Una his­to­rie­ta ex­tra­va­gan­te para aman­tes de la lec­tu­ra

có­mic. Un vo­lu­men reúne la ti­ra La ca­za­do­ra de li­bros, de Pa­blo De Santis y Max Ca­chim­ba, que sur­gió en la na­cion

La Nacion - - Cultura - Na­ta­lia Blanc

“cui­de a sus ni­ños. Li­bros sueltos”, di­ce el car­tel de la en­tra­da de una bi­blio­te­ca pe­cu­liar, don­de lle­ga una jo­ven bi­blio­te­ca­ria lla­ma­da Úr­su­la. El hom­bre que la re­ci­be, el señor Mo­li­na­ri, le ad­vier­te en­se­gui­da que es un tra­ba­jo ries­go­so. Allí, los li­bros tie­nen vi­da. Sal­tan de los es­tan­tes, aco­san a los lec­to­res, ex­pul­san a los per­so­na­jes de las pá­gi­nas. To­do eso (y mu­chas aven­tu­ras más) ocu­rre en La ca­za­do­ra de li­bros, la his­to­rie­ta de Pa­blo De Santis y Max ca­chim­ba que pu­bli­có La Edi­to­rial co­mún. El li­bro, que reúne las ti­ras crea­das por el es­cri­tor y el di­bu­jan­te para el su­ple­men­to cul­tu­ral ADN, de la na­cion, se pre­sen­ta hoy a las 19 en la li­bre­ría Punc (Be­láus­te­gui 393), con la par­ti­ci­pa­ción de los au­to­res.

“Vi­vo ro­dea­do de li­bros, que no es­tán so­lo en los es­tan­tes sino en me­sas, en el sue­lo, y en to­da su­per­fi­cie dis­po­ni­ble y que me re­sul­tan un po­co ame­na­zan­tes. creo que los li­bros es­tán vi­vos y que pue­den cam­biar de lu­gar sin que uno lo no­te”, di­ce De Santis, que fue con­vo­ca­do en 2011 por Hu­go ca­li­ga­ris, por en­ton­ces di­rec­tor de ADN, para ha­cer una ti­ra se­ma­nal en la úl­ti­ma pá­gi­na. Así na­ció La ca­za­do­ra de li­bros, pro­ta­go­ni­za­da por Úr­su­la, Mo­li­na­ri, Víc­tor Lan­dor (un bi­blio­te­ca­rio que des­apa­re­ce mis­te­rio­sa­men­te) y otros per­so­na­jes ex­tra­va­gan­tes aman­tes de la li­te­ra­tu­ra.

“co­mo era un su­ple­men­to li­te­ra­rio, lo ideal era que la his­to­rie­ta tu­vie­ra co­mo te­ma el mundo de los li­bros. Pe­ro son los di­bu­jos de Max ca­chim­ba los que me lle­va­ron a la in­ven­ción de per­so­na­jes. Me es fá­cil pen­sar en his­to­rias para Max, por­que nos co­no­ce­mos des­de 1984, cuan­do ga­na­mos el pre­mio de la re­vis­ta Fie­rro. Él te­nía 15 años, era un chi­co y tam­bién un genio, que pron­to re­ci­bió la ad­mi­ra­ción de pe­sos pe­sa­dos co­mo carlos Ni­ne y Ro­ber­to Fon­ta­na­rro­sa. A pe­sar de eso, no lo­gra­ba apro­bar la ma­te­ria Di­bu­jo en el co­le­gio”, re­cuer­da el au­tor de El enig­ma de Pa­rís.

co­mo ca­chim­ba vi­ve en Ro­sa­rio, el tra­ba­jo fue a la dis­tan­cia. “Los per­so­na­jes y sus pe­ri­pe­cias sur­gie­ron de la de­sen­fre­na­da ima­gi­na­ción de Pa­blo, que me en­via­ba guio­nes pro­li­ja­men­te de­fi­ni­dos. A par­tir de la idea ge­ne­ral y de las pri­me­ras es­ce­nas en las que se pre­sen­tan los per­so­na­jes, los es­ce­na­rios y las po­si­bi­li­da­des de la his­to­ria, hi­ce bo­ce­tos en bus­ca de imá­ge­nes po­si­bles, de ca­ras, cuer­pos, pei­na­dos y ves­ti­men­tas, co­mo tam­bién el ai­re fan­tás­ti­co y mis­te­rio­so de los es­ce­na­rios”, cuen­ta el ilus­tra­dor.

Si bien la ti­ra te­nía con­ti­nui­dad se­ma­nal, ca­da epi­so­dio ce­rra­ba con un gag o plan­tea­ba un enig­ma para el si­guien­te. En el li­bro, las his­to­rie­tas es­tán agru­pa­das en va­rios ca­pí­tu­los co­mo si fue­ra una no­ve­la grá­fi­ca. ¿Eso sig­ni­fi­ca que la pen­sa­ron co­mo una gran his­to­ria que po­día en­tre­gar­se por semana, co­mo un fo­lle­tín? Res­pon­de De Santis: “El for­ma­to era bas­tan­te es­pe­cial y di­fí­cil, por­que ha­bía que ha­cer una his­to­rie­ta que con­ti­nua­ra, pe­ro que a la vez tu­vie­ra cier­to re­ma­te en la pá­gi­na mis­ma. Den­tro de ese es­que­ma, hu­bo va­rias aven­tu­ras. Mi fa­vo­ri­ta es la del Bro­lem, ese Go­lem he­cho de li­bros, que Max di­bu­jó con tan­to en­can­to. Tam­bién me en­can­ta có­mo di­bu­jó a la chi­ca con ca­ra de nu­be (cla­ra Nim­bus, la ex­no­via de Víc­tor Lan­dor). La Edi­to­rial co­mún (de Li­niers y de su es­po­sa, An­gie) nos dio la opor­tu­ni­dad de mos­trar en un li­bro esas pá­gi­nas dis­per­sas. Me gus­ta pen­sar que es una his­to­rie­ta de fan­ta­sía y hu­mor. o de gé­ne­ro ‘Max ca­chim­ba’.” Para el ilus­tra­dor, “la his­to­ria se desen­vuel­ve en un tono de me­su­ra­da co­me­dia; tam­po­co fal­ta ro­man­ce, aven­tu­ras, mis­te­rio y fe­nó­me­nos ex­tra­or­di­na­rios”. Des­de Ver­mont, don­de vi­ve, Li­niers apor­ta su mi­ra­da co­mo edi­tor: “De Santis y ca­chim­ba son una du­pla mí­ti­ca de la his­to­rie­ta ar­gen­ti­na. Para mí, son dos hé­roes ab­so­lu­tos”. or­gu­llo­so de ha­ber pu­bli­ca­do el li­bro, lo de­fi­ne co­mo “una no­ve­la de aven­tu­ras, gra­cio­sa y ab­sur­da. Una oda, un ho­me­na­je, una car­ta de amor a los li­bros, la li­te­ra­tu­ra, las bi­blio­te­cas y el ejer­ci­cio de la lec­tu­ra”.

Una de las pri­me­ras ti­ras de La ca­za­do­ra de li­bros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.