El con­trol de los dur­mien­tes, una ta­rea co­ti­dia­na lue­go de un recambio es­can­da­lo­so

Las 120.000 es­truc­tu­ras ori­gi­na­les fue­ron re­em­pla­za­das en 2014, pe­ro las nue­vas su­frie­ron da­ños irre­pa­ra­bles; hoy, con­ti­núa la sus­ti­tu­ción

La Nacion - - Buenos Aires - Pa­la­ve­cino

CO­RO­NEL VIDAL.– Lu­cen api­la­dos co­mo un jue­go de blo­ques de ma­de­ra los dur­mien­tes re­ti­ra­dos, que se cuen­tan por mi­les so­lo en los ki­ló­me­tros pre­vios y pos­te­rio­res a la es­ta­ción Vi­vo­ra­tá. El recambio por otros de ce­men­to se reali­zó en to­do el ra­mal y per­mi­tió re­cu­pe­rar el ser­vi­cio, sus­pen­di­do du­ran­te lar­go tiem­po por­que las vías ines­ta­bles ya no so­por­ta­ban el pa­so del tren.

Es­ta obra de me­jo­ras se tu­vo que ha­cer en dos opor­tu­ni­da­des, ya que bue­na par­te de los dur­mien­tes hor­mi­go­na­dos que se co­lo­ca­ron ha­ce no más de cin­co años du­ran­te el go­bierno kirch­ne­ris­ta pre­sen­ta­ron fa­llas es­truc­tu­ra­les gra­ví­si­mas, lo que obli­gó a con­cre­tar una nue­va re­po­si­ción.

Ca­mi­nar aho­ra por las vías per­mi­te ser tes­ti­go de la ins­pec­ción pe­rió­di­ca que pro­fe­sio­na­les ha­cen pa­ra de­tec­tar ra­ja­du­ras en es­tas pie­zas de al­go más de un me­tro de lar­go y 20 cen­tí­me­tros de an­cho, que ofi­cian co­mo tra­ve­sa­ños en­tre am­bos rie­les. Una cruz pin­ta­da sig­ni­fi­ca un da­ño le­ve; dos, su ur­gen­te recambio.

El ra­mal Mar del Pla­ta-Cons­ti­tu­ción su­frió en es­tos úl­ti­mos años to­dos los pro­ble­mas que se pu­die­ran ima­gi­nar. El co­rre­dor es­ta­ba frá­gil en su in­fra­es­truc­tu­ra de so­por­te y las for­ma­cio­nes eran vie­jas y so­bre­vi­vían en me­dio de la fal­ta de man­te­ni­mien­to. Du­ran­te las úl­ti­mas dos dé­ca­das de fun­cio­na­mien­to ha­bía cir­cu­la­do en al­gu­nos tra­mos ca­si a pa­so de hom­bre, por­que los rie­les es­ta­ban ca­si en el ai­re. Al pau­sa­do “trac-trac” que so­na­ba a tiem­po mu­si­cal de la mar­cha len­ta so­bre las vías se su­ma­ba el cru­ji­do de los mo­rru­dos ti­ran­tes de que­bra­cho, ya des­gas­ta­dos en sus su­je­cio­nes. Has­ta que la su­ce­sión de des­ca­rri­la­mien­tos, la caí­da de al­gún puen­te y el ries­go de un ac­ci­den­te ma­yor lle­va­ron a de­cir bas­ta. Al me­nos has­ta que se eje­cu­ta­ran obras adecuadas.

El tren vol­vió a co­rrer en­tre es­ta ciu­dad y la Ca­pi­tal a me­dia­dos de 2017. Se vi­vió ca­si con el mis­mo cli­ma de fies­ta que cuan­do tres años an­tes ha­bían lle­ga­do las lo­co­mo­to­ras chi­nas. Des­de en­ton­ces ha te­ni­do un fun­cio­na­mien­to sos­te­ni­do y me­jo­ró en tiem­pos pa­ra cu­brir esos ca­si 400 ki­ló­me­tros. Hoy, con es­ca­las en las 12 es­ta­cio­nes in­ter­me­dias, de­mo­ra al­go más de seis ho­ras. El di­rec­to, que se su­mó pa­ra es­ta tem­po­ra­da al­ta, se arri­ma a las cin­co ho­ras y me­dia. Ga­nar­le al cro­nó­me­tro se man­tie­ne co­mo desafío cons­tan­te.

La in­cor­po­ra­ción de lo­co­mo­to­ras mo­der­nas y nue­vos va­go­nes, con ai­re acon­di­cio­na­do y otros ser­vi­cios me­jo­ra­dos, da­ta de co­mien­zos de 2014. Has­ta que los dur­mien­tes, in­clui­dos los más nue­vos, se rin­die­ron. De unos 120.000 co­lo­ca­dos en es­te ra­mal, más del 30% se res­que­bra­ja­ron con dis­tin­tos gra­dos de da­ño, se­gún cons­ta­ta­ron en ins­pec­cio­nes a car­go del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía In­dus­trial (IN­TI). Así, el re­co­rri­do se pa­ra­li­zó y to­da­vía se in­ves­ti­ga si hu­bo error de fá­bri­ca o al­go más en aque­lla com­pra rea­li­za­da por el Es­ta­do na­cio­nal, du­ran­te la ges­tión de Flo­ren­cio Ran­daz­zo. Ya se re­em­pla­za­ron más de 20.000 de ca­si 30.000.

Los dur­mien­tes ori­gi­na­les de que­bra­cho fue­ron a re­ma­te. To­da­vía hoy se pue­den con­se­guir al­gu­nos lo­tes en ofer­ta en un si­tio web del Es­ta­do. Mu­chos de ellos es­pe­ran to­da­vía que los com­pra­do­res en­víen el trans­por­te pa­ra re­ti­rar­los de pre­dios lin­de­ros a las es­ta­cio­nes.

Al­gu­na vez se pla­ni­fi­có pa­ra el co­rre­dor Mar del Pla­ta-Cons­ti­tu­ción un tren ve­loz ca­paz de cu­brir el via­je en po­co más de tres ho­ras. Hoy, tras la re­no­va­ción, se tar­da el do­ble y al­go me­nos con el di­rec­to. To­da­vía muy le­jos de lo que era nor­mal a par­tir de la dé­ca­da del 50 y años si­guien­tes, cuan­do la pro­mo­ción pa­ra lle­gar en fe­rro­ca­rril des­de Bue­nos Ai­res has­ta aquí se ufa­na­ba de un par de da­tos. Cuan­do to­da­vía ni se so­ña­ba con la au­to­pis­ta en la ru­ta 2, las fre­cuen­cias en­tre la Ca­pi­tal y la pla­ya eran ocho por día y dos de ca­da tres ve­ra­nean­tes ele­gían el tren por­que era con­for­ta­ble. El tiem­po de via­je se con­vir­tió en es­lo­gan: “cua­tro ho­ras y un ra­ti­to”. Da­río

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.