El ré­gi­men ya es in­via­ble

La Nacion - - Notas De Tapa - Mi­guel Hen­ri­que Ote­ro

La in­men­sa ma­yo­ría de las pre­gun­tas so­bre el es­ta­do de la po­lí­ti­ca en Ve­ne­zue­la han si­do aplas­ta­das por los he­chos. La ile­ga­li­dad acu­mu­la­da, la ile­gi­ti­mi­dad sin re­torno, los mi­les de expedientes de vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos, la de­vas­ta­ción de las con­di­cio­nes de vi­da de mi­llo­nes de fa­mi­lias, la des­truc­ción de la in­dus­tria pe­tro­le­ra, el des­co­no­ci­mien­to pro­gra­má­ti­co de la Cons­ti­tu­ción y el mar­co le­gal, la vin­cu­la­ción abier­ta del po­der con la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da den­tro y fue­ra del te­rri­to­rio han de­ri­va­do en una con­clu­sión: la dic­ta­du­ra de­be aca­bar­se de in­me­dia­to. El ré­gi­men de Ma­du­ro es in­via­ble y no de­be con­ti­nuar des­tru­yen­do a una Ve­ne­zue­la ya des­trui­da.

Una pre­gun­ta se ha im­pues­to a to­das las de­más: ¿có­mo se pro­du­ci­rá el fi­nal del ré­gi­men? ¿Qué ten­dría que ocu­rrir pa­ra dar pa­so a una fa­se de tran­si­ción, que ins­ta­le las ba­ses de un ré­gi­men de­mo­crá­ti­co, de li­ber­ta­des y pro­gre­so eco­nó­mi­co? Ya na­die, ni si­quie­ra los ti­bios que cie­rran los ojos y los oí­dos, guar­da es­pe­ran­za al­gu­na de que Ma­du­ro y el gru­po que lo ro­dea po­drían cam­biar de rum­bo, to­mar me­di­das pa­ra res­pon­der a la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria, per­mi­tir el li­bre ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca y la di­si­den­cia, dar las ga­ran­tías su­fi­cien­tes pa­ra el fun­cio­na­mien­to del Es­ta­do de De­re­cho.

Una cues­tión esen­cial pa­sa inad­ver­ti­da: que en el PSUV, en el Gran Po­lo Pa­trió­ti­co, en­tre los al­tos car­gos de mi­nis­te­rios y em­pre­sas del Es­ta­do, en los po­de­res pú­bli­cos y en­tre ciu­da­da­nos que in­vir­tie­ron sus ilu­sio­nes en las pro­me­sas de Chá­vez, pre­do­mi­na el mis­mo sen­ti­mien­to: que el ré­gi­men se ago­tó. Que ha per­di­do apo­yos sus­tan­ti­vos, que se en­cuen­tra sin re­cur­sos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des del país ham­brien­to, que la co­rrup­ción, la in­com­pe­ten­cia y las gue­rras in­ter­nas li­qui­da­ron al país. Re­pi­to: en el mun­do que, en apa­rien­cia, man­tie­ne su apo­yo al po­der, la ma­yo­ría cree

que Ma­du­ro de­be ir­se. La ma­yo­ría pre­sien­te que el fi­nal es­tá cer­ca. Y, so­bre to­do, sien­te mie­do. Mie­do por­que ob­ser­van de cer­ca el em­pe­ci­na­mien­to de un gru­po que no tie­ne sino la re­pre­sión pa­ra man­te­ner­se en el po­der. Mie­do por­que han si­do tes­ti­gos de la dis­po­si­ción de Ma­du­ro al uso de la vio­len­cia. Mie­do por­que no sa­ben có­mo se­rá el desen­la­ce. Mie­do por­que no se ima­gi­nan qué ven­drá des­pués de la caí­da del ré­gi­men.

Lo he es­cri­to en otras opor­tu­ni­da­des y vuel­vo a re­pe­tir­lo aquí: es­te ma­si­vo sen­ti­mien­to de re­cha­zo, es­ta mez­cla de har­taz­go y humillación, es­ta sen­sa­ción de que el ré­gi­men no de­be con­ti­nuar es tam­bién pre­do­mi­nan­te en las Fuer­zas Ar­ma­das. Es­to lo sa­be el mi­nis­tro de De­fen­sa y lo sa­ben las au­to­ri­da­des del al­to man­do mi­li­tar. Sal­vo al­gu­nos fa­ná­ti­cos, los mi­li­ta­res ve­ne­zo­la­nos no son dis­tin­tos al res­to de los ve­ne­zo­la­nos: vi­ven ba­jo pa­de­ci­mien­tos reales, son tes­ti­gos im­po­ten­tes del su­fri­mien­to de sus fa­mi­lias, sa­ben que el po­der se man­tie­ne al mar­gen de las le­yes. Tam­bién los uni­for­ma­dos se pre­gun­tan a dia­rio cuán­do su­ce­de­rá, de una vez por to­das, el fi­nal del ré­gi­men.

¿Por qué tan­tos se for­mu­lan, den­tro y fue­ra de Ve­ne­zue­la, la mis­ma pre­gun­ta so­bre el có­mo y el cuán­do ocu­rri­rá el fi­nal del ré­gi­men? Por­que to­dos sa­be­mos que el ré­gi­men no en­tre­ga­rá el po­der a tra­vés de me­ca­nis­mos de­mo­crá­ti­cos co­mo el diá­lo­go, la re­nun­cia de Ma­du­ro o un pro­ce­so elec­to­ral. To­dos sa­be­mos que la ban­da es in­mu­ne a pre­sio­nes di­plo­má­ti­cas, eco­nó­mi­cas y le­ga­les. To­dos sa­be­mos que no les im­por­tan ni la muer­te ni el su­fri­mien­to ni la rui­na de la na­ción. Lo que to­dos sa­be­mos es que Ma­du­ro y sus se­cua­ces han cru­za­do el um­bral del no re­torno. No re­tro­ce­de­rán ni ne­go­cia­rán. Lo han de­mos­tra­do una y otra vez: des­co­no­cen las le­yes, el res­pe­to por la vi­da hu­ma­na, los cri­te­rios esen­cia­les de la po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca. Pre­fie­ren dis­pa­rar, de­te­ner y tor­tu­rar. No se irán, a me­nos que se los obli­gue. En­tre otras ra­zo­nes, por­que las op­cio­nes que tie­nen, una vez per­di­do el po­der, son po­cas y na­da atrac­ti­vas: exi­lio en Cu­ba, en Ni­ca­ra­gua, en Chi­na, en Ru­sia o en Irán. No más.

Fan­ta­sías

Es­te es­ce­na­rio de ca­lle­jón sin sa­li­da es, en mi cri­te­rio, fuen­te de un am­plio aba­ni­co de fan­ta­sías. Al­gu­nas que se re­pi­ten: que Ma­du­ro ter­mi­na­rá re­nun­cian­do a cam­bio de im­pu­ni­dad. Que, pre­sio­na­do por el cer­co fi­nan­cie­ro, ten­drá que lla­mar a un go­bierno con fac­to­res de opo­si­ción. Que la su­ma­to­ria de pre­sio­nes di­plo­má­ti­cas, san­cio­nes y di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras lo con­du­ci­rán a una me­sa de ne­go­cia­ción. Que la ac­ción com­bi­na­da de caí­da de la pro­duc­ción y caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo crea­rá una cri­sis den­tro del pro­pio go­bierno. Otra fan­ta­sía re­PUN­TA cu­rren­te es la de una in­ter­ven­ción mi­li­tar ex­tran­je­ra. Lo di­go con res­pe­to ha­cia quie­nes de­ten­tan es­tas po­si­cio­nes: nin­gu­na de las an­te­rio­res me lu­ce fac­ti­ble.

Lo pri­mor­dial: creo que sa­car a Ma­du­ro se­rá ta­rea ex­clu­si­va de los ve­ne­zo­la­nos. Creo, ade­más, que se­rá ne­ce­sa­rio obli­gar­lo. Y que eso so­lo se­ría po­si­ble si una gran mo­vi­li­za­ción ci­vil y mi­li­tar se pro­du­je­ra con la con­tun­den­cia ne­ce­sa­ria. Cuan­do uso la pa­la­bra “con­tun­den­cia” no me re­fie­ro a vio­len­cia, sino a que sea el pro­duc­to de la con­fluen­cia de la ma­yor can­ti­dad de fac­to­res que sea po­si­ble. Es­to no sig­ni­fi­ca que los múl­ti­ples es­fuer­zos que es­tán en cur­so sean inú­ti­les, es­pe­cial­men­te el de los va­lien­tes par­la­men­ta­rios opo­si­to­res de la Asam­blea Na­cio­nal y el anun­cio que ha he­cho Juan Guai­dó de que asu­mi­rán las ta­reas del Eje­cu­ti­vo, así co­mo los apo­yos fun­da­men­ta­les que, des­de fue­ra de Ve­ne­zue­la, no se can­san de con­de­nar y de­nun­ciar a la dic­ta­du­ra. Pe­ro, tal co­mo los en­tien­do, se tra­ta de ac­cio­nes que pre­pa­ran el ca­mino, que de­bi­li­tan al go­bierno, que re­du­cen sus apo­yos, que es­ti­mu­lan a los que tie­nen du­das a atre­ver­se y su­mar­se al ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio del cam­bio en Ve­ne­zue­la. Alla­nan los ca­mi­nos pa­ra la mo­vi­li­za­ción que, tar­de o tem­prano, cam­bia­rá el des­tino de Ve­ne­zue­la.

El au­tor di­ri­ge el dia­rio ve­ne­zo­lano El Na­cio­nal des­de el exi­lio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.