Un efec­to pa­ra­li­zan­te en las fuer­zas es fun­cio­nal al de­li­to

La Nacion - - Seguridad - Ge­rar­do Mil­man El au­tor es je­fe de ga­bi­ne­te del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de la Na­ción

Con el Re­gla­men­to Ge­ne­ral para el Em­pleo de Ar­mas de Fue­go para los Miem­bros de las Fuer­zas Fe­de­ra­les de Se­gu­ri­dad (Re­so­lu­ción 956/2018), el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de la Na­ción se ade­cua a la nor­ma­ti­va in­ter­na­cio­nal que con­tem­pla las pau­tas y re­co­men­da­cio­nes con­te­ni­das en los Prin­ci­pios Bá­si­cos so­bre el Em­pleo de la Fuer­za y de Ar­mas de Fue­go por los Fun­cio­na­rios En­car­ga­dos de Ha­cer Cum­plir la Ley, adop­ta­dos por el Viii Con­gre­so de la or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das so­bre Prevención del De­li­to y Tra­ta­mien­to del De­lin­cuen­te, ce­le­bra­do en La Habana, Cu­ba, del 27 de agos­to al 7 de sep­tiem­bre de 1990.

Es­ta ha si­do una de­ci­sión jus­ta que in­ter­pre­ta no so­lo una ma­yo­ri­ta­ria de­man­da so­cial sino tam­bién la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de im­plan­tar en el país un cam­bio de pa­ra­dig­ma en ma­te­ria de se­gu­ri­dad y em­pleo le­gí­ti­mo de la fuer­za con arre­glo a to­dos los pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les.

Ve­ni­mos de años de una cons­truc­ción po­lí­ti­ca de­li­be­ra­da que pu­so en el cen­tro de la es­ce­na a los vic­ti­ma­rios en lu­gar de de­fen­der a las víc­ti­mas. Es­ta cons­truc­ción ge­ne­ró un efec­to pa­ra­li­zan­te para las fuer­zas del or­den que ter­mi­nó sien­do –va­ya pa­ra­do­ja– ab­so­lu­ta­men­te fun­cio­nal al de­li­to.

El go­bierno del pre­si­den­te Mauricio Ma­cri es­tá dis­pues­to a re­ver­tir los efec­tos no­ci­vos de años de po­lí­ti­cas cua­si abo­li­cio­nis­tas que pro­pi­cia­ron la exis­ten­cia de una policía de bra­zos caí­dos, una apli­ca­ción la­xa de la ley y una ciu­da­da­nía a mer­ced de la de­lin­cuen­cia.

Des­de nues­tra pers­pec­ti­va, con­si­de­rar la re­in­ci­den­cia a la ho­ra de dic­tar nue­vas sen­ten­cias no es es­tig­ma­ti­zar al de­lin­cuen­te. La vio­la­ción con luz apa­ga­da no es ate­nuan­te ad­mi­si­ble; el ro­bo con cu­chi­llo es un de­li­to ar­ma­do y el acor­ta­mien­to de pe­nas ba­jo el ar­gu­men­to de la sa­tu­ra­ción de cár­ce­les es ab­so­lu­ta­men­te inacep­ta­ble.

Es­ta nor­ma­ti­va es un ins­tru­men­to para ho­mo­ge­nei­zar re­gla­men­tos dis­tin­tos de ac­tua­ción que te­nía ca­da fuer­za.

La mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad de la Na­ción, Pa­tri­cia Bull­rich, tie­ne ab­so­lu­ta­men­te en cla­ro que sin cui­dar a quie­nes nos cui­dan es im­po­si­ble pro­te­ger a la so­cie­dad de ma­ne­ra efec­ti­va.

Des­de el día uno de nues­tra ges­tión nos pro­pu­si­mos pro­fe­sio­na­li­zar al má­xi­mo a las fuer­zas, me­jo­rar su ca­pa­ci­ta­ción, for­ma­ción y en­tre­na­mien­to. Ho­mo­lo­ga­mos sus pla­nes de es­tu­dio a ni­vel nacional, el ré­gi­men lec­ti­vo pa­só de 3 a 9 me­ses y apli­ca­mos es­tric­tas nor­mas de in­te­gri­dad y trans­pa­ren­cia para evi­tar des­víos y to­da som­bra de co­rrup­ción.

Pen­sar que las fuer­zas fe­de­ra­les ar­gen­ti­nas son in­fe­rio­res a las de Chi­le, Uru­guay, Bra­sil o Pa­ra­guay es pu­ra sub­es­ti­ma­ción y no con­fiar en la po­si­bi­li­dad de la evo­lu­ción po­si­ti­va de la de­mo­cra­cia.

No hay fas­cis­mo en es­ta re­gla­men­ta­ción. Tam­po­co hay fal­ta de hu­ma­ni­dad. Ven­go de una fa­mi­lia que vi­vió en car­ne pro­pia las atro­ci­da­des de ese ré­gi­men que de­jó a mi pa­dre so­lo en la vi­da y a mí sin po­der co­no­cer nun­ca a mis abue­los.

En 2014 la can­ti­dad de efec­ti­vos fa­lle­ci­dos en he­chos con ar­mas de fue­go fue de 15, en 2017 la ci­fra pa­só a 7, lo que sig­ni­fi­ca una dis­mi­nu­ción del 53%.

En 2014 el re­gis­tro de ci­vi­les fa­lle­ci­dos vin­cu­la­dos a he­chos en los que in­ter­vi­nie­ron fuer­zas fe­de­ra­les de se­gu­ri­dad fue de 96 ca­sos, ba­jan­do en 2017 a 38 lo que im­por­ta una dis­mi­nu­ción del 60%.

Sin ava­lar en lo más mí­ni­mo al ré­gi­men cu­bano en ma­te­ria de go­bierno y de­re­chos hu­ma­nos, y te­nien­do en cuen­ta la abis­mal dis­tan­cia que se­pa­ra a aque­lla for­ma de go­bierno de una de­mo­cra­cia re­pu­bli­ca­na, re­pre­sen­ta­ti­va y fe­de­ral co­mo la nues­tra, me per­mi­to ce­rrar es­ta co­lum­na ci­tan­do un pa­sa­je del dis­cur­so de aper­tu­ra de Fi­del Cas­tro en el 8º Con­gre­so de ONU so­bre Prevención del De­li­to y Tra­ta­mien­to del De­lin­cuen­te, en La Habana, el 27 Agos­to de 1990.

“So­lo me que­da por de­cir –ase­gu­ró en­ton­ces Cas­tro– que Cu­ba es­tá dis­pues­ta a co­la­bo­rar con to­da ener­gía en el no­ble em­pe­ño que se han tra­za­do las Na­cio­nes Uni­das en ma­te­ria de prevención del de­li­to y tra­ta­mien­to del de­lin­cuen­te, pues es­ta­mos con­ven­ci­dos de la im­por­tan­cia de ese tra­ba­jo y de la ne­ce­si­dad de esa coope­ra­ción. Por eso es de la­men­tar que aún ha­ya quie­nes no in­ter­pre­ten así esa ne­ce­si­dad, y la su­pe­di­ten a mez­qui­nas con­si­de­ra­cio­nes po­lí­ti­cas”.

Ve­ni­mos de años de una cons­truc­ción po­lí­ti­ca de­li­be­ra­da que pu­so en el cen­tro de la es­ce­na a los vic­ti­ma­rios en lu­gar de las víc­ti­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.