Ta­ba­ré Váz­quez pier­de res­pal­do en el de­ci­si­vo año elec­to­ral

Las crí­ti­cas a su ges­tión po­drían com­pli­car las chan­ces del Fren­te Am­plio, en el po­der des­de 2004

La Nacion - - El Mundo - Nel­son Fer­nán­dez CO­RRES­PON­SAL EN URU­GUAY

DEL ES­TE.– El pre­si­den­te de Uru­guay en­fren­ta un ve­rano amar­go: el año elec­to­ral se ini­cia con re­cha­zo po­pu­lar, can­di­da­tos ofi­cia­lis­tas que bus­can to­mar dis­tan­cia su­til­men­te de su ges­tión y con una ima­gen no desea­da en el ho­ri­zon­te: que Ta­ba­ré Váz­quez ten­ga que pa­sar­le den­tro de un año la ban­da pre­si­den­cial a un ad­ver­sa­rio, lo que de con­cre­tar­se pon­dría fin al ci­clo en el po­der del Fren­te Am­plio.

En el cam­po uru­gua­yo hay un ma­les­tar gran­de con Váz­quez y con el Fren­te, y por eso con­vo­ca­ron a otra mo­vi­li­za­ción ve­ra­nie­ga, el miér­co­les 23 de enero, pa­ra pro­tes­tar y plan­tear me­di­das al pró­xi­mo go­bierno.

En Mon­te­vi­deo y en el in­te­rior del país cre­ce la alar­ma por la in­se­gu­ri­dad y hay dis­con­for­mi­dad por­que no se cam­bia a las au­to­ri­da­des de con­trol po­li­cial. A eso se su­ma el enredo de ex­pli­ca­cio­nes de por qué no se con­de­na a Ve­ne­zue­la y Uru­guay que­da con su pos­tu­ra ale­ja­do de los paí­ses de­mo­crá­ti­cos.

En­tre la po­bla­ción más po­bre, el 52% desaprue­ban es­te se­gun­do go­bierno de Váz­quez, el ter­ce­ro con­se­cu­ti­vo del Fren­te, y ape­nas 23% ex­pre­san sa­tis­fac­ción con la ges­tión pre­si­den­cial.

Esos nú­me­ros son muy du­ros pa­ra una fi­gu­ra cen­tral de la po­lí­ti­ca uru­gua­ya co­mo Ta­ba­ré Váz­quez: des­de el oto­ño de 1990, es el po­lí­ti­co con ma­yor sim­pa­tía po­pu­lar, so­lo su­pe­ra­do en al­gu­nos me­ses por Jo­sé “Pe­pe” Mu­ji­ca.

Váz­quez ga­nó las elec­cio­nes de 1989 co­mo in­ten­den­te de Mon­te­vi­deo y en 2004 con­du­jo al Fren­te Am­plio al go­bierno na­cio­nal, que asu­mió en mar­zo de 2005. Aun­que qui­so im­po­ner a su mi­nis­tro de Eco­no­mía Da­ni­lo As­to­ri pa­ra su­ce­der­lo, Mu­ji­ca le ga­nó la pul­sea­da in­ter­na y lo su­ce­dió en el pues­to en 2010. El di­ri­gen­te del Mo­vi­mien­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal-Tu­pa­ma­ros (MLN-T y MPP) le de­vol­vió la ban­da pre­si­den­cial en 2015.

Es­te año, el 30 de ju­nio ha­brá elec­cio­nes pri­ma­rias pa­ra que ca­da par­ti­do eli­ja su can­di­da­to pre­si­den­cial. El 27 de oc­tu­bre se­rá la pri­me­ra vuel­ta de los co­mi­cios y el 24 de no­viem­bre, en ca­so de ser ne­ce­sa­rio, el ba­llot­ta­ge. El Fren­te Am­plio apa­re­ce ame­na­za­do por la opo­si­ción, que vie­ne te­jien­do des­de ha­ce me­ses una alian­za pa­ra for­mar coa­li­ción de go­bierno.

El Fren­te ha per­di­do vo­tan­tes que se han sen­ti­do de­silu­sio­na­dos por la ges­tión, por el tra­ta­mien­to de ca­sos de co­rrup­ción du­ran­te el go­bierno de Mu­ji­ca y por cier­tas pos­tu­ras en ma­te­ria de po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal. Mien­tras que en la úl­ti­ma cam­pa­ña elec­to­ral te­nía, a es­ta al­tu­ra del pe­río­do, una in­ten­ción de vo­to de 40% a

45%, es­ta vez se mue­ve en una ban­da que va de 30% a 35%.

“Más de la mi­tad de los uru­gua­yos con­si­de­ran que el go­bierno es­tá ha­cien­do mal las co­sas; se cons­ta­ta una des­apro­ba­ción de la ges­tión de Váz­quez del 52% y quie­nes di­cen que aprue­ban la ta­rea del man­da­ta­rio son un 24%. El res­tan­te 23% se mos­tró in­di­fe­ren­te”, di­ce el di­rec­tor de opi­nión pú­bli­ca de Equi­pos Consultores, Ig­na­cio Zuas­na­bar. “El ac­tual ni­vel de des­apro­ba­ción a un je­fe de Es­ta­do no se da­ba des­de que Jor­ge Batlle ocu­pa­ba el si­llón pre­si­den­cial”, des­ta­có el po­li­tó­lo­go.

El au­men­to del de­li­to y la per­cep­ción de la gen­te de que no hu­bo vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra en­fren­tar el pro­ble­ma con de­ci­sión, la pér­di­da de em­pleo lue­go de una dé­ca­da de bo­nan­za con ple­na ocu­pa­ción, los cos­tos al­tos pa­ra pro­du­cir, han ge­ne­ra­do un com­bo de ma­les­tar po­pu­lar per­ma­nen­te. A eso se su­man te­mas que son im­por­tan­tes pa­ra una par­te del elec­to­ra­do, que no to­le­ra la pos­tu­ra sua­ve an­te el cha­vis­mo.

Ade­más, Váz­quez he­re­dó pro­ble­mas del go­bierno de Jo­sé “Pe­pe” Mu­ji­ca que gol­pea­ron du­ro su ges­tión: el des­pil­fa­rro en em­pre­sas es­ta­ta­les com­pli­có la res­tric­ción pre­su­pues­ta­ria y sa­lie­ron a la luz man­chas de co­rrup­ción en ne­go­cios pe­tro­le­ros y otros vin­cu­la­dos al cha­vis­mo ve­ne­zo­lano. El com­pa­ñe­ro de fór­mu­la de Ta­ba­ré, Raúl Sen­dic, ahi­ja­do po­lí­ti­co de Mu­ji­ca, de­bió re­nun­ciar a la vi­ce­pre­si­den­cia an­te la in­mi­nen­cia de un pro­ce­so pe­nal.

“La gran pre­gun­ta es có­mo se­rá la eva­lua­ción en su úl­ti­mo año de ges­tión y cuán­to in­flui­rá en la de­ci­sión de vo­to, por­que co­mo no hay re­elec­ción, el elec­to­ra­do pue­de de­cir que al­can­za con cam­biar de pre­si­den­te y no de par­ti­do, pe­ro el ofi­cia­lis­mo en­fren­ta una cam­pa­ña di­fí­cil”, ad­vir­tió Ma­ria­na Po­mies, de la con­sul­to­ra Ci­fra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.