­to es un pe­ca­do, pe­ro no creo que es un de­li­to, por­que la mu­jer pa­ga tam­bién por el hom­bre; la mu­jer pa­ga con su cuer­po, su do­lor fí­si­co y psí­qui­co y es una in­jus­ti­cia ha­cia las mu­je­res”, afir­ma. Cardenales

a pe­sar de que re­cla­ma más pre­sen­cia y un tra­to dis­tin­to a las mu­je­res, es­tá en con­tra del sa­cer­do­cio fe­me­nino. “le di­go no a las mu­je­res sa­cer­do­tes por­que es­toy en con­tra de su cle­ri­ca­li­za­ción y creo que nues­tra ri­que­za es nues­tra di­ver­si­dad y libertad”, ex­pli­ca. Pe­ro sue­ña con una igle­sia con mu­je­res cardenales en el c9 –los con­sul­to­res del Pa­pa–, en los di­cas­te­rios del Va­ti­cano, que pue­dan par­ti­ci­par en las reunio­nes que an­te­ce­den al cón­cla­ve y en la elec­ción del pa­pa.

“las mu­je­res po­drían ser cardenales sin ser sa­cer­do­tes por­que, his­tó­ri­ca­men­te, hu­bo cardenales que no eran sa­cer­do­tes. la obli­ga­ción de nom­brar cardenales a los sa­cer­do­tes es muy re­cien­te, del có­di­go ca­nó­ni­co de 1917. ¿Qué pien­sa del ce­li­ba­to? “El ce­li­ba­to ecle­siás­ti­co tie­ne ra­zo­nes his­tó­ri­cas para exis­tir, pe­ro tam­bién es ver­dad que es di­fi­ci­lí­si­mo man­te­ner la cas­ti­dad. creo que son po­cos los sa­cer­do­tes que man­tie­nen la cas­ti­dad”, dis­pa­ra.

En sep­tiem­bre pa­sa­do, su re­vis­ta pu­bli­có una edi­ción cen­tra­da en las mu­je­res y la cri­sis por el es­cán­da­lo de abu­sos se­xua­les de me­no­res que hi­zo tem­blar a mu­chos en el Va­ti­cano. aho­ra es­tá preo­cu­pa­da por­que sal­ga a flo­te otro es­cán­da­lo: el de mi­les de mu­je­res abu­sa­das por sa­cer­do­tes, que in­clu­so, en al­gu­nos ca­sos, las obli­ga­ron a abor­tar. “Es te­rri­ble, pe­ro me di­vier­te el he­cho de que esos sec­to­res con­ser­va­do­res que cul­pan a los sa­cer­do­tes gay de los abu­sos de me­no­res que­da­rán des­co­lo­ca­dos, por­que que­da­rá cla­ro que mu­chos otros son he­te­ro­se­xua­les. Son se­res hu­ma­nos”, co­men­ta, iró­ni­ca.

¿al­gu­na vez pen­só aban­do­nar a una igle­sia tan lle­na de pe­ca­do­res y pre­sun­ta­men­te mi­só­gi­na? “Sí –con­fie­sa–, pe­ro amo a la igle­sia y tra­ba­jo por la igle­sia. Si no, no re­sis­ti­ría”.

Lu­cet­ta Sca­raf­fia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.