Vio­len­cia en el fút­bol

La Nacion - - Editoriales | Cartas -

Da mu­cha pe­na la hi­po­cre­sía con la que se ma­ne­ja el pro­ble­ma de los vio­len­tos en el fút­bol. De­te­ner­los, juz­gar­los y con­de­nar­los co­mo co­rres­pon­de se­ría el ejem­plo jus­to que ne­ce­si­ta nues­tra so­cie­dad . Una so­cie­dad don­de pa­re­cie­ra que el res­pe­to es una mo­ne­da del pa­sa­do.

La Jus­ti­cia si­gue pe­can­do de in­ge­nua cuan­do ca­ra­tu­la que arro­jar una pie­dra no con­lle­va el des­pre­cio de la vi­da del otro y de­ja li­bre en sus­pen­so a al­guien que pu­do ha­ber ma­ta­do. ¡Va­ya con­cep­to de jus­ti­cia! Las fuer­zas de se­gu­ri­dad no en­tien­den có­mo pre­ve­nir un es­pec­tácu­lo en un lu­gar es­pe­cí­fi­co a una ho­ra de­ter­mi­na­da.

No hay que ser muy in­te­li­gen­te para asu­mir que en­ton­ces es im­po­si­ble que pue­dan dar­nos se­gu­ri­dad to­dos los días en un ba­rrio, en una fron­te­ra. Re­sul­ta in­sul­tan­te ver có­mo los di­ri­gen­tes no ha­cen na­da para de­te­ner a los pa­to­te­ros del de­por­te mu­chas ve­ces so­cios re­co­no­ci­dos de sus pro­pios clu­bes. Nues­tros le­gis­la­do­res pi­den re­ba­jas para las san­cio­nes que pre­vé el pro­yec­to de ley para los ba­rra­bra­vas y las con­si­de­ran de tal ma­ne­ra que to­das las vio­len­cias pa­san a ser ex­car­ce­la­bles.

Y, por úl­ti­mo, los ju­ga­do­res con ad­mi­ra­cio­nes va­rias a los “ca­pos” de las ba­rras. La fal­ta de in­te­rés, la co­rrup­ción, los ne­go­cia­dos que en­vuel­ven es­te “de­por­te nacional” han des­trui­do su esen­cia. Es ver­gon­zan­te es­cu­char las ex­pli­ca­cio­nes que dan ca­da uno de los ac­to­res de es­ta tra­ge­dia nacional y su fal­ta de com­pro­mi­so para so­lu­cio­nar es­ta ver­güen­za de to­dos.

Ma­tías Aní­bal Ros­si ma­tias­ros­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.