CAM­PA­NAS EN LA NO­CHE

Có­mo re­pen­sar la te­le­no­ve­la en la era del #Me­Too ar­gen­tino

La Nacion - - Notas De Tapa - Mar­tín Ar­ti­gas

Cam­pa­nas en la no­che es la gran apues­ta de Te­le­fe pa­ra es­te co­mien­zo de año. Y una apues­ta en mu­chos ni­ve­les, no so­lo por­que las gra­ba­cio­nes ya fi­na­li­za­ron, sino tam­bién por­que la no­ve­la vie­ne car­ga­da de his­to­ria. Des­de lo ar­gu­men­tal y tam­bién des­de el con­tex­to en el que el pro­yec­to fue desa­rro­llán­do­se, con la de­nun­cia deThel­maFar­din­con­traJua­nDart­hés, que ter­mi­nó in­di­rec­ta­men­te reivin­di­can­do la fi­gu­ra de Ca­lu Ri­ve­ro, una de sus pro­ta­go­nis­tas.

Re­cién lle­ga­da de Pun­ta del Es­te, la ac­triz es­tá ca­si de pa­so por Bue­nos Ai­res: en unos días via­ja­rá a Nue­va York, la ciu­dad en la que vi­ve gran­par­te­de­la­ño.Se­gún­nos­cuen­ta, la idea de com­po­ner a Lu­cia­na, una mu­jer que de­be lu­char por li­brar­se de las re­des que la man­tie­nen so­me­ti­da, su­pri­mi­da y en la os­cu­ri­dad, fue de­ma­sia­do ten­ta­do­ra co­mo pa­ra pa­sar­la por al­to.

“No me gus­ta la pa­la­bra re­van­cha, pe­ro a la dis­tan­cia sien­to que to­do pa­sa por al­go. Y has­ta te di­ría que agra­dez­co to­do lo que me pa­só pa­ra hoy ser una ac­triz que es cons­cien­te del rol de mu­jer que quie­re pro­yec­tar en una ti­ra”, ase­gu­ra Ri­ve­ro. “En el pa­sa­do hi­ce mu­chos per­so­na­jes de mu­je­res que so­lo eran ob­je­to de de­seo, y lo ha­cía por­que no ha­bía otra co­sa o por­que que­ría tra­ba­jar y no me lo cues­tio­na­ba. Hoy se ha­bla de otros te­mas, y en Cam­pa­nas... to­do pa­sa por los víncu­los en­tre per­so­na­jes im­per­fec­tos. Quie­ro que con­tar es­ta his­to­ria sir­va pa­ra al­go”.

Es­te­ban La­mot­he in­ter­pre­ta a Vi­to, un em­pre­sa­rio mal­tra­ta­dor y ma­ni­pu­la­dor que es­tá ca­sa­do con el per­so­na­je de Ri­ve­ro. “Soy una per­so­na muy mal­va­da, un dia­bó­li­co”, sub­ra­ya. “Me di­ver­tí mu­cho ha­cien­do es­te per­so­na­je, por­que hay al­go muy lúdico e in­fan­til en la cons­truc­ción de su lí­nea de ra­zo­na­mien­to. Y, ade­más, hu­bo un cli­ma de tra­ba­jo muy lin­do que no nos hi­zo gas­tar ener­gía en co­sas por fue­ra de lo es­tric­ta­men­te la­bo­ral... Pu­di­mos tra­ba­jar con mu­cha tran­qui­li­dad”.

Si­guien­do la lí­nea de la te­le­no­ve­la clá­si­ca, la his­to­ria (es­cri­ta por Lilly Ann Mar­tin y Jes­si­ca Vals y di­ri­gi­da por Ne­gro Lu­na y Omar Aie­llo) tie­ne un ter­ce­ro en dis­cor­dia, que en es­ta oca­sión es com­pues­to por Federico Ama­dor. “Mi per­so­na­je vi­vió una tra­ge­dia muy fuer­te que lo hi­zo ce­rrar­se ab­so­lu­ta­men­te al amor y se de­di­có de lleno a cui­dar a su hi­ja”, ex­pli­ca. “Es un hom­bre atra­ve­sa­do por el do­lor que un día se en­cuen­tra con Lu­cia­na y, de a po­co, em­pie­za a abrir­se a la po­si­bi­li­dad de vol­ver a enamo­rar­se”. El pro­ble­ma, cla­ro, lle­ga­rá cuan­do Vi­to se em­pe­ñe en des­truir esa po­si­bi­li­dad y to­do se vuel­va cues­ta arri­ba.

Ri­ve­ro y La­mot­he ase­gu­ran que co­men­za­ron a tra­ba­jar en la re­la­ción que unía a sus per­so­na­jes mu­cho tiem­po an­tes de em­pe­zar con las gra­ba­cio­nes. “Te­nía­mos que cons­truir una re­la­ción con Vi­to que no iba a apa­re­cer en pan­ta­lla, un pa­sa­do que no iba a es­tar vi­si­ble. En­ton­ces ha­bía al­go de con­fian­za, de psi­co­pa­tea­da y de en­ten­di­mien­to que ha­bía que tra­ba­jar an­tes de lle­gar al set. Ha­bla­mos mu­cho con Es­te­ban por te­lé­fono, por­que yo es­ta­ba vi­vien­do afue­ra”, ase­gu­ra ella. “Es­tu­dia­mos mu­cho có­mo fun­cio­na, por ejem­plo, el mi­cro­so­me­ti­mien­to –apun­ta él–, que es al­go ca­si im­per­cep­ti­ble, pe­ro que te pue­de anu­lar co­mo ser hu­mano. El tí­pi­co ‘vos sos dé­bil, mi amor, pe­ro yo es­toy acá pa­ra pro­te­ger­te’”. Pa­ra Federico Ama­dor, mu­cha gen­te “es­tá ba­jo esa for­ma de so­me­ti­mien­to, de con­trol. Esas re­la­cio­nes tó­xi­cas exis­ten en la vi­da real, y son mu­cho más co­mu­nes de lo que uno cree”, in­di­ca.

De desafíos y de mo­ti­va­cio­nes, de eso ha­bla Ca­lu Ri­ve­ro. De vol­ver a pro­ta­go­ni­zar en el pri­me ti­me de Te­le­fe, un año des­pués de con­tar pú­bli­ca­men­te que su sa­li­da de la no­ve­la Dul­ce amor, en 2012, se de­bió a la in­co­mo­di­dad que le pro­du­cía gra­bar es­ce­nas ro­mán­ti­cas con quien era su ga­lán, Juan Dart­hés. “Creo que con el per­so­na­je de Lu­cia­na mu­chas mu­je­res se pue­den iden­ti­fi­car. Pa­ra que las co­sas cam­bien, las ba­ta­llas hay que dar­las a dia­rio, reapren­dien­do, por­que to­dos ve­ni­mos con un chip com­ple­ta­men­te dis­tin­to”, di­ce aho­ra des­cal­za, con sus pier­nas cru­za­das co­mo en po­si­ción de lo­to.

Rea­pren­der es una pa­la­bra cla­ve en es­tos tiem­pos de de­cons­truc­ción, tan­to pa­ra hom­bres co­mo pa­ra mu­je­res. “Es­ta­mos repensando, re­cal­cu­lan­do, to­dos co­mo so­cie­dad. Eso es una ben­di­ción, pe­ro tam­bién un mo­men­to in­có­mo­do, de lu­cha, de su­fri­mien­to, de cam­bio y de re­vi­sión en el que mu­cha gen­te sien­te que no pue­de ha­cer pie”, ex­pli­ca La­mot­he y agre­ga: “To­dos nos es­ta­mos re­vi­san­do, y a ve­ces des­cu­bri­mos que la se­ma­na pa­sa­da di­ji­mos al­go que no es­tá bien. Hay que en­tre­gar­se a eso, no te­ner mie­do a que­dar ex­pues­tos. Y del mis­mo mo­do creo que hay pro­gra­mas que se si­guen pa­san­do en la te­le­vi­sión y que de­be­rían sa­lir ya del ai­re, por­que re­pli­can un dis­cur­so que no es cons­truc­ti­vo”.

Ama­dor tam­bién ha­ce hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de trans­mi­tir un men­sa­je que per­mi­ta cues­tio­nar y de­ba­tir: “No­so­tros, que es­ta­mos del otro la­do de la pan­ta­lla, te­ne­mos una lle­ga­da que no al­can­za­mos a di­men­sio­nar. A mí, cuan­do eli­jo par­ti­ci­par de una fic­ción, no me im­por­ta lo que va a pen­sar mi tía; me im­por­ta lo que va a pen­sar la chi­qui­ta de 12 que pue­de lle­gar a to­mar co­mo mo­de­lo un con­te­ni­do no­ci­vo. Esa es la res­pon­sa­bi­li­dad que hay que asu­mir”.

¿Cam­bió en al­go la ma­ne­ra de tra­ba­jar a par­tir de los tes­ti­mo­nios de Ca­lu Ri­ve­ro y de las de­ce­nas de mu­je­res que se atre­vie­ron a re­la­tar si­tua­cio­nes de aco­so y abu­so en ám­bi­tos la­bo­ra­les? Cam­pa­nas en la no­che in­ten­ta­rá, se­gu­ra­men­te, res­pon­der esa pre­gun­ta. “En es­ta no­ve­la to­dos pu­di­mos es­tar aten­tos a apren­der, a co­no­cer­nos, a res­pe­tar­nos”, sub­ra­ya La­mot­he. “En lo per- so­nal, no po­dría de­cir que du­ran­te las gra­ba­cio­nes tu­ve más cui­da­do que en otras oca­sio­nes. No la tra­té dis­tin­to a Ca­lu por lo que le pa­só, sino que la tra­té con el mis­mo amor y res­pe­to con el que tra­to a cual­quier com­pa­ñe­ra”.

Del mis­mo mo­do, los pro­ta­go­nis­tas de la te­le­no­ve­la no pue­den evi­tar ha­blar del boi­cot con­tra la fic­ción que se pro­mo­cio­na en las re­des so­cia­les, ba­jo el hash­tag Mi­ráCo­moNoTeMi­ro, una suer­te de res­pues­ta al Mi­ráCó­moNo­sPo­ne­mos em­pu­ña­do por el co­lec­ti­vo Ac­tri­ces Ar­gen­ti­nas.

“Cuan­do vi la no­ti­cia, ho­nes­ta­men­te, no me afec­tó en na­da, pe­ro tam­bién en­ten­dí lo te­rri­ble que de­be ser pa­ra un fan en­te­rar­se de que su ído­lo es el mons­truo que es”, apun­ta Ri­ve­ro, en ob­via alu­sión a Dart­hés. “Pe­ro al­guien que des­ti­la tan­to odio creo que so­lo va a ter­mi­nar be­ne­fi­cián­do­nos, va a ha­cer que la gen­te quie­ra ver el pro­gra­ma y lo apo­ye con ma­yor con­vic­ción”.

La­mot­he, fiel a su es­ti­lo, es mu­cho me­nos con­des­cen­dien­te: “Sien­to que Twit­ter fue de­can­tan­do y hoy, el 90% de los usua­rios que uti­li­zan esa red so­cial son ha­ters [N. de la R.: “odia­do­res”]. En­ton­ces yo no le pue­do dar en­ti­dad a esos cua­tro re­sen­ti­dos, me pa­re­ce que es po­co se­rio. Y tam­bién es­tá la cues­tión bi­na­ria de ‘o sos una co­sa o sos otra’. Nun­ca hay tér­mino me­dio”.

Hernán zen­teno

Es­te­ban La­mot­he, Ca­lu Ri­ve­ro y Federico Ama­dor, pro­ta­go­nis­tas de la gran apues­ta de Te­le­fe pa­ra es­te co­mien­zo de año

Te­le­fe

Un ro­man­ce que na­ce prohi­bi­do, en­tre un alumno y su pro­fe­so­ra

Hernán zen­teno

Federico Ama­dor y Es­te­ban La­mot­he, los dos hom­bres de Ca­lu Ri­ve­ro

Te­le­fe

La ac­triz se po­ne en la piel de Lu­cia­na, una mu­jer so­me­ti­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.