Co­rrup­ción y fi­cha lim­pia

Es ne­ce­sa­rio con­tar con ins­tru­men­tos le­ga­les que im­pi­dan a un con­de­na­do en dos ins­tan­cias ju­di­cia­les ser can­di­da­to a un car­go pú­bli­co elec­ti­vo

La Nacion - - Editoriales | Cartas -

Con la ley de fi­cha lim­pia, “los co­rrup­tos van a ir a la cár­cel en lu­gar de ir al Con­gre­so”. La fra­se, con­tun­den­te, fue lan­za­da du­ran­te la re­cien­te Jor­na­da de De­re­cho Elec­to­ral y Éti­ca Pú­bli­ca, rea­li­za­da en la Fa­cul­tad de De­re­cho de la UBA, du­ran­te la que se de­ba­tió so­bre la po­si­bi­li­dad de ins­tau­rar en nues­tro país la nor­ma que, en Bra­sil, im­pi­dió a Lu­la da Sil­va pre­sen­tar­se nue­va­men­te co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial.

La ley bra­si­le­ña, que cu­rio­sa­men­te fue san­cio­na­da en 2010 con el apo­yo del pro­pio Lu­la, im­pi­de que una per­so­na que ha si­do con­de­na­da en dos ins­tan­cias ju­di­cia­les se pre­sen­te co­mo can­di­da­ta. Tam­bién prohí­be que pue­dan com­pe­tir por car­gos pú­bli­cos quie­nes atra­vie­san un pro­ce­so de im­peach­ment o ha­yan re­nun­cia­do a un car­go pa­ra evi­tar un jui­cio po­lí­ti­co.

En el ca­so de Lu­la, la Jus­ti­cia bra­si­le­ña lo con­de­nó, en pri­me­ra ins­tan­cia, a nue­ve años y me­dio de pri­sión por ha­ber acep­ta­do so­bor­nos en el es­cán­da­lo de co­rrup­ción po­lí­ti­ca co­no­ci­do co­mo La­va Ja­to. En se­gun­da ins­tan­cia, un tri­bu­nal de ape­la­cio­nes de Por­to Ale­gre con­fir­mó los car­gos en su con­tra y ele­vó la pe­na de cár­cel a 12 años y un mes. Y, lue­go, el Tri­bu­nal Su­pe­rior Elec­to­ral de Bra­sil, por seis vo­tos con­tra uno, fa­lló en con­tra de la in­ten­ción de Lu­la de vol­ver a ser can­di­da­to.

No fue un ca­mino fá­cil en el ve­cino país lle­gar a esa nor­ma en de­fen­sa de la trans­pa­ren­cia y el com­ba­te de la co­rrup­ción. Co­mo en nues­tro me­dio, mu­chos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos que pre­veían que po­dían que­dar eli­mi­na­dos de fu­tu­ras con­tien­das elec­to­ra­les in­ten­ta­ron ha­cer caer la ley til­dán­do­la de in­cons­ti­tu­cio­nial, pe­ro fue el res­pal­do de gran par­te de la so­cie­dad lo que hi­zo po­si­ble su apli­ca­ción. Más de 1,3 mi­llo­nes de bra­si­le­ños fir­ma­ron un pe­ti­to­rio en ese sen­ti­do.

La pri­me­ra pre­gun­ta es si esa nor­ma pue­de lle­gar a apli­car­se en nues­tro país.

Ha­ce ya un tiem­po, una dipu­tada na­cio­nal por la Coa­li­ción Cí­vi­ca, Mar­ce­la Cam­pag­no­li, acom­pa­ña­da por otros le­gis­la­do­res del ofi­cia­lis­mo, pre­sen­tó un pro­yec­to de ley pa­ra li­mi­tar que pue­dan pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­tos quie­nes ten­gan una con­de­na pe­nal en se­gun­da ins­tan­cia.

Me­dian­te ese pro­yec­to se re­for­ma la car­ta or­gá­ni­ca de los par­ti­dos po­lí­ti­cos con el ob­je­ti­vo de que quie­nes pre­ten­dan ac­ce­der a un car­go pú­bli­co me­dian­te elec­cio­nes pre­sen­ten una de­cla­ra­ción ju­ra­da en la que ex­pre­sen que no cuen­tan con una sen­ten­cia pe­nal con­de­na­to­ria en se­gun­da ins­tan­cia res­pec­to de to­dos los de­li­tos do­lo­sos. No so­lo los re­fe­ri­dos a co­rrup­ción es­ta­tal. En la ac­tua­li­dad, la dipu­tada Cam­pag­no­li, jun­to con sus pa­res de ban­ca­da Gra­cie­la Oca­ña, Sil­via Los­pen­na­to y Pau­la Oli­ve­to, im­pul­sa el in­gre­so al Con­gre­so de un nue­vo pro­yec­to en la ma­te­ria.

Ca­be re­cor­dar en es­te pun­to lo que vie­ne ocu­rrien­do de ma­ne­ra es­can­da­lo­sa con el se­na­dor Car­los Me­nem. Ha­ce dos años, la Cá­ma­ra Na­cio­nal Elec­to­ral lo in­ha­bi­li­tó pa­ra com­pe­tir por una ban­ca por La Rio­ja, pe­ro la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia ter­mi­nó fa­cul­tán­do­lo. Pa­ra en­ton­ces, la Cá­ma­ra Fe­de­ral de Ca­sa­ción ya ha­bía con­fir­ma­do la pe­na de sie­te años de pri­sión y 14 pa­ra ejer­cer car­gos pú­bli­cos pa­ra el ex­pre­si­den­te por el trá­fi­co de ar­mas a Croa­cia y Ecua­dor du­ran­te la dé­ca­da del 90. Es de­cir, ya ha­bía una con­de­na de se­gun­da ins­tan­cia. Fi­nal­men­te, Me­nem fue ab­suel­to por pres­crip­ción de la cau­sa y no por su­pues­ta inocen­cia, ya que ha­bían pa­sa­do 23 años. O sea que la Jus­ti­cia, in­vo­can­do su pro­pia tor­pe­za (el ex­ce­si­vo pa­so del tiem­po), ava­ló la im­pu­ni­dad.

En otra cau­sa, en oc­tu­bre pa­sa­do, Ca­sa­ción ra­ti­fi­có la pe­na de cua­tro años de pri­sión con­tra el ex­pre­si­den­te por el pa­go de so­bre­suel­dos a fun­cio­na­rios de su go­bierno. Me­nem y, aho­ra, Cris­ti­na Kirch­ner se am­pa­ran en un uso tan es­pu­rio co­mo in­de­bi­do de sus fue­ros par­la­men­ta­rios pa­ra evi­tar ser en­car­ce­la­dos. Lo mis­mo in­ten­tó ha­cer Ju­lio De Vi­do, pe­ro la Cá­ma­ra ba­ja –no sin re­sis­ten­cias– le qui­tó los fue­ros, por lo que hoy se en­cuen­tra pre­so.

La se­na­do­ra Kirch­ner no ha si­do tra­ta­da con la mis­ma va­ra co­mo con­se­cuen­cia de la opo­si­ción de la ma­yo­ría de se­na­do­res pe­ro­nis­tas a des­afo­rar­la. Es­pe­cu­lan, ade­más, con la po­si­bi­li­dad de que la ex­pre­si­den­ta vuel­va a com­pe­tir elec­to­ral­men­te por un nue­vo man­da­to pre­si­den­cial en los co­mi­cios por rea­li­zar­se es­te año. Di­fí­cil­men­te los pró­xi­mos me­ses la en­cuen­tren con una do­ble con­de­na ju­di­cial con­fir­ma­da, da­da la len­ti­tud con la que se mue­ve la Jus­ti­cia, pe­ro una ley de fi­cha lim­pia le im­pe­di­ría que vol­ver a pre­sen­tar­se en elec­cio­nes si­guien­tes. No so­lo a ella, sino a cual­quier can­di­da­to en su si­tua­ción.

El ca­so de Cris­ti­na Kirch­ner es, ade­más, des­ca­be­lla­do des­de su pro­pio pun­to de vis­ta, cuan­do en 1996, sien­do le­gis­la­do­ra, pi­dió la re­nun­cia del en­ton­ces mi­nis­tro de De­fen­sa, Os­car Ca­mi­lión, en la pro­pia ca­ra del fun­cio­na­rio, acu­sa­do jun­to con Me­nem por la ven­ta ile­gal de ar­mas. ¿Qué di­jo en­ton­ces Cris­ti­na Kirch­ner?: “Es re­cu­rren­te la afir­ma­ción del mi­nis­tro Ca­mi­lión en el sen­ti­do de que has­ta tan­to no ten­ga fin la in­ves­ti­ga­ción, pa­re­ce que no pu­die­ran de­ter­mi­nar­se res­pon­sa­bles, con lo cual es­to con­du­ci­ría a la cu­rio­sa ló­gi­ca de que los mi­nis­tros en es­te país o se van pre­sos o no se van de nin­gu­na ma­ne­ra, por­que en­ton­ces se pue­de ir pre­so úni­ca­men­te cuan­do a uno lo con­de­nan pe­nal­men­te”.

El in­te­rro­gan­te aho­ra es: ¿va la ley de fi­cha lim­pia con­tra la pre­sun­ción de inocen­cia, co­mo fa­laz­men­te quie­ren ha­cer apa­re­cer sus de­trac­to­res? Quie­nes la im­pul­san en nues­tro país sos­tie­nen que no, ya que no se tra­ta de cas­ti­gar un cri­men –eso ri­ge en se­de pe­nal–, sino que lo que se es­tá pro­te­gien­do es el de­re­cho de la ciu­da­da­nía a re­gla­men­tar las con­di­cio­nes pa­ra ser can­di­da­to y evi­tar que na­die más pue­da re­fu­giar­se en sus fue­ros par­la­men­ta­rios co­mo es­tra­te­gia pa­ra es­ca­par de la Jus­ti­cia.

La ter­ce­ra pre­gun­ta es si en nues­tro país se pue­de ini­ciar es­te pro­ce­so me­dian­te una ini­cia­ti­va po­pu­lar. La res­pues­ta es sí. La re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de 1994 in­cor­po­ró ese me­ca­nis­mo de de­mo­cra­cia se­mi­di­rec­ta. La ley que lo re­gla­men­tó dis­po­ne que los ciu­da­da­nos pue­den ejer­cer el de­re­cho de ini­cia­ti­va po­pu­lar pa­ra pre­sen­tar pro­yec­tos an­te la Cá­ma­ra de Dipu­tados de la Na­ción siem­pre que se lo­gre la fir­ma de un nú­me­ro de per­so­nas no in­fe­rior al 1,5% del pa­drón elec­to­ral, que re­pre­sen­te a por lo me­nos seis dis­tri­tos elec­to­ra­les y que no ver­se so­bre re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, tri­bu­tos, pre­su­pues­to ni ma­te­ria pe­nal. La nor­ma es­ta­ble­ce pla­zos de pre­sen­ta­ción pa­ra la obli­ga­to­rie­dad de su tra­ta­mien­to por par­te de los le­gis­la­do­res.

Va­le ha­cer no­tar que ese im­pul­so ciu­da­dano co­men­zó a to­mar for­ma en la pla­ta­for­ma chan­ge.org/fi­cha­lim­pia, don­de fue lan­za­da una pe­ti­ción a Dipu­tados pa­ra so­li­ci­tar la apro­ba­ción de esa ley.

Co­mo otra mues­tra del in­te­rés ciu­da­dano por po­ner freno a la co­rrup­ción en nues­tro país, una re­cien­te en­cues­ta de la con­sul­to­ra D’ Ales­sio/Irol arro­jó co­mo re­sul­ta­do que esa nor­ma cuen­ta con el apo­yo de más del 60% de los en­cues­ta­dos.

En­tre quie­nes es­ca­sea el in­te­rés es en­tre nues­tros le­gis­la­do­res, que han de­ja­do caer pro­yec­tos ten­dien­tes a trans­pa­ren­tar la po­lí­ti­ca y cas­ti­gar a los co­rrup­tos.

Es de es­pe­rar que to­dos, co­mo ciu­da­da­nos, nos com­pro­me­ta­mos a ha­cer no­tar a nues­tra di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca que, co­mo mu­chas ve­ces se ha di­cho, sin éti­ca no hay de­mo­cra­cia.

Ur­ge san­cio­nar en nues­tro país una ley que, co­mo la de fi­cha lim­pia en Bra­sil, prohí­ba com­pe­tir por car­gos pú­bli­cos no so­lo a quie­nes han si­do con­de­na­dos en dos ins­tan­cias ju­di­cia­les, sino tam­bién a aque­llos que atra­vie­san un pro­ce­so de

im­peach­ment o que ha­yan re­nun­cia­do a un car­go pa­ra evi­tar el jui­cio po­lí­ti­co

Con la ley de fi­cha lim­pia, “los co­rrup­tos van a ir a la cár­cel en lu­gar de ir al Con­gre­so”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.