¿Re­es­cri­bir las obras maes­tras?

La Nacion - - Opinión - Mir­ta Ali­cia Gor­ga Li­cen­cia­da en So­cio­lo­gía (UBA), do­cen­te y es­cri­to­ra

Para de­fi­nir con cla­ri­dad el sig­ni­fi­ca­do de la ex­pre­sión “obra maes­tra” es ne­ce­sa­rio in­da­gar en la his­to­ria. Es­to im­pli­ca re­mon­tar­nos a la Ba­ja Edad Me­dia. Al ré­gi­men cor­po­ra­ti­vo, a los gre­mios de ar­te­sa­nos. En los al­bo­res del si­glo XIV, tal vez ya en el si­glo XIII, los ar­te­sa­nos de las di­fe­ren­tes pro­fe­sio­nes se di­vi­dían en tres cla­ses: apren­di­ces, cria­dos o com­pa­ñe­ros y maes­tros. Los cria­dos po­dían abrir un ta­ller pro­pio e in­cor­po­rar­se al maes­traz­go. Para ello, de­bían re­unir una se­rie de con­di­cio­nes. Uno era la rea­li­za­ción de una obra maes­tra.

Obra de­ri­va del la­tín opus, ope­ra, que sig­ni­fi­ca “co­sa he­cha”. La obra pue­de ser un ob­je­to ma­te­rial o un pro­duc­to in­te­lec­tual de las ar­tes o cien­cias, es de­cir, una no­ve­la, una es­cul­tu­ra, una com­po­si­ción mu­si­cal, una pin­tu­ra, una obra tea­tral, un en­sa­yo.

La obra maes­tra de un ar­te­sano me­die­val con­sis­tía en un tra­ba­jo que de­mos­tra­ra su do­mi­nio de la pro­fe­sión. Su ex­ce­len­cia en la prác­ti­ca del ofi­cio.

Tres ras­gos ca­rac­te­ri­zan a una obra maes­tra. Su excepcionalidad, es úni­ca, iné­di­ta, ori­gi­nal. Su pro­xi­mi­dad o cer­ca­nía a la per­fec­ción, po­see al­go de su res­plan- dor, tal vez ape­nas un des­te­llo. Su vi­gen­cia, tie­ne que pa­sar la prue­ba de­fi­ni­ti­va: el tiem­po. Es ne­ce­sa­rio es­pe­rar. El tiem­po de­pu­ra: ha­ce que per­ma­nez­ca lo me­jor de ca­da épo­ca. El res­to es re­le­ga­do al ol­vi­do. La vi­gen­cia es el re­sul­ta­do de la ca­li­dad. En la obra li­te­ra­ria, la ca­li­dad pro­vie­ne, a la vez, del men­sa­je que con­tie­ne y de la es­té­ti­ca con que es­te men­sa­je es pre­sen­ta­do. Es de­cir, de la be­lle­za de la len­gua con la que el es­cri­tor ex­pre­sa sus pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos. No so­lo in­tere­sa qué se di­ce, sino có­mo se di­ce.

En es­tos úl­ti­mos años han apa­re­ci­do en Oc­ci­den­te cier­tas ten­den­cias en re­la­ción con las obras maes­tras li­te­ra­rias. Es­tas ten­den­cias se en­ro­lan en el pen­sa­mien­to pos­mo­derno y en una de­cons­truc­ción de la cultura que a la hu­ma­ni­dad le lle­vó mi­les de años cons­truir.

En Es­pa­ña, la edi­to­rial Es­pe­jos Li­te­ra­rios se pro­po­ne re­es­cri­bir las obras clá­si­cas para “crear una li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal más in­clu­si­va”. Pre­ten­de ha­cer­lo me­dian­te la adap­ta­ción de es­tas obras al gé­ne­ro (sic) fe­me­nino, a otras ra­zas di­fe­ren­tes a la blan­ca o a otras orien­ta­cio­nes se­xua­les. La ha em­pren­di­do con El Prin­ci­pi­to, de An­toi­ne de Saint-exu­péry. Ha edi­ta­do La Prin­ci­pe­sa. Lau­ra Mi­chel, tra­duc­to­ra me­xi­ca­na muy in­vo­lu­cra­da en la edi­to­rial, afir­ma que “no quie­ren re­nun­ciar a las gran­des obras de la li­te­ra­tu­ra” y por eso bus­ca­ron una al­ter­na­ti­va que hi­cie­ra po­si­ble la iden­ti­fi­ca­ción de los lec­to­res: de­ci­die­ron in­cor­po­rar la lla­ma­da di­ver­si­dad. De ahí la ne­ce­si­dad de cam­biar per­so­na­jes e in­cluir un len­gua­je “in­clu­si­vo”. La Prin­ci­pe­sa no so­lo cam­bia el per­so­na­je prin­ci­pal y to­dos los di­bu­jos del au­tor, sino el res­to de los per­so­na­jes. Los trans­for­ma en fe­me­ni­nos, para lo­grar una “equi­dad”, pues­to que, en es­pa­ñol, eran en su ma­yo­ría mas­cu­li­nos. La ro­sa, por ejem­plo, se tro­ca en cla­vel, pe­ro pro­vis­to de es­pi­nas. No se preo­cu­pen, la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca to­do lo ha­ce po­si­ble.

Al mar­gen de Es­pe­jos Li­te­ra­rios, ha ha­bi­do tam­bién otras irrup­cio­nes. La re­es­cri­tu­ra lle­gó a Sha­kes­pea­re con Ote­lo en jui­cio, una re­vi­sión ra­cial y fe­mi­nis­ta del dra­ma. Tam­bién apa­re­cie­ron dos ver­sio­nes de La ca­sa de Ber­nar­da Al­ba. Una en Fran­cia y otra en Ma­drid. La úl­ti­ma es fe­mi­nis­ta y “de­ve­la” la “opre­sión” cul­tu­ral que su­fren las mu­je­res. En Ita­lia, se­gún in­for­ma la na­cion del pa­sa­do 11 de enero, le to­có el turno a la ópe­ra Car­men. La ver­sión fe­mi­nis­ta se pre­sen­tó en Flo­ren­cia el 7 de enero, ava­la­da por las au­to­ri­da­des del Tea­tro Co­mu­nal o del Mag­gio Mu­si­ca­le y el al­cal­de de la ciudad. Pro­vo­có el re­cha­zo y la in­dig­na­ción del pú­bli­co que asis­tió.

En la Ar­gen­ti­na, es­ta ten­den­cia reivin­di­ca­ti­va, tam­bién po­dría­mos lla­mar­la vin­di­ca­ti­va, lle­gó de la mano de la edi­to­rial Et­hos. Apa­re­ció la ver­sión de El Prin­ci­pi­to en len­gua­je in­clu­si­vo. Con la “tra­duc­ción”, no sé si ca­be la de­no­mi­na­ción, de Ju­lia Buc­ci. Tam­bién hu­bo “tra­duc­ción” de los di­bu­jos, pa­re­ce que las imá­ge­nes no tie­nen va­lor uni­ver­sal, a car­go de Me­li­na Gu­glie­si. La di­rec­to­ra edi­to­rial, Gabriela Vi­llal­ba, sos­tie­ne que la ver­sión fue he­cha des­de el “res­pe­to ab­so­lu­to” por la obra. Sin em­bar­go, se re­em­pla­za­ron las ilus­tra­cio­nes ori­gi­na­les he­chas por el au­tor. Ade­más, se hi­cie­ron otros cam­bios: la boa no ha co­mi­do un ele­fan­te, sino un vol­cán dor­mi­do (sic), “para que el que lea el li­bro no se trau­ma­ti­ce con la ima­gen de un ani­mal co­mien­do a otro”. Ve­mos con ale­gría que han si­do in­clui­dos tam­bién los pro­tec­cio­nis­tas de al­gu­nos ani­ma­les. Con res­pec­to al lla­ma­do len­gua­je in­clu­si­vo, de­be­mos de­cir que no es­tá acep­ta­do por nin­gún círcu­lo aca­dé­mi­co. Por lo tan­to, se co­rres­pon­de con una vi­sión ses­ga­da de un gru­po que pre­ten­de di­fun­dir­lo e im­po­ner­lo al mar­gen de to­da con­si­de­ra­ción eti­mo­ló­gi­ca, lin­güís­ti­ca, gra­ma­ti­cal, his­tó­ri­ca y ló­gi­ca. ¿Pue­de con­si­de­rar­se que es­ta ver­sión tie­ne un “res­pe­to ab­so­lu­to por la obra”?

El dia­rio Los An­des, en la edi­ción del 27 de oc­tu­bre úl­ti­mo, se re­fi­rió al te­ma y sos­tu­vo con res­pec­to a La Prin­ci­pe­sa que “se to­ma por asal­to a uno de los clá­si­cos de la li­te­ra­tu­ra”.

Es­tas ac­cio­nes en­cie­rran siem­pre una com­bi­na­ción de dis­tin­tos fac­to­res, osa­día, so­ber­bia, des­pre­cio, pe­tu­lan­cia, áni­mo de es­can­da­li­zar, ig­no­ran­cia, bús­que­da de fa­ma, al­go de bar­ba­rie y mu­cho de ideo­lo­gía.

Las gran­des obras de la li­te­ra­tu­ra ya re­sis­tie­ron otros em­ba­tes. La his­to­ria ha da­do tes­ti­mo­nio. Oja­lá los lec­to­res, a los que es­tas obras han si­do des­ti­na­das, se­pa­mos res­guar­dar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.