han­ta­vi­rus

Los tu­ris­tas que eli­gen via­jar a Epu­yén a pe­sar del bro­te

La Nacion - - Notas De Tapa - An­drés Krom EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

EPU­YÉN, Chu­but.– Acá los ár­bo­les cu­bren las mon­ta­ñas co­mo un te­ji­do apre­ta­do y fra­gan­te, el vien­to sil­ba mien­tras sa­cu­de los juncos del la­go, los te­ros de­tie­nen su vue­lo en ple­na ru­ta sin pres­tar aten­ción a los au­tos, a la mis­ma ru­ta, a las ca­sas ba­jas que em­pie­zan a aso­mar en­tre las co­li­nas.

En es­te pa­ra­je pa­ta­gó­ni­co exis­ten sen­de­ros que atra­vie­san los bos­ques, pes­ca y pai­sa­jes que son dig­nos de ver­se, pe­ro ca­si no hay na­die pa­ra ver­los: una in­fec­ción te­mi­ble ha es­pan­ta­do a bue­na par­te de los tu­ris­tas que ha­bían ele­gi­do Epu­yén co­mo des­tino va­ca­cio­nal.

El bro­te de han­ta­vi­rus que se ex­ten­dió en una fies­ta fa­mi­liar en no­viem­bre y lle­va, a la fe­cha, 10 víc­ti­mas mor­ta­les, ha pro­ba­do tam­bién ser le­tal pa­ra el tu­ris­mo, la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos del pue­blo. El año pa­sa­do, pa­ra es­ta épo­ca, las ca­ba­ñas, los cam­pings y las hos­te­rías de Epu­yén re­gis­tra­ban una ocu­pa­ción cer­ca­na al 75%. Hoy per­ma­ne­cen ma­yor­men­te va­cías. “Los au­tos ni si­quie­ra pa­ran a car­gar naf­ta, tie­nen mie­do”, cuen­ta Ce­ci­lia, que atien­de la úni­ca es­ta­ción de ser­vi­cio del lu­gar.

A pe­sar de es­to, exis­ten quie­nes han de­ci­di­do no de­jar­se lle­var por los no­ti­cie­ros por­te­ños y los gru­pos de What­sApp. Son po­cos, pe­ro es­tán ahí, de­ter­mi­na­dos a sa­car­le el má­xi­mo pro­ve­cho a es­te lu­gar en el no­roes­te de Chu­but. Son los que se ani­ma­ron a desafiar las ad­ver­ten­cias de fa­mi­lia­res y ami­gos, y re­co­rren un pue­blo que no se acos­tum­bra a la tra­ge­dia y a es­te ve­rano es­tá­ti­co.

Ma­riano Re­yes es de Quil­mes y es­tu­dia pa­ra ser pro­fe­sor de yo­ga. Lle­gó a Epu­yén en co­lec­ti­vo des­de Ba­ri­lo­che, pe­ro el cho­fer no qui­so de­jar­lo en la pa­ra­da usual (ubi­ca­da jun­to a un cen­tro cul­tu­ral de­ve­ni­do lu­gar de reunión pa­ra los equi­pos in­ter­dis­ci­pli­na­rios que bus­can com­ba­tir el bro­te). En su lu­gar, lo de­jó con su gi­gan­tes­ca mo­chi­la a cues­tas so­bre la ru­ta 40.

“Pla­neé el via­je ha­ce una se­ma­na, lue­go de re­ser­var los pa­sa­jes me en­te­ré lo del han­ta­vi­rus. Me hi­zo du­dar un po­co –re­co­no­ce–. To­dos mis co­no­ci­dos me em­pe­za­ron a de­cir co­sas, mi vie­jo me lla­mó su­per­preo­cu­pa­do y me pi­dió que pe­gue la vuel­ta por El Bol­són, que to­dos los tu­ris­tas se es­tán yen­do de acá. Pe­ro co­mo hu­bo po­cas muer­tes y las per­so­nas que es­tán en­fer­mas es­tán ais­la­das, no sé si hay tan­to ries­go. Creo que los me­dios exa­ge­ra­ron bas­tan­te”.

En cuan­to pu­so un pie en Epu­yén, se di­ri­gió al cuar­tel de bom­be­ros pa­ra con­sul­tar so­bre las me­di­das de se­gu­ri­dad que de­bía te­ner en cuen­ta. Allí le di­je­ron que com­pre un bar­bi­jo pa­ra usar en es­pa­cios ce­rra­dos y que se la­ve a me­nu­do las ma­nos. “Me di­je­ron que con te­ner pre­cau­ción en cuan­to a la hi­gie­ne, al­can­za –di­ce–. Por mi tra­ba­jo ten­go que es­tar de vuel­ta el 5 de fe­bre­ro, tan­to apu­ro no hay, así que iré vien­do si si­go acá o me voy. No ten­go idea”.

A ori­llas del la­go Epu­yén, al pie del ce­rro Pir­que se ubi­ca el Par­que Mu­ni­ci­pal Puer­to Bo­ni­to, un pre­dio de 30.000 hec­tá­reas don­de los tu­ris­tas pue­den prac­ti­car de­por­tes náu­ti­cos y rea­li­zar ca­mi­na­tas. En es­te lu­gar se rea­li­za­ba el En­cuen­tro Na­cio­nal de Ar­te­sa­nos, que con­gre­ga­ba unos 30.000 vi­si­tan­tes. El bro­te de han­ta­vi­rus obli­gó a can­ce­lar­lo a co­mien­zos de mes, jun­to a otras tres ce­le­bra­cio­nes que se iban a rea­li­zar en la Co­mar­ca An­di­na, co­mo se de­no­mi­na al gru­po de lo­ca­li­da­des del sud­oes­te de Río Ne­gro y el no­roes­te de Chu­but cer­ca­nas en­tre sí.

Pa­seos al ai­re li­bre

En es­te es­ce­na­rio aho­ra va­cío, so­lo se ve un au­to: el de Fran­co Pé­co­ro y su pa­re­ja, Ro­cío Gó­mez, con­ta­dor y maes­tra jar­di­ne­ra que via­jan des­de la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de 25 de Ma­yo. “Yo ha­bía ve­ni­do ha­ce un par de años. Cuan­do em­pe­za­mos a ana­li­zar lu­ga­res pa­ra va­ca­cio­nar, vi­mos que via­jar afue­ra ya no es tan ba­ra­to y es­tá­ba­mos en­tre la cos­ta y la Pa­ta­go­nia, y la es­ta­da es­ta­ba más ba­ra­ta acá. Hi­ci­mos unos días en San Mar­tín, Vi­lla La An­gos­tu­ra y El Bol­són, y lue­go vi­ni­mos pa­ra es­te la­do”, re­la­ta Fran­co.

Aun­que am­bos se en­te­ra­ron del bro­te du­ran­te una vi­si­ta a la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo de Epu­yén, la no­ti­cia no los alar­mó. “Es­cu­cha­mos y, la ver­dad, ni le di­mos im­por­tan­cia –ad­mi­te–. Ha­ce tiem­po tu­vi­mos unos ca­sos en 25 de Ma­yo. Yo me acuer­do que te­nía los sín­to­mas y fui a un hos­pi­tal don­de me me­di­ca­ron y no pa­só na­da. To­da es­ta his­te­ria ya la ha­bía­mos vi­vi­do. Nues­tros fa­mi­lia­res igual nos pi­die­ron que an­dá­ra­mos con cui­da­do”.

“In­clu­so una per­so­na co­no­ci­da nues­tra mu­rió de han­ta­vi­rus allá lue­go de con­ta­giar­se lim­pian­do un de­pó­si­to”, di­ce Ro­cío. Las es­ta­dís­ti­cas ava­lan que no se tra­ta so­lo de un pro­ble­ma pa­ta­gó­ni­co. Se­gún la Di­rec­ción de Epi­de­mio­lo­gía del Mi­nis­te­rio de Sa­lud bo­nae­ren­se, los ca­sos con­fir­ma­dos de han­ta­vi­rus en esa pro­vin­cia pa­sa­ron de sie­te a 16 en­tre 2017 y 2018, sien­do las zo­nas más afec­ta­das Zá­ra­te, Cam­pa­na, Ti­gre y Exal­ta­ción de la Cruz. En la úl­ti­ma se­ma­na, tam­bién se de­tec­ta­ron dos po­si­bles ca­sos en En­tre Ríos.

Epu­yén, co­mo otros pue­blos en las cer­ca­nías, so­lía ser un imán pa­ra los mo­chi­le­ros. El pue­blo tie­ne cua­tro cam­pings con 120 es­pa­cios pa­ra car­pas, ca­da uno con su pro­pio fo­gón y to­ma­co­rrien­te. El Re­fu­gio del La­go es uno de los más po­pu­la­res de­bi­do a su ubi­ca­ción (a la ori­lla del la­go) y sus co­mo­di­da­des (cuen­ta con un res­tau­ran­te en el pre­dio y ac­ce­so wi­fi). Aun­que du­ran­te la tem­po­ra­da an­te­rior re­ci­bió cer­ca de 100 vi­si­tan­tes, la cri­sis sa­ni­ta­ria dis­pa­ró una ola de can­ce­la­cio­nes que obli­gó a sus due­ños a de­vol­ver $82.000 en re­ser­vas.

El sá­ba­do por la no­che, ape­nas una fo­ga­ta bri­lla­ba en to­do el pre­dio. Flo­ren­cia Johns­ton, una do­cen­te de Los Pol­vo­ri­nes, ali­men­ta­ba el fue­go con pe­que­ñas ra­mas que ha­bía jun­ta­do en las cer­ca­nías de su car­pa mien­tras su ami­ga, Jaz­mín Di­covsky, de Del Vi­so, ha­cía ma­la­ba­res a un cos­ta­do de las lla­mas. Epu­yén es tan so­lo una pa­ra­da más en una in­cur­sión pa­ta­gó­ni­ca que ya las lle­vó por San Mar­tín de los An­des, Me­li­qui­na, El Bol­són y El Ca­jón del Azul.

“No sa­bía­mos na­da del bro­te, nos en­te­ra­mos re­cién acá. Me pa­re­cía ra­ro ver tan po­ca gen­te en tem­po­ra­da al­ta”, co­men­ta Flo­ren­cia y agre­ga que, co­mo en otros ca­sos, sus fa­mi­lia­res le man­da­ron men­sa­jes de preo­cu­pa­ción por la si­tua­ción sa­ni­ta­ria que se vi­ve en la zo­na. “Nos pa­re­ce que es­tán sien­do muy alar­mis­tas”, agre­ga.

“Por es­ta zo­na no hay mu­cho in­ter­net, cuan­do fi­nal­men­te tu­ve se­ñal me em­pe­za­ron a lle­gar un mon­tón de chis­tes so­bre el han­ta­vi­rus y ahí pre­gun­té qué on­da”, di­ce Jaz­mín. Aun­que se­ña­la que “fue un po­co shoc­kean­te” en­te­rar­se de que de­bían usar bar­bi­jos pa­ra in­gre­sar a al­gu­nos de los ne­go­cios de la zo­na, cree que la si­tua­ción es­tá con­tro­la­da y que no con­di­cio­na­rá el res­to de su via­je, que se­gui­rá has­ta que se ago­ten sus aho­rros. Una vez que su­ce­da eso, pla­nea ha­cer uso de sus ha­bi­li­da­des de cir­co: “Ya es­toy prac­ti­can­do pa­ra ir a ha­cer ma­la­ba­res en al­gún se­má­fo­ro, en ca­so de que ha­ga fal­ta”.

Emiliano la­sal­via / env. es­pec.

Jaz­mín Di­covsky y Flo­ren­cia Johns­ton en el cam­ping lo­cal, en una es­ca­la de un lar­go re­co­rri­do por la Pa­ta­go­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.