Cui­dar los ca­mi­nos ru­ra­les

Re­sul­ta des­ta­ca­ble la unión de dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das para el me­jo­ra­mien­to de zo­nas que su­fren un pro­lon­ga­do ol­vi­do

La Nacion - - Editoriales | Cartas -

Va­rias or­ga­ni­za­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das se han au­na­do en una Me­sa de Ca­mi­nos Ru­ra­les a fin de es­ta­ble­cer po­lí­ti­cas que pre­ser­ven su man­te­ni­mien­to. La men­ción re­sul­ta opor­tu­na co­mo re­co­no­ci­mien­to al pa­pel que ges­tio­nes de ese ca­rác­ter cum­plen al me­nos en la afir­ma­ción de una con­cien­cia pú­bli­ca so­bre te­mas de bien co­mún.

Par­ti­ci­pan de la me­sa la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Ca­rre­te­ras, la Con­fe­de­ra­ción In­ter­coo­pe­ra­ti­va Agro­pe­cua­ria (Co­ni­na­gro), Con­fe­de­ra­cio­nes Ru­ra­les Ar­gen­ti­nas (CRA), los gru­pos Crea, Fe­de­ra­ción Agra­ria, Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de Con­tra­tis­tas de Ma­qui­na­ria Agrí­co­la, la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de En­ti­da­des Em­pre­sa­rias del Au­to­trans­por­te, la Fe­de­ra­ción Agro­pe­cua­ria para el Desa­rro­llo de Ar­gen­ti­na (FADA), la Fun­da­ción Bar­be­chean­do y la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na.

No me­nos de la mi­tad de los ca­mi­nos que ar­ti­cu­lan el te­rri­to­rio nacional se ha­llan, so­bre un to­tal de 500.000 ki­ló­me­tros, ad­mi­nis­tra­dos por mu­ni­ci­pios y co­mu­nas. Otros 178.000 ki­ló­me­tros co­rres­pon­den a ju­ris­dic­cio­nes pro­vin­cia­les, y el res­to, unos 38.000 ki­ló­me­tros, in­te­gran la red tron­cal del Es­ta­do nacional. Va­le de­cir que es in­men­so el tra­ba­jo que tie­nen por de­lan­te aque­llas or­ga­ni­za­cio­nes. La in­fra­es­truc­tu­ra de los lla­ma­dos ca­mi­nos se­cun­da­rios es­tá en mu­chos ca­sos de­te­rio­ra­da, y ade­más, es in­su­fi­cien­te para aten­der las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de co­mu­ni­ca­ción de las po­bla­cio­nes ru­ra­les. Una de las ra­zo­nes del des­po­bla­mien­to de los cam­pos fin­ca en esa si­tua­ción.

El nom­bre de la cam­pa­ña ini­cia­da cons­ti­tu­ye una ape­la­ción a la so­cie­dad en su con­jun­to: “Cui­de­mos nues­tros ca­mi­nos”. Sig­ni­fi­ca res­pe­tar al­gu­nas nor­mas bá­si­cas, co­mo la de no so­bre­pa­sar el lí­mi­te de car­ga ad­mi­si­ble se­gún ca­mi­nos y tra­mos; evi­tar uti­li­zar­los en días de llu­via, con la ex­cep­ción inevi­ta­ble de los trans­por­tes de pro­duc­tos lác­teos y de es­co­la­res, y de aten­ción de ser­vi­cios sa­ni­ta­rios ur­gen­tes, y que el ga­na­do en pie pa­se por el lla­ma­do sec­tor “de prés­ta­mos”, en­tre la lí­nea in­te­rior de las ban­qui­nas y los alam­bra­dos.

En realidad, el ob­je­ti­vo tra­za­do por es­te con­jun­to de en­ti­da­des es de tal di­men­sión so­cial, y no so­lo eco­nó­mi­ca, que se­ría apro­pia­do que si­guie­ran la hue­lla de­ja­da por el mu­ni­ci­pio de Ma­la­gra­ña, de San­ta Fe: que es­ta­ble­ció el le­ma: “El cui­da­do de los ca­mi­nos ru­ra­les lo ha­ce­mos en­tre to­dos”. Es cier­to. Bas­ta que uno o unos po­cos irres­pon­sa­bles que­bran­ten las nor­mas im­pues­tas por las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes y los ca­mi­nos se vuel­van po­co me­nos que in­tran­si­ta­bles.

Es tan im­por­tan­te el com­pro­mi­so que asu­man en cues­tio­nes co­mo es­tas las per­so­nas que uti­li­zan los ca­mi­nos ru­ra­les, que los me­jo­res ejem­plos de la efi­cien­cia se ob­ser­van en ám­bi­tos en que los ca­mi­nos es­tán con­ser­va­dos por la ac­ción de con­sor­cios ve­ci­na­les, co­mo ocu­rre en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, en se­de de al­gu­nos de sus mu­ni­ci­pios. Esos con­sor­cios fun­cio­nan so­bre la ba­se de la trans­fe­ren­cia par­cial, por par­te de las au­to­ri­da­des lo­ca­les, de lo que re­cau­dan por ta­sas via­les.

Ce­le­bra­mos ex­pe­rien­cias co­mo la que aca­ba de po­ner­se en mar­cha. No so­lo por sus al­can­ces so­bre la ma­te­ria enun­cia­da; tam­bién por lo que im­pli­ca co­mo cultura en el ejer­ci­cio de res­pon­sa­bi­li­da­des ciu­da­da­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.