Sin re­ce­tas. Las claves pa­ra ba­lan­cear los lí­mi­tes y el afec­to en la crian­za

Fren­te a una he­te­ro­gé­nea ofer­ta de teo­rías y con­se­jos pa­ra el desa­rro­llo de los chi­cos, los es­pe­cia­lis­tas su­bra­yan que la em­pa­tía, la con­fian­za y la pre­sen­cia son siem­pre fun­da­men­ta­les

La Nacion - - Comunidad - Eu­ge­nia Ta­vano

¿Qué pa­sa si le­van­ta­mos al be­bé ca­da vez que llo­ra? ¿Y si en vez de re­pri­mir un be­rrin­che ofre­ce­mos con­sue­lo? ¿Có­mo co­mu­ni­car­nos con los hi­jos e hi­jas en me­dio de una ru­ti­na ago­ta­do­ra? Esas son al­gu­nas de las pre­gun­tas que sue­len ha­cer­se las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ma­dres y pa­dres, quie­nes fren­te a una he­te­ro­gé­nea –y abru­ma­do­ra– ofer­ta de teo­rías, es­ti­los y con­se­jos, mu­chas ve­ces se de­ba­ten acer­ca de có­mo con­ci­liar afec­to con lí­mi­tes.

En una era sig­na­da por el ac­ce­so a la in­for­ma­ción y sin­tién­do­se ti­ro­nea­dos en­tre los pa­ra­dig­mas más con­ser­va­do­res de crian­za (ba­jo los cua­les ellos cre­cie­ron), las nue­vas ten­den­cias y las re­in­ter­pre­ta­cio­nes de otras ya co­no­ci­das, los adul­tos sue­len bus­car fór­mu­las que les alla­nen el ca­mino en la lar­ga y di­fí­cil aven­tu­ra de ser pa­dres.

Sin em­bar­go, más allá de los sig­nos pro­pios de ca­da épo­ca, los es­pe­cia­lis­tas su­bra­yan que no hay re­ce­tas má­gi­cas y que las ne­ce­si­da­des de los chi­cos son siem­pre las mis­mas: amor, acom­pa­ña­mien­to y com­pren­sión.

“No hay pro­to­co­los de crian­za, sino su­ge­ren­cias, pen­sa­das a par­tir del ‘uno a uno’ y adecuadas a las cir­cuns­tan­cias de ca­da fa­mi­lia”, se­ña­la Mar­ce­la Ar­mus, psi­quia­tra in­fan­to­ju­ve­nil, con­sul­to­ra de Unicef y una de las fun­da­do­ras de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Pri­me­ra In­fan­cia (SAPI).

No­ra Fon­ta­na, psi­có­lo­ga de la Fun­da­ción Pa­dres y coor­di­na­do­ra de ta­lle­res de Crian­za Sin Vio­len­cia de los Cen­tro de Pri­me­ra In­fan­cia (CPI) de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res (CABA), acla­ra: “Com­pren­der va más allá de en­ten­der. Es po­der ver a nues­tro hi­jo o hi­ja de ma­ne­ra in­te­gral, co­mo un ser úni­co e irre­pe­ti- ble, y sa­ber qué ne­ce­si­ta, ha­cia dón­de va”. La psi­có­lo­ga, agre­ga: “Si al­go les ocu­rre, hay que pre­gun­tar­les qué les es­tá pa­san­do. Pe­ro su­ce­de que ve­ni­mos de una crian­za don­de no se pre­gun­ta­ba na­da y se da­ba por en­ten­di­do que el adul­to siem­pre sa­bía qué le su­ce­día al chi­co”.

So­bre el con­tex­to ac­tual, Ar­mus pro­fun­di­za: “Hoy las con­di­cio­nes son más com­ple­jas: las mu­je­res ac­ce­die­ron a más lu­ga­res de tra­ba­jo, pa­dres y ma­dres es­tán so­me­ti­dos a exi­gen­cias la­bo­ra­les, de com­pe­ten­cia, en un mun­do que no es pa­ra na­da sen­ci­llo”.

Fran­cis­co Vi­go (46) es pa­dre de tres chi­cas de 12, 9 y 6 años. Pa­ra él, lo “más ob­so­le­to es pa­rar­se des­de el au­to­ri­ta­ris­mo, el ‘por­que yo lo di­go’”. Es­te es­pe­cia­lis­ta en mar­ke­ting y pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­ción so­cial Ma­nos Mi­sio­ne­ras, com­par­te: “Es di­fí­cil des­li­gar­se de la his­to­ria pro­pia e ir apren­dien­do a ha­cer una nue­va. Mi desafío a la ho­ra de criar a mis hi­jas es ge­ne­rar un víncu­lo con ca­da una, es­tar con ellas. Lo más im­por­tan­te es que sien­tan que hay un pa­pá que las pue­de es­cu­char. Hoy el tiem­po no abun­da y tra­to de apro­ve­char ca­da mo­men­to”.

Des­de la cu­na

Alejandra Gia­co­bo­ne, es­pe­cia­lis­ta en desa­rro­llo in­fan­til tem­prano y pre­si­den­ta de SAPI, con­si­de­ra que los chi­cos no so­lo ne­ce­si­tan de los adul­tos pa­ra desa­rro­llar­se, “sino tam­bién de la se­gu­ri­dad que es­tos sien­tan en aque­llo que les van ofre­cien­do, en las ma­ne­ras en las que van li­dian­do con las di­fi­cul­ta­des mis­mas de la crian­za”.

En los úl­ti­mos años, uno de los con­cep­tos de ma­yor cir­cu­la­ción en la li­te­ra­tu­ra so­bre crian­za es el del ape­go, una teo­ría desa­rro­lla­da por el psi­quia­tra y psi­coa­na­lis­ta in­glés John Bawlby en la dé­ca­da del 50, lue­go en­ri­que­ci­da por su co­le­ga nor­te­ame­ri­ca­na Mary Ains­worth.

“El ape­go es un víncu­lo es­pe­cí­fi­co que se da en­tre el be­bé y la fi­gu­ra cui­da­do­ra, que en ge­ne­ral es la ma­dre, pe­ro que tam­bién pue­de ser el pa­dre, la abue­la, una tía o cual­quier cui­da­dor prin­ci­pal que ofrez­ca pro­xi­mi­dad, pre­sen­cia con­ti­nua, cohe­ren­te y dis­po­ni­ble”, ex­pli­ca El­sa Wolf­berg, psi­quia­tra, psi­coa­na­lis­ta y es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria.

Uno de los pi­la­res del ape­go se­gu­ro es su fun­ción en el desa­rro­llo neu­ro­ló­gi­co. Cuan­do los ni­ños y las ni­ñas cre­cen ale­ja­dos de sus fa­mi­lias no so­lo pa­de­cen pro­ble­mas emo­cio­na­les y de com­por­ta­mien­to, sino que ese gran es­trés emo­cio­nal pro­vo­ca dé­fi­cits a ni­vel ce­re­bral. “La criatura no pue­de cor­tar su pro­pio im­pul­so por­que no tie­ne es­truc­tu­ras ce­re­bra­les adecuadas pa­ra ha­cer­lo. Por eso in­ter­vie­ne la ma­má, pa­ra re­gu­lar­lo”, de­ta­lla Wolf­berg.

Fon­ta­na ejem­pli­fi­ca es­to con la si­tua­ción de be­rrin­che: “Pue­den ti­rar­se al pi­so, gri­tar, pe­ro hay que es­pe­rar a que se cal­men. Su ló­bu­lo fron­tal to­da­vía no pue­de ma­ne­jar esos arran­ques, y ni ellos sa­ben qué les pa­sa”, di­ce.

Pa­ra la psi­có­lo­ga, nun­ca hay que res­pon­der con enojo, “sino ha­cer­les sen­tir que pue­den con­tar con no­so­tros, po­nién­do­le pa­la­bras a lo que ocu­rre; ‘¿Se­rá que te sen­tis­te

Mar­ce­la Ar­mus psi­quia­tra in­fan­to­ju­ve­nil “no hay pro­to­co­los de crian­za, sino su­ge­ren­cias, pen­sa­das a par­tir del ‘uno a uno’ y adecuadas a las cir­cuns­tan­cias de ca­da fa­mi­lia” Fran­cis­co Vi­go pa­dre de tres hi­jas “Mi desafío es ge­ne­rar un víncu­lo con ca­da una de mis hi­jas. lo más im­por­tan­te es que sien­tan que hay un pa­pá que las pue­de es­cu­char”

Alejandra Gia­co­bo­ne

pre­si­den­te de la so­cie­dad ar­gen­ti­na de pri­Me­ra in­fan­cia “ha­cen fal­ta en­cuen­tros cor­po­ra­les, ex­pre­si­vos, so­bre to­do en la edad tem­pra­na. los lí­mi­tes no se ex­pli­can, se vi­ven­cian: con fir­me­za y sua­vi­dad” No­ra Fon­ta­na fun­da­ción pa­dres “com­pren­der va más allá de en­ten­der, es po­der ver a nues­tros hi­jos de ma­ne­ra in­te­gral y sa­ber qué ne­ce­si­tan y ha­cia dón­de van”

mal o te pe­leas­te con al­guien en el jar­dín?’. Cuan­do pre­gun­ta­mos, ade­más de la con­fian­za, los ayu­da­mos a desa­rro­llar vías neu­ro­na­les pa­ra que pue­dan ex­pre­sar­se de un mo­do más cla­ro”.

Por su par­te, Ar­mus des­cri­be el pro­ce­so que se des­en­ca­de­na en es­ta ins­tan­cia de la vi­da y la re­la­ción con los pa­dres: “La ca­pa­ci­dad de en­trar en con­tac­to con el apren­di­za­je de las emo­cio­nes, el co­no­ci­mien­to del mun­do, se da en la co­rre­gu­la­ción que va ge­ne­ran­do el pro­pio adul­to con el ni­ño o la ni­ña: ‘Yo te ayu­do a en­ten­der, vos vas en­ten­dien­do’, has­ta fi­nal­men­te lle­gar a la au­to­rre­gu­la­ción”, di­ce, y con­ti­núa: “De ahí de­vie­ne la au­to­no­mía, que cuan­to me­jor ha­ya si­do el pro­ce­so pre­vio, me­jo­res con­di­cio­nes ten­drá la per­so­na pa­ra desa­rro­llar­la”.

Psi­có­lo­gos y psi­quia­tras coin­ci­den en que re­co­rrer la in­fan­cia guia­dos con afec­to y em­pa­tía apor­ta una se­rie de re­cur­sos fun­da­men­ta­les a la ho­ra de cre­cer, desa­rro­llar víncu­los y des­ple­gar pro­yec­tos.

Por eso, se­gún Ar­mus, “lí­mi­te es una pa­la­bra muy gas­ta­da”. “Pre­fie­ro pen­sar en or­ga­ni­za­do­res de la crian­za, de pau­tas da­das con amor; el que se trans­mi­te pa­ra sa­ber qué es­tá bien y qué es­tá mal, no en el sen­ti­do mo­ral, sino del cui­da­do; pa­ra crear en los ni­ños y ni­ñas la fun­ción de la res­pon­sa­bi­li­dad, que es un te­ma com­ple­jo y éti­co”, sos­tie­ne.

La es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ra que los chi­cos tie­nen que sa­ber des­de pe­que­ños lo que se pue­de y lo que no se pue­de: “Hay que acom­pa­ñar­los al ex­pli­car­les aque­llas co­sas que mu­cho no les van a gus­tar, por­que esos des­en­cuen­tros tam­bién son úti­les pa­ra el cre­ci­mien­to, pa­ra que com­pren­dan y se or­de­nen”.

La ló­gi­ca bi­na­ria que opo­ne, en­ton­ces, el ca­ri­ño al ri­gor no tie­ne lu­gar en es­ta ma­ne­ra de en­ten­der los víncu­los. “Por otro la­do, hay un ex­ce­so en cier­tos mo­dos que es­tán en bo­ga, de exi­gir la com­pren­sión ver­bal del ni­ño. Ha­cen fal­ta en­cuen­tros cor­po­ra­les, ex­pre­si­vos, so­bre to­do en la edad tem­pra­na”, re­fle­xio­na Gia­co­bo­ne. “Los lí­mi­tes no se ex­pli­can, se vi­ven­cian: co­mo di­cen los chi­nos, con fir­me­za y sua­vi­dad”.

Siem­pre, acla­ran los re­fe­ren­tes, hay que ba­sar­se en el res­pe­to, en­ten­dien­do que ni­ños y ni­ñas son “su­je­tos de de­re­cho”, co­mo re­cal­ca Ar­mus, y no “un chi­che o un flo­re­ro”, co­mo di­ce Wolf­berg.

“Me di cuen­ta de que la me­jor es­tra­te­gia es ha­blar des­de la cal­ma”, cuen­ta Fran­cis­co des­de su ex­pe­rien­cia. “Apren­dí que si te enojás, los chi­cos lo to­man co­mo un re­to y se con­fun­den, no en­tien­den el men­sa­je que que­rés dar­les. Hay que po­der to­le­rar que a ellos no les gus­te lo que de­ci­mos y que tam­bién se sien­tan ama­dos y es­cu­cha­dos, aun­que les cues­te en­ten­der­lo”.

Da­niel ja­yo

Fran­cis­co Vi­go (46) jun­to a sus hi­jas, Tri­ni­dad, Ro­sa­rio y Pi­lar, en el jar­dín de su ca­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.