La tea­tra­li­dad no le al­can­za y Trump se que­da sin car­tas en el shut­down

El efec­to bus­ca­do por el pre­si­den­te con su dis­cur­so y su vi­si­ta no fue su­fi­cien­te; de­cla­rar la emer­gen­cia es su úl­ti­mo re­cur­so

La Nacion - - El Mundo - Cat­he­ri­ne Lu­cey AGEN­CIA AP

WAS­HING­TON.– Sa­lu­dos mi­li­ta­res. Mon­to­nes de con­tra­ban­do. Pro­nun­cia­mien­tos en la Ca­sa Blan­ca. El pre­si­den­te Do­nald Trump, que siem­pre ha en­fa­ti­za­do la tea­tra­li­dad, es­tá des­cu­brien­do que no pue­de re­sol­ver el cie­rre par­cial del go­bierno sim­ple­men­te con un es­pec­tácu­lo.

Con el en­fren­ta­mien­to con el Con­gre­so so­bre los fon­dos pa­ra su pro­me­ti­do mu­ro en la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos con Mé­xi­co, el dis­cur­so de Trump en su ofi­ci­na en la Ca­sa Blan­ca y su vi­si­ta a la fron­te­ra de Te­xas días atrás no con­si­guie­ron rom­per el es­tan­ca­mien­to. Asis­ten­tes y alia­dos te­men que Trump ha sub­es­ti­ma­do la de­ter­mi­na­ción de­mó­cra­ta y se es­tá que­dan­do sin op­cio­nes pa­ra ne­go­ciar.

Usar el en­torno de la Ca­sa Blan­ca pa­ra re­cal­car un ar­gu­men­to es al­go es­tán­dar. Los es­pec­tácu­los pú­bli­cos han si­do al­go usa­do por Trump en sus ne­go­cia­cio­nes, pe­ro in­clu­so el pre­si­den­te se mos­tró es­cép­ti­co de que el dis­cur­so y el via­je mar­ca­rían una di­fe­ren­cia.

Al­gu­nos en la Ca­sa Blan­ca di­cen que los pa­sos de Trump ayu­da­ron a pro­mo­ver su men­sa­je, pe­ro mu­chos de sus aso­cia­dos te­men que su po­si­ción se es­té de­bi­li­tan­do en mo­men­tos en que sus es­fuer­zos pa­ra de­fi­nir lo que es­tá en jue­go de­ben com­pe­tir con los tes­ti­mo­nios de pe­nu­rias de em­plea­dos fe­de­ra­les y per­so­nas que ne­ce­si­tan los ser­vi­cios del go­bierno. Eso po­dría de­jar una de­cla­ra­ción de emer­gen­cia na­cio­nal co­mo úni­ca for­ma de es­ca­pe pa­ra Trump: una es­tra­te­gia más que po­dría sa­lir­le mal.

El exa­sis­ten­te de la cam­pa­ña de Trump Sam Nun­berg ar­gu­men­tó que la vi­si­ta del pre­si­den­te a la fron­te­ra, que in­clu­yó una en­tre­vis­ta en la ca­de­na pre­fe­ri­da de Trump, Fox News, “no va a ga­nar men­tes y co­ra­zo­nes”, pe­ro aña­dió que el dis­cur­so en la Ca­sa Blan­ca fue “una gran opor­tu­ni­dad” pa­ra que Trump pre­sen­ta­ra sus ar­gu­men­tos a una au­dien­cia de mi­llo­nes más allá de sus par­ti­da­rios.

En un mo­men­to de di­vi­sio­nes po­lí­ti­cas, no obs­tan­te, el me­gá­fono del pre­si­den­te pa­re­ce no te­ner el po­der que tu­vo una vez.

Los lí­de­res de­mó­cra­tas han re­cha­za­do las tác­ti­cas de Trump. La pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Nancy Pe­lo­si, fus­ti­gó la se­ma­na pa­sa­da “la te­le­no­ve­la que la pe­tu­lan­cia y la obs­ti­na­ción del pre­si­den­te es­tán crean­do”.

La vi­si­ta de Trump a la ciu­dad fron­te­ri­za de McA­llen, en Te­xas, fue or­ga­ni­za­da pa­ra tra­tar de lo­grar un im­pac­to má­xi­mo.

En una ins­ta­la­ción de la pa­tru­lla fron­te­ri­za, Trump exa­mi­nó dro­gas y ar­mas con­fis­ca­das por los agen­tes. Abra­zó a fa­mi­lia­res llo­ro­sos que ha­bla­ron de se­res que­ri­dos ase­si­na­dos por per­so­nas que re­si­den ile­gal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos. Via­jó a un acan­ti­la­do so­bre el fron­te­ri­zo río Bra­vo y dio un sa­lu­do mi­li­tar a un he­li­cóp­te­ro que so­bre­vo­ló el si­tio.

La vi­si­ta es­ta­ba di­se­ña­da pa­ra re­for­zar los ar­gu­men­tos de Trump de caos y cri­sis en la fron­te­ra, pe­ro fue no­ta­ble por lo que sos­la­yó.

Los alia­dos di­cen que Trump se ha atrin­che­ra­do por una bue­na ra­zón: cons­truir un mu­ro ha si­do una for­ma ga­ran­ti­za­da de ga­nar aplau­sos de sus par­ti­da­rios acé­rri­mos. Al­gu­nos alia­dos, no obs­tan­te, pien­san que el asun­to se ha con­ver­ti­do en un las­tre po­lí­ti­co.

Trump pro­me­tió el mu­ro du­ran­te su cam­pa­ña pre­si­den­cial, co­mo par­te de su pro­gra­ma de in­mi­gra­ción. En sus ac­tos de cam­pa­ña, alen­tó a los par­ti­da­rios a gri­tar: ”¡Cons­tru­ya­mos el mu­ro!”, y pro­me­tió que Mé­xi­co pa­ga­ría por la cons­truc­ción.

Des­de que lle­gó a la Ca­sa Blan­ca, Trump no ha con­se­gui­do ha­cer que Mé­xi­co pa­gue por el mu­ro y le ha re­sul­ta­do trabajoso que avan­za­ran sus po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción en el Con­gre­so, in­clu­so cuan­do los re­pu­bli­ca­nos lo con­tro­la­ban ple­na­men­te. Con los de­mó­cra­tas aho­ra en ma­yo­ría en la Cá­ma­ra ba­ja, su po­der pa­ra apa­lan­car se ha re­du­ci­do.

Al dra­go/afp

Un hom­bre lle­va a su hi­jo en un tri­neo fren­te al Ca­pi­to­lio de Was­hing­ton

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.