Ma­du­ro re­tie­ne ile­gal­men­te al pre­si­den­te de la Asam­blea y desata otra ola de con­de­nas

El prin­ci­pal lí­der de la opo­si­ción, Juan Guai­dó, fue de­te­ni­do du­ran­te una ho­ra por la po­li­cía se­cre­ta; fuer­tes crí­ti­cas de la Ar­gen­ti­na, de otros paí­ses de la re­gión y la OEA

La Nacion - - Notas De Tapa - Da­niel Lo­zano

CA­RA­CAS.– Juan Guai­dó jun­tó sus mu­ñe­cas y las al­zó pa­ra que to­do el mun­do las vie­ra. “Tra­ta­ron de po­ner­me es­po­sas, no lo per­mi­tí, por­que soy el pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal (AN)”, cla­mó an­te su gen­te, la de su tie­rra na­tal, que ayer lo aplau­día a ra­biar lue­go de que el jo­ven dipu­tado aca­ba­ba de pro­ta­go­ni­zar otro ca­pí­tu­lo de la lu­cha con­tra el cha­vis­mo: fue de­te­ni­do ile­gal­men­te du­ran­te una ho­ra por agen­tes de la po­li­cía se­cre­ta. Una ma­ña­na de má­xi­ma ten­sión que vol­vió a si­tuar a Ve­ne­zue­la an­te los ojos del mun­do y que ge­ne­ró otra enér­gi­ca ola de con­de­na in­ter­na­cio­nal con­tra Ni­co­lás Ma­du­ro, que el jue­ves asu­mió un nue­vo man­da­to no re­co­no­ci­do por bue­na par­te de la re­gión. El Gru­po de Li­ma de­nun­ció la “de­ten­ción ar­bi­tra­ria” y el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, Luis Al­ma­gro, ha­bló de se­cues­tro. “¡No te­ne­mos mie­do! –cla­mó Guai­dó tras ser li­be­ra­do–. El jue­go cam­bió en Ve­ne­zue­la”.

Los fun­cio­na­rios in­ter­cep­ta­ron en ple­na au­to­pis­ta el vehícu­lo del dipu­tado, que dis­po­ne de in­mu­ni­dad par­la­men­ta­ria, y an­te la opo­si­ción del de­te­ni­do lo in­tro­du­je­ron a la fuer­za en otro au­to pa­ra sa­lir dis­pa­ra­dos.

“Di­je­ron po­co, que era una or­den. No sa­bían qué es­ta­ban ha­cien­do. So­lo es­tu­ve se­cues­tra­do unos mi­nu­tos en un ca­rro [vehícu­lo]”, de­ta­lló el dipu­tado en el Ca­bil­do abier­to rea­li­za­do en la cos­ta de Var­gas, a una ho­ra de Ca­ra­cas.

Sus se­gui­do­res lo acom­pa­ña­ron con el le­ma: “¡Sí se pue­de!”, el mis­mo que le de­di­ca­ban a su je­fe po­lí­ti­co, Leo­pol­do Ló­pez, an­tes de su de­ten­ción ha­ce ca­si cin­co años.

En el país de los se­cues­tros ex­prés, la re­vo­lu­ción in­ven­tó ayer la de­ten­ción ex­prés. La ex­pli­ca­ción ofi­cial del vi­ce­pre­si­den­te Jor­ge Ro­drí­guez no con­ven­ció a na­die: “Fue un pro­ce­di­mien­to irre­gu­lar rea­li­za­do por fun­cio­na­rios de for­ma uni­la­te­ral, que se pres­ta­ron pa­ra un show mon­ta­do por la opo­si­ción”.

La mano de­re­cha de Ni­co­lás Ma­du­ro aña­dió que los agen­tes “es­tán sien­do so­me­ti­dos a san­cio­nes dis­ci­pli­na­rias”, tras in­sis­tir que to­do, co­mo siem­pre en Ve­ne­zue­la, se tra­ta de un in­ven­to de la opo­si­ción, del “im­pe­rio” o de Co­lom­bia.

Guai­dó, que tam­bién ha asu­mi­do las fun­cio­nes de pre­si­den­te en­car­ga­do an­te la “usur­pa­ción” cul­mi­na­da por Ma­du­ro, apro­ve­chó pa­ra re­pe­tir sus lla­ma­dos a po­li­cías y mi­li­ta­res.

“Quie­ro man­dar un men­sa­je a esos fun­cio­na­rios. Yo sé que us­te­des no quie­ren es­to, tan­to no lo quie­ren que es­toy aquí. Les ha­blé de am­nis­tía, les ha­blé de per­dón, les ha­blé del fu­tu­ro y de la paz. El jue­go cam­bió: el pue­blo va a se­guir en la ca­lle”, di­jo. El dipu­tado re­ci­be ame­na­zas del cha­vis­mo des­de el vier­nes, cuan­do de­ci­dió dar un pa­so ade­lan­te en la lu­cha con­tra la re­vo­lu­ción.

Con­de­nas

Quie­nes tam­po­co dan un pa­so atrás son los paí­ses que en la re­gión apo­yan al Par­la­men­to, con el Gru­po de Li­ma (con­de­nó la “de­ten­ción ar­bi­tra­ria” y mos­tró su “con­tun­den­te re­cha­zo a cual­quier ac­ción que afec­te a la in­te­gri­dad fí­si­ca” de los dipu­tados) y el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la oEa, Luis al­ma­gro (“Ma­du­ro y las di­fe­ren­tes ca­ma­ri­llas con­ti­núan co­me­tien­do crí­me­nes co­mo ins­tru­men­tos de ame­dren­ta­mien­to y coac­ción”), a la ca­be­za.

La can­ci­lle­ría ar­gen­ti­na, la pri­me­ra en reac­cio­nar, ra­ti­fi­có “la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de res­ta­ble­cer en Ve­ne­zue­la el or­den de­mo­crá­ti­co y el res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos”.

“Es­ta­dos Uni­dos y el mun­do es­tán mi­ran­do”, di­jo la Ca­sa Blan­ca, mien­tras que Co­lom­bia con­de­nó “vehe­men­te­men­te el se­cues­tro”.

El can­ci­ller chi­leno, Ro­ber­to am­pue­ro, man­tu­vo una “cá­li­da y emo­ti­va” con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con Guai­dó, a quien le ex­pre­só su “ad­mi­ra­ción por la lu­cha y el co­ra­je cí­vi­co”.

¿Cuál es el tras­fon­do de lo su­ce­di­do ayer? “El men­sa­je ha­bría si­do es­te: si asu­mes la pre­si­den­cia de ma­ne­ra for­mal y pú­bli­ca, vas pre­so. Es­tás ad­ver­ti­do”, aven­tu­ró el ge­ne­ral re­ti­ra­do an­to­nio Ri­ve­ro, com­pa­ñe­ro de par­ti­do de Guai­dó y exi­lia­do en Es­ta­dos Uni­dos.

Di­fe­ren­cias

Más allá de la ad­ver­ten­cia, en círcu­los po­lí­ti­cos ca­ra­que­ños se sub­ra­yó de in­me­dia­to las di­fe­ren­cias que tam­bién sur­gen den­tro del po­der re­vo­lu­cio­na­rio. “Las tres de­ten­cio­nes y las in­me­dia­tas li­be­ra­cio­nes so­lo de­mues­tran que hay un pro­fun­do con­flic­to in­terno en el en­torno del po­der”, des­ve­ló Ro­cío San Mi­guel, di­rec­to­ra de Con­trol Ciu­da­dano pa­ra la Se­gu­ri­dad.

El Sebin tam­bién de­tu­vo du­ran­te una ho­ra en su se­de a las pe­rio­dis­tas os­mary Her­nán­dez (CNN) y Bea­triz adrián (Ca­ra­col). Los agen­tes ac­tua­ron con agre­si­vi­dad. Ro­drí­guez, du­ran­te su in­ter­ven­ción, jus­ti­fi­có es­ta ac­ción con­tra “pe­rio­dis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos y co­lom­bia­nos” (am­bas son ve­ne­zo­la­nas) por­que ha­bían acu­di­do has­ta la se­de de la po­li­cía po­lí­ti­ca pa­ra “alen­tar una cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal con­tra Ve­ne­zue­la”).

Las tres de­ten­cio­nes con­tras­tan con el dis­cur­so de “paz y amor” que Ni­co­lás Ma­du­ro man­tie­ne des­de ha­ce cua­tro días, cuan­do asu­mió un nue­vo man­da­to des­co­no­ci­do por la ma­yo­ría de los paí­ses ame­ri­ca­nos.

El je­fe re­vo­lu­cio­na­rio de­fi­nió co­mo un “ab­sur­do” la acu­sa­ción de que li­de­ra un ré­gi­men dic­ta­to­rial. Lo que es­tá en mar­cha es un pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio, con fir­me vo­ca­ción de­mo­crá­ti­ca”, es­cri­bió Ma­du­ro.

Pa­ra acom­pa­ñar sus pa­la­bras pu­bli­có una fo­to­gra­fía en la que apa­re­ce de­cla­ran­do a cua­tro me­dios. Los cua­tro me­dios son cha­vis­tas.

Guai­dó, ayer, en un ac­to par­ti­da­rio tras ser li­be­ra­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.