Los mo­ti­vos del vo­to se­rán cla­ves para 2019

La Nacion - - Opinión - Eduar­do Fi­dan­za

El de­ba­te so­bre el pro­to­co­lo del uso de ar­mas de fue­go para las fuer­zas de se­gu­ri­dad pue­de ana­li­zar­se des­de dis­tin­tos pla­nos. Uno de ellos, que con­di­cio­na y con­di­cio­na­rá los com­por­ta­mien­tos po­lí­ti­cos de aquí en más, es ob­vio: la in­mi­nen­cia de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, que ten­drán el pri­mer test en agos­to de 2019, ape­nas den­tro de ocho me­ses, cuan­do se ce­le­bren las PA­SO. Lo mis­mo ocu­rre con el G-20, un su­ce­so des­ta­ca­do de los úl­ti­mos días y, por cier­to, con la evo­lu­ción de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, cu­yos in­di­ca­do­res se con­si­de­ran re­le­van­tes, si no de­ci­si­vos, para de­ter­mi­nar quién ga­na­rá los co­mi­cios. Ca­da he­cho es evaluado por los com­pe­ti­do­res con­si­de­ran­do si de­bi­li­tan o fa­vo­re­cen sus chan­ces elec­to­ra­les: al­gu­nos los ha­cen ade­lan­tar ca­si­lle­ros, otros pro­vo­can re­tro­ce­sos que los son­deos eva­lúan en tiem­po real para con­tro­lar los da­ños. En es­te con­tex­to, ca­da fuer­za bus­ca in­fluir en los mo­ti­vos de los vo­tan­tes para que es­tos orien­ten sus pre­fe­ren­cias de acuer­do con los in­tere­ses de los par­ti­dos. Aca­so ese due­lo de es­tra­te­gias re­sul­te cru­cial para de­ter­mi­nar el triun­fa­dor.

Con­si­de­ran­do la jer­ga de los me­dios y los apor­tes de la aca­de­mia, po­drían sin­te­ti­zar­se –en una es­ti­li­za­ción tos­ca– tres ra­zo­nes para jus­ti­fi­car el vo­to: el bol­si­llo, que de­ter­mi­na el lla­ma­do “vo­to eco­nó­mi­co”; la con­fian­za, que sus­ci­ta el “vo­to po­lí­ti­co”; o la de­silu­sión, que mo­to­ri­za el cé­le­bre “vo­to bron­ca”. Los vo­tos eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co son ob­je­tos de es­tu­dio aca­dé­mi­co y han sus­ci­ta­do mi­les de li­bros y pa­pers. El vo­to bron­ca, en cam­bio, for­ma par­te de la sa­ga me­diá­ti­ca, que tam­bién ha po­pu­la­ri­za­do, en­tre otros, el “vo­to cuo­ta”, ar­gu­men­to uti­li­za­do para ex­pli­car los éxi­tos elec­to­ra­les del me­ne­mis­mo en la dé­ca­da de los 90. De es­tos tres mo­ti­vos, dos re­sul­tan más fá­ci­les de en­ten­der para el sen­ti­do co­mún: si se vo­ta por pla­ta o por bron­ca. Pe­rón, que no era po­li­tó­lo­go, sino un lí­der re­bo­san­te de me­tá­fo­ras, con­sa­gró que el bol­si­llo es la vís­ce­ra más sen­si­ble. La bron­ca o la de­silu­sión tam­bién pa­san por las tri­pas: son el pro­duc­to del des­pe­cho, el sen­ti­mien­to de ha­ber si­do trai­cio­na­do que cla­ma por un cas­ti­go. Las ra­zo­nes po­lí­ti­cas del vo­to, en cam­bio, son más so­fis­ti­ca­das y me­nos fre­cuen­tes, pe­ro si ocu­rren pue­den otor­gar triun­fos re­so­nan­tes e ines­pe­ra­dos.

¿Por qué se vo­ta por ra­zo­nes po­lí­ti­cas? An­te to­do por al­go que con­tra­di­ce las cos­tum­bres: por­que la gen­te de­ci­de con­fiar en los lí­de­res, ava­lán­do­los con el su­fra­gio y no pi­dién­do­les re­sul­ta­dos in­me­dia­tos. Los que vo­tan por ra­zo­nes po­lí­ti­cas ban­can a sus can­di­da­tos, les ha­cen “el aguan­te”, los tra­tan con in­dul­gen­cia. A ve­ces por afec­to, otras ve­ces por con­si­de­rar que son lo me­nos ma­lo, di­si­mu­lan la par­te dé­bil de sus ges­tio­nes y bus­can lo­gros para re­va­li­dar el apo­yo. Si se ad­mi­te la sim­pli­fi­ca­ción, po­dría de­cir­se que el vo­to eco­nó­mi­co es ra­cio­nal, el vo­to bron­ca es pa­sio­nal y el vo­to po­lí­ti­co es sen­ti­men­tal. De es­te re­per­to­rio, las dos prin­ci­pa­les fuer­zas que se en­fren­ta­rán, Cam­bie­mos y el pe­ro­nis­mo (de Pi­chet­to o de Cris­ti­na), ape­la­rán a dos ti­pos de vo­to bien dis­tin­tos en 2019: el pe­ro­nis­mo ne­ce­si­ta un elec­to­ra­do enoja­do, dis­pues­to a cas­ti­gar; el ofi­cia­lis­mo pre­ci­sa, en cam­bio, al­go más di­fí­cil: que lo si­gan ban­can­do a pe­sar del su­fri­mien­to que oca­sio­na la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. As­pi­rar al vo­to bron­ca es una ac­ti­tud pa­si­va y sim­pli­fi­ca la ta­rea de la opo­si­ción, pe­ro im­pli­ca un ries­go para el sis­te­ma: el elec­tor des­pe­cha­do su­fra­ga para ven­gar­se, sin im­por­tar­le la ca­li­dad de lo que eli­ge.

En ri­gor, el dra­ma elec­to­ral (y sen­ti­men­tal) lo tie­ne Cam­bie­mos. Co­mo to­do aman­te en di­fi­cul­ta­des de­be re­sol­ver el dilema de có­mo ser le­gí­ti­mo para el ama­do. Pre­ci­sa en­con­trar las ra­zo­nes para que re­ver­dez­ca el víncu­lo sa­bien­do que no ha es­ta­do a la al­tu­ra de las pro­me­sas. En tér­mi­nos de es­tra­te­gia po­lí­ti­ca, de­be re­sol­ver el si­guien­te pro­ble­ma, muy bien ex­pues­to por Jo­sé Ma­ría Ma­ra­vall para el ca­so del PSOE en la dé­ca­da del 80: có­mo ha­cer para que las po­lí­ti­cas im­po­pu­la­res no arro­jen del po­der al par­ti­do que las im­ple­men­ta. El so­cia­lis­mo es­pa­ñol lo lo­gró, se­gún Ma­ra­vall, por es­ta su­ma de fac­to­res: la bue­na ima­gen de las po­lí­ti­cas de edu­ca­ción y sa­lud, el li­de­raz­go de Fe­li­pe González, la con­fian­za en el par­ti­do de go­bierno, el re­cha­zo a la opo­si­ción. Es­tas cau­sas com­pen­sa­ron el dra­má­ti­co he­cho de que al­re­de­dor de una quin­ta par­te de la po­bla­ción ac­ti­va es­ta­ba de­socu­pa­da.

Des­ci­frar si los ar­gen­ti­nos vo­ta­rán en 2019 por ra­zo­nes po­lí­ti­cas o por de­silu­sión eco­nó­mi­ca es un pre­dic­tor cla­ve para co­no­cer al ga­na­dor. Cam­bie­mos lo­gró al­go in­fre­cuen­te: que en 2015 y 2017 se lo vo­ta­rá por con­fian­za, no por re­sul­ta­dos con­cre­tos. Si nues­tro ar­gu­men­to es ve­ro­sí­mil, el año pró­xi­mo ne­ce­si­ta­rá otra vez de esa be­ne­vo­len­cia. Sin em­bar­go, se­gún la ex­pe­rien­cia del PSOE, se­rá in­su­fi­cien­te. De­be­rá ado­sar­le lo­gros com­pen­sa­to­rios que aún no se ad­vier­ten. No sor­pren­da en­ton­ces que el G-20 o el pro­to­co­lo de las ar­mas sean par­te de una bús­que­da fre­né­ti­ca de mo­ti­vos para res­ta­ble­cer an­tes de que sea tar­de el con­tra­to que unió a Ma­cri con sus vo­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.