La po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal, un dé­fi­cit del ofi­cia­lis­mo

Stol­bi­zer des­ta­có la ley de éti­ca pú­bli­ca co­mo uno de los te­mas pen­dien­tes

La Nacion - - Política -

Ade­más de cues­tio­nar la ges­tión eco­nó­mi­ca del Go­bierno, Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer (GEN) es crí­ti­ca de su po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal, al ad­ver­tir que el pre­si­den­te Ma­cri hi­zo es­fuer­zos “in­su­fi­cien­tes” en es­tos tres años de ges­tión en ma­te­ria de trans­pa­ren­cia.

“El Go­bierno no evi­den­ció una ver­da­de­ra vo­lun­tad de cam­bio. Por ejem­plo, no cam­bia­ron la ley de éti­ca pú­bli­ca; en 2013 el kirch­ne­ris­mo mo­di­fi­có la ley, fue un enor­me re­tro­ce­so so­bre to­do en ma­te­ria de de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das, pe­ro es­te go­bierno pro­me­tió una nue­va nor­ma y to­da­vía la es­ta­mos es­pe­ran­do. Tam­po­co so­lu­cio­nó el pro­ble­ma de los con­flic­tos de in­te­rés que, si bien no cons­ti­tu­yen un de­li­to en sí mis­mo, son la puer­ta de en­tra­da de los de­li­tos de co­rrup­ción. Y el Go­bierno tie­ne en su ga­bi­ne­te múl­ti­ples con­flic­tos de in­te­rés que nun­ca re­sol­vie­ron co­rrec­ta­men­te”.

–A cuál se re­fie­re?

–Al ca­so del Co­rreo Ar­gen­tino, por ejem­plo. El Go­bierno, con la fir­ma de la vi­ce­pre­si­den­ta Ga­brie­la Mi­chet­ti fir­mó un de­cre­to por el cual se ce­rró la in­ves­ti­ga­ción ad­mi­nis­tra­ti­va. ¿Có­mo lo pue­de re­sol­ver si for­ma par­te del Go­bierno? Tam­bién es­tán las con­ce­sio­nes via­les, con las com­pen­sa­cio­nes mi­llo­na­rias que se hi­cie­ron. E in­sis­to: la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción de­be ser in­de­pen­dien­te: no pue­de ser que la je­fa de la OA –no ten­go nin­gún pro­ble­ma per­so­nal con Lau­ra Alon­so– ten­ga de­pen­den­cia po­lí­ti­ca del go­bierno al que de­be con­tro­lar.

–¿No cree que hu­bo avan­ces en es­tos tres años? ¿Al me­nos un cam­bio de cli­ma?

–Sí, efec­ti­va­men­te, hay un cam­bio de cli­ma, hay avan­ces. Pe­ro son in­su­fi­cien­tes. Su­pe in­co­mo­dar a Cris­ti­na Kirch­ner con de­nun­cias an­te la Jus­ti­cia; hi­ce lo im­po­si­ble pa­ra que no lle­ga­ra al Se­na­do. Ellos no han si­do res­pon­sa­bles prác­ti­ca­men­te de nin­gu­na de­nun­cia y quie­ren que con­ti­núe en un es­pa­cio de con­fron­ta­ción por pu­ra es­pe­cu­la­ción elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.