“Los hi­jos ne­ce­si­tan ex­plo­rar y po­der ha­cer co­sas por sí mis­mos”

En la fa­mi­lia de Ro­sa­rio Me­jía, pue­ri­cul­to­ra y dou­la, res­pe­tar las in­di­vi­dua­li­da­des es una prio­ri­dad

La Nacion - - Comunidad -

En la vi­da de Ro­sa­rio Me­jía (38), la crian­za y el tra­ba­jo son ca­si una mis­ma co­sa. Pue­ri­cul­to­ra y dou­la, es­ta ma­má de una chi­ca de 11 y dos va­ro­nes de 8 y 5 años, re­co­no­ce en prin­ci­pio ser una afor­tu­na­da “por po­der tra­ba­jar sin de­jar de es­tar con ellos”.

Me­jía sos­tie­ne: “Los pa­dres y ma­dres es­tán afue­ra mu­chí­si­mas ho­ras y se les di­fi­cul­ta co­no­cer a sus hi­jos, que ade­más es­tán es­co­la­ri­za­dos des­de muy chi­qui­tos. Igual­men­te es una paradoja, por­que hoy, pa­ra vi­vir, se ne­ce­si­tan dos suel­dos”.

Las cau­sas que de­fien­de co­mo pro­fe­sio­nal le son pro­pias: ade­más de la lac­tan­cia, prac­ti­có co­le­cho (una ten­den­cia que fa­vo­re­ce que los hi­jos pe­que­ños duer­man en la ca­ma con sus pa­dres) con sus tres be­bés, y no du­da de que el con­tac­to fí­si­co y la dis­po­ni­bi­li­dad son fun­da­men­ta­les. “Nin­gún be­bé an­tes del año pi­de lo que no ne­ce­si­ta. Cuan­do lo de­ja­mos so­lo en la cu­na, lo úni­co que apren­de es que na­die lo cui­da”, di­ce Me­jía.

Se­gui­do­ra del pe­dia­tra es­pa­ñol Car­los Gon­zá­lez, es­ta ma­dre no cree que ha­ya ni­ños ca­pri­cho­sos: “Cuan­do al­guno de mis hi­jos tie­ne un be­rrin­che, ba­jo a su al­tu­ra y pien­so cuál de to­das las co­sas que hi­ci­mos lo pu­die­ron ha­ber mo­les­ta­do: por ahí se hi­zo tar­de, tie­ne ham­bre, sue­ño o es­tu­vo un ra­to lar­go ha­cien­do com­pras o co­sas a mi rit­mo en el ban­co. En­ton­ces lo con­ten­go pri­me­ro y lue­go le pi­do dis­cul­pas”.

Ro­sa­rio opi­na que los adul­tos de­be­rían re­fle­xio­nar “cuán­do y por qué les di­cen que ‘no’ a los chi­cos, fren­te a una ten­den­cia que exis­te de re­cal­car los lí­mi­tes”. “La ma­yo­ría de las ve­ces es por­que a no­so­tros nos mo­les­ta que des­or­de­nen, ha­gan rui­do, et­cé­te­ra”, sub­ra­ya.

En me­dio de la vi­da ur­ba­na y aje­trea­da, Ro­sa­rio y sus hi­jos tie­nen su lu­gar en el mun­do: “Pla­za, pla­za y más pla­za. La ma­yo­ría de los días de sol del año es­ta­mos allí con otras ma­más –des­cri­be la mu­jer–. Los chi­cos de hoy tie­nen la vi­da muy re­gu­la­da, sa­len del co­le­gio do­ble jor­na­da, van al club, lle­gan, ha­cen la ta­rea, co­men y duer­men. Ne­ce­si­tan ex­plo­rar, po­der ha­cer co­sas por sí mis­mos”.

La pue­ri­cul­tu­ra cuen­ta una ex­pe­rien­cia re­cien­te: “Mi hi­ja fue ha­ce po­co por pri­me­ra vez a la es­cue­la en co­lec­ti­vo, ¡to­da una re­vo­lu­ción en el cur­so! Pe­ro es­tá muy bien. Por un la­do, nos que­ja­mos de la fal­ta de lí­mi­tes y por otro, los chi­cos vi­ven con nues­tra mi­ra­da en la nu­ca”, sos­tie­ne.

Pa­ra ella, aun­que “es ver­dad que pue­de ser trabajoso criar así, po­nien­do el cuer­po”, va­le la pe­na. “Y no ha­ce fal­ta de­jar las ocu­pa­cio­nes, sino cuan­do es­ta­mos es­tar: no po­ner a los chi­cos fren­te a al­gu­na pan­ta­lla pa­ra que no mo­les­ten”, ase­gu­ra.

Vic­to­ria Ge­sual­di/aFV

Ro­sa­rio Me­jía (38), su ma­ri­do y sus tres hi­jos se di­vier­ten con un jue­go de me­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.