La po­lí­ti­ca y los ne­go­cios, fren­te al es­pe­jo

La Nacion - - Opinión - Fran­cis­co Oli­ve­ra

Un in­ten­den­te del co­nur­bano se co­mu­ni­có se­ma­nas atrás con Ser­gio Mas­sa y le pre­gun­tó qué era de su vi­da. “Acá an­do, ti­ran­do besitos fren­te al es­pe­jo”, con­tes­tó en bro­ma el lí­der del Fren­te Re­no­va­dor. Quie­re ser pre­si­den­te; ha in­ver­ti­do ho­ras en ese pro­pó­si­to. En 2016 en Pa­rís, con un cur­so de ca­pa­ci­ta­ción con pro­fe­so­res de la pres­ti­gio­sa Es­cue­la de Ad­mi­nis­tra­ción Nacional. Y es­te año en uni­ver­si­da­des de Te­xas, Illi­nois, Ca­li­for­nia y Flo­ri­da. El en­tre­na­mien­to in­clu­yó ejer­ci­cios con fo­no­au­dió­lo­ga en Bue­nos Ai­res y has­ta coaching cor­po­ral: hay que des­te­rrar del ros­tro ges­tos ne­ga­ti­vos para el elec­to­ra­do. El es­pe­jo ayu­da.

Mas­sa vol­vió a sor­pren­der es­ta semana en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Ha­bía in­quie­ta­do a va­rios je­fes co­mu­na­les pe­ro­nis­tas cuan­do acor­dó con Cam­bie­mos la apro­ba­ción del pre­su­pues­to, la ley im­po­si­ti­va y el en­deu­da­mien­to bo­nae­ren­se. “Es­te al­go de­be ha­ber ne­go­cia­do”, di­je­ron en una in­ten­den­cia que aca­ba de par­ti­ci­par de reunio­nes con Cris­ti­na Kirch­ner. Pe­ro el mar­tes, mo­men­tos an­tes de que em­pe­za­ra la vo­ta­ción en la Le­gis­la­tu­ra, el lí­der del Fren­te Re­no­va­dor so­bre­sal­tó al Go­bierno: in­clu­yó a las apu­ra­das co­mo úl­ti­mo re­qui­si­to un pro­yec­to pro­pio que, en pa­ra­le­lo, pre­vé gra­var con un im­pues­to del 0,25% de la re­cau­da­ción a to­das las pe­tro­le­ras. Si pros­pe­ra, po­dría pro­du­cir en los sur­ti­do­res el efec­to in­ver­so del que se pro­po­ne el Go­bierno: au­men­tos en los pre­cios de naf­tas y ga­soil.

Las em­pre­sas no lo es­pe­ra­ban. Tam­po­co Vidal, que se vio for­za­da a acep­tar. Sus tres pro­yec­tos fue­ron apro­ba­dos y pa­sa­ron al Se­na­do, que los con­vir­tió en ley in­me­dia­ta­men­te y, an­tes de que lle­ga­ra el de Mas­sa, le­van­tó la se­sión. Re­sul­ta­do: la ini­cia­ti­va mas­sis­ta que­dó con me­dia san­ción y de­be­rá tra­tar­se en mar­zo. Federico Sal­vai, je­fe de Ga­bi­ne­te bo­nae­ren­se, se con­tac­tó con eje­cu­ti­vos de la in­dus­tria y, para tran­qui­li­zar­los, ex­pli­có la ju­ga­da: co­mo Cam­bie­mos tie­ne quó­rum pro­pio en la Cá­ma­ra al­ta, lo más pro­ba­ble es que no pros­pe­re.

Se­rá una dis­cu­sión in­tere­san­te. ¿Por qué Mas­sa, que vie­ne de pre­sen­tar el año pa­sa­do pro­yec­tos para ba­jar im­pues­tos, es­ta­ría in­tere­sa­do aho­ra en su­bir­los? El tex­to pro­po­ne crear un fon­do de ca­pa­ci­ta­ción para el Sin­di­ca­to de Obre­ros y Em­plea­dos de Es­ta­cio­nes de Ser­vi­cio, Ga­ra­ges, Pla­yas de Es­ta­cio­na­mien­to y La­va­de­ros de Au­tos. “Bus­ca cui­dar al tra­ba­ja­dor de las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, que es un tra­ba­jo de al­to ries­go”, ex­pli­có Blan­ca Can­te­ro, au­to­ra de la pro­pues­ta y mo­ti­vo de to­das las iro­nías pe­tro­le­ras por cues­tio­nes fa­mi­lia­res: es­tá ca­sa­da con Carlos Acu­ña, alia­do de Mas­sa en la CGT y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del sin­di­ca­to que re­ci­bi­rá los fon­dos. Se­rían unos 240 millones de pe­sos por año.

El co­nur­bano siem­pre pien­sa mal. En es­te ca­so por ac­to re­fle­jo, por el pa­ren­tes­co, por el mon­to en cues­tión y por el sen­ti­do de la opor­tu­ni­dad: Mas­sa ne­ce­si­ta acom­pa­ñar su an­he­lo pre­si­den­cial del in­su­mo más es­ca­so de la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na des­pués de la cau­sa de los cua­der­nos, que es el fi­nan­cia­mien­to. Esa in­ves­ti­ga­ción, que en­ca­be­za Clau­dio Bo­na­dio a raíz de una re­ve­la­ción de Die­go Ca­bot, se­rá en ese sen­ti­do el peor con­di­cio­nan­te de la cam­pa­ña. Ya pa­só es­te año en Bra­sil con el La­va Jato. Si fi­nal­men­te se con­vir­tie­ra en ley, el pro­yec­to de Mas­sa in­clui­ría ade­más una iro­nía: ofus­ca­ría a to­das las pe­tro­le­ras, en­tre ellas, a Pan Ame­ri­can Energy, de los Bulg­he­ro­ni, an­ti­guos pun­ta­les de su pro­yec­to po­lí­ti­co. El otro gran apor­tan­te que tu­vo fue Jor­ge Bri­to, pro­ce­sa­do ayer en el ca­so Cic­co­ne: se­rá di­fí­cil vol­ver a sa­car­le un cen­ta­vo.

Los avan­ces de la Jus­ti­cia en cau­sas de co­rrup­ción po­drían for­zar en­ton­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos cam­bios de há­bi­tos. El fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca apa­re­ce co­mo el im­pac­to más ob­vio, y no re­sul­ta­ría ex­tra­ño que al­gún can­di­da­to acu­die­ra al sin­di­ca­lis­mo co­mo re­em­pla­zo. No se­ría una al­ter­na­ti­va nue­va. Re­cau­da­do­res del PJ la ve­nían men­cio­nan­do des­de oc­tu­bre de 2015, cuan­do el triun­fo de Ma­cri ce­rró otra fuen­te de in­gre­sos clá­si­ca: el Es­ta­do nacional. Se en­tien­de en es­te con­tex­to que el pro­yec­to de apor­tes de cam­pa­ñas, des­aten­di­do en el Con­gre­so du­ran­te cua­tro me­ses, ha­ya sus­ci­ta­do un in­te­rés re­pen­tino tras la apa­ri­ción de las cró­ni­cas de Os­car Cen­teno.

El an­tes y el des­pués de la re­la­ción en­tre el sec­tor pri­va­do y la po­lí­ti­ca se ve to­da­vía más cla­ro des­de la otra ve­re­da, la de los em­pre­sa­rios. Los fis­ca­les Carlos Stor­ne­lli y Carlos Rí­vo­lo ape­la­ron es­ta semana para que los pro­ce­sa­mien­tos de Pao­lo Roc­ca, Al­ber­to Pa­doan y Ru­bén Aran­da, y los ex fun­cio­na­rios Juan Ma­nuel Abal Me­di­na y Hu­go La­rra­bu­ru, to­dos ellos in­ves­ti­ga­dos por es­tar a uno y otro la­do del mos­tra­dor en el pa­go de so­bor­nos, in­clu­yan la pri­sión pre­ven­ti­va.

Roc­ca es­tá gol­pea­do y muy mo­les­to. No pue­de en­ten­der la ra­zo­na­bi­li­dad de una ape­la­ción que, di­ce en la in­ti­mi­dad, lo ubi­ca en el mis­mo ni­vel que con­tra­tis­tas que se reunían to­dos los me­ses con la ad­mi­nis­tra­ción kirch­ne­ris­ta para acor­dar la par­ti­ci­pa­ción en obras pú­bli­cas, mien­tras Te­chint de­ci­dió en cam­bio en esos años apar­tar­se de­li­be­ra­da­men­te de la ma­yor par­te de las li­ci­ta­cio­nes de la Ar­gen­ti­na. Asu­me que sus em­plea­dos pa­ga­ron coimas al go­bierno ar­gen­tino, pe­ro afir­ma que lo hi­cie­ron so­lo para co­brar par­te de una in­dem­ni­za­ción que co­rres­pon­día por la ex­pro­pia­ción de Si­dor en Ve­ne­zue­la y para ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de sus 200 em­plea­dos. Co­sas del kirch­ne­ris­mo: tan pro­pen­so a ir por to­do, ne­go­cia­ba in­clu­so los de­re­chos ad­qui­ri­dos. Así lo hi­zo, por ejem­plo, cuan­do obli­gó a las ge­ne­ra­do­ras eléc­tri­cas a in­ver­tir en las usi­nas de Tim­búes y Cam­pa­na lo que les de­bía el Es­ta­do.

Roc­ca tam­po­co en­cuen­tra pro­por­cio­na­li­dad en los mon­tos: los 1790 millones de dó­la­res de coimas que ad­mi­te son me­nos de la mi­tad del va­lor que cal­cu­la va­lía el 65% que Te­chint te­nía de Si­dor (unos 4000 millones). El lí­der de una com­pa­ñía glo­bal que gas­ta 240 millones de dó­la­res men­sua­les en suel­dos su­pe­di­ta­dos a los res­pec­ti­vos de­par­ta­men­tos de Re­cur­sos Hu­ma­nos, ¿por qué de­be­ría es­tar al tan­to de un mon­to in­fi­ni­ta­men­te me­nor que via­ja­ba en va­li­jas?, es su ar­gu­men­to. Pe­ro Bo­na­dio y los fis­ca­les pien­san lo con­tra­rio: el lu­gar que ocu­pa­ba ha­cía im­po­si­ble no sa­ber.

El dilema es bas­tan­te si­mi­lar para las dos par­tes del asun­to. Hom­bres de ne­go­cios y fun­cio­na­rios, Roc­ca y Abal Me­di­na. ¿Se pue­de tra­ba­jar sin pa­gar so­bor­nos en un país co­rrup­to? ¿Se pue­de ha­cer po­lí­ti­ca sin fi­nan­cia­mien­to en ne­gro? Has­ta aho­ra, po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios se sal­ta­ban la en­cru­ci­ja­da con un pac­to de si­len­cio que in­cluía una fic­ción: la ley. Era el se­cre­to me­jor guar­da­do del sis­te­ma, el ele­fan­te ig­no­ra­do por to­dos a la luz del día. La in­cóg­ni­ta es si la cau­sa de los cua­der­nos ten­drá pe­so su­fi­cien­te para que­brar­lo. El lu­gar que ocu­pó el La­va Jato en Bra­sil: el del accidente que sube el te­lón a des­tiem­po y sor­pren­de a los pro­ta­go­nis­tas en­si­mis­ma­dos, co­rri­gien­do mue­cas fren­te al es­pe­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.