Pi­ne­do y Pi­chet­to, dos fi­gu­ras claves que se irían en di­ciem­bre

Las as­pi­ra­cio­nes de los se­na­do­res de se­guir en la Cá­ma­ra al­ta es­tán su­je­tas a de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas

La Nacion - - Política - Gus­ta­vo Yba­rra

Son las ca­ras vi­si­bles que le ga­ran­ti­za­ron a Mau­ri­cio Ma­cri la “go­ber­na­bi­li­dad” en un ala del Con­gre­so du­ran­te los úl­ti­mos tres años. Sin em­bar­go, tan­to pa­ra el pre­si­den­te pro­vi­sio­nal del Se­na­do, Federico Pi­ne­do (Pro-Ca­pi­tal), co­mo pa­ra el lí­der de la prin­ci­pal ban­ca­da de opo­si­ción, Mi­guel Pi­chet­to (PJ-Río Ne­gro), es­te po­dría ser su úl­ti­mo año de per­ma­nen­cia en la Cá­ma­ra al­ta.

Es así por­que la Ca­pi­tal y Río Ne­gro re­nue­van es­te año su re­pre­sen­ta­ción en el Se­na­do y la po­si­ción de am­bos di­ri­gen­tes en sus dis­tri­tos es, cuan­do me­nos, in­có­mo­da, por no de­cir com­pli­ca­da, de ca­ra a la po­si­bi­li­dad de as­pi­rar a con­ti­nuar por un nue­vo man­da­to de seis años.

Por lo pron­to, Pi­ne­do ya ten­dría ase­gu­ra­da su con­ti­nui­dad en la pre­si­den­cia pro­vi­sio­nal cuan­do, en fe­bre­ro pró­xi­mo, el Se­na­do ce­le­bre su tra­di­cio­nal se­sión pre­pa­ra­to­ria y eli­ja sus nue­vas au­to­ri­da­des. Con­ti­nua­rá, así, co­mo el se­gun­do nom­bre en la lí­nea su­ce­so­ria pre­si­den­cial, de­trás de la vi­ce­pre­si­den­ta Ga­brie­la Mi­chet­ti.

Sin em­bar­go, el fu­tu­ro más allá del pró­xi­mo 10 de di­ciem­bre, fe­cha en la que con­clu­ye su man­da­to, es de to­tal in­cer­ti­dum­bre. “Pi­ne­do es­tá com­pli­ca­do” fue la opi­nión que un di­ri­gen­te de Pro dio a la na­cion cuan­do se lo con­sul­tó so­bre las as­pi­ra­cio­nes del se­na­dor de se­guir en la Cá­ma­ra al­ta.

Pi­ne­do ya ma­ni­fes­tó en pri­va­do sus de­seos de re­no­var el es­ca­ño que ocu­pa des­de di­ciem­bre de 2015, cuan­do Die­go San­ti­lli re­nun­ció a la ban­ca y mar­chó a ocu­par la vi­ce­je­fa­tu­ra de go­bierno por­te­ña. De he­cho, ha­bría apro­ve­cha­do su es­tan­cia du­ran­te unos días de va­ca­cio­nes en el sur pa­ra dar­se una vuel­ta por Cu­me­lén y re­unir­se con Ma­cri pa­ra ha­blar del te­ma.

No son po­cos los di­ri­gen­tes de Pro que quie­ren que Pi­ne­do con­ti­núe en su ban­ca más allá de 2019, y así se lo hi­cie­ron sa­ber al je­fe de Ga­bi­ne­te, Mar­cos Pe­ña, en dis­tin­tas reunio­nes po­lí­ti­cas de la me­sa chi­ca del ma­cris­mo. El fun­cio­na­rio, por el mo­men­to, no emi­te opi­nión. So­lo se li­mi­ta a se­ña­lar que la de­ci­sión la ten­drá el je­fe del dis­tri­to, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta.

Y es aquí don­de la si­tua­ción de Pi­ne­do se com­pli­ca. Pri­me­ro, por­que no son po­cos los que re­cuer­dan el dis­gus­to que les pro­vo­có a La­rre­ta y a Ma­cri que Mi­chet­ti lo en­fren­ta­ra en las in­ter­nas en la Ca­pi­tal, en 2015, pos­tu­la­ción al­ter­na­ti­va que apo­yó Pi­ne­do. Ade­más, cuen­tan en Pro, La­rre­ta po­dría ofre­cer­le a Mar­tín Lous­teau la can­di­da­tu­ra a pri­mer se­na­dor por la Ca­pi­tal pa­ra qui­tar­lo de la com­pe­ten­cia en una even­tual in­ter­na por la Je­fa­tu­ra de Go­bierno por­te­ña.

El ca­so de Pi­chet­to es to­da­vía más com­ple­jo. Ene­mis­ta­do con el in­ten­den­te de Ge­ne­ral Ro­ca y pre­si­den­te del PJ rio­ne­grino, Mar­tín So­ria, sus chan­ces de en­ca­be­zar la lis­ta de se­na­do­res por el pe­ro­nis­mo en oc­tu­bre son ca­si nu­las. Co­mo pa­sa en mu­chos dis­tri­tos, a am­bos di­ri­gen­tes los se­pa­ra la fi­gu­ra de Cris­ti­na Kirch­ner.

No obs­tan­te, las chan­ces de Pi­chet­to to­da­vía no es­tán muer­tas. Si bien el je­fe del Blo­que Jus­ti­cia­lis­ta tie­ne sus ca­ño­nes apun­ta­dos a su pre­can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial por Ar­gen­ti­na Fe­de­ral, en su en­torno no cie­rran la puer­ta a una pos­tu­la­ción por la se­na­du­ría.

La hen­di­ja por la que el lí­der del prin­ci­pal blo­que de opo­si­ción po­dría vol­ver al Se­na­do po­dría ser una can­di­da­tu­ra por Ar­gen­ti­na Fe­de­ral, una vez re­suel­ta la in­ter­na pre­si­den­cial de ese sec­tor. Tam­po­co des­car­tan la po­si­bi­li­dad de com­pe­tir en el se­llo del go­ber­na­dor Al­ber­to We­re­til­nek.

Pi­ne­do y Pi­chet­to se han con­ver­ti­do en ac­to­res prin­ci­pa­les del es­ce­na­rio le­gis­la­ti­vo que es el Se­na­do, a tal ex­tre­mo que la san­ción de mu­chas de las le­yes re­cla­ma­das por el Go­bierno se for­jó en sus des­pa­chos.

El pa­pel del rio­ne­grino fue fun­da­men­tal pa­ra ga­ran­ti­zar­le a Ma­cri esas le­yes, apor­tan­do los vo­tos de su ban­ca­da con el ar­gu­men­to de ga­ran­ti­zar la go­ber­na­bi­li­dad de una ad­mi­nis­tra­ción que cuan­do asu­mió te­nía ape­nas 15 se­na­do­res pro­pios.

Ese apor­te fue cla­ve pa­ra la san­ción del pa­go de la deu­da a los hol­douts, de la re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca y, so­bre to­do, el po­lé­mi­co pa­que­te de le­yes fis­ca­les del ve­rano de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.