El re­cha­zo a la de­mo­cra­cia

La Nacion - - Opinión - Omar Ar­güe­llo

El triun­fo de can­di­da­tos po­co re­pu­bli­ca­nos en va­rios paí­ses eu­ro­peos, así co­mo el de Trump en Es­ta­dos Uni­dos y el de Bol­so­na­ro en Bra­sil, es el re­sul­ta­do de pro­ce­sos elec­to­ra­les que han cum­pli­do con las con­di­cio­nes que Ro­bert Dahl se­ña­la pa­ra ha­blar de po­liar­quía. Pe­se a ello, una co­rrien­te de opi­nión ex­pre­sa su re­cha­zo al ti­po de de­mo­cra­cia que se de­ri­va de esos re­sul­ta­dos. Por otro la­do, la úl­ti­ma en­cues­ta de La­ti­no­ba­ró­me­tro en 18 paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na in­di­ca que la pre­fe­ren­cia por la de­mo­cra­cia se ha re­du­ci­do a so­lo un 48% de los en­cues­ta­dos.

Lo an­te­rior mues­tra el re­cha­zo a de­ter­mi­na­das for­mas de de­mo­cra­cia, tan­to por par­te de quie­nes cues­tio­nan aque­llos re­sul­ta­dos elec­to­ra­les co­mo de la ma­yo­ría de los la­ti­noa­me­ri­ca­nos en­cues­ta­dos. Son re­cha­zos di­fe­ren­tes que re­mi­ten a ex­pec­ta­ti­vas dis­tin­tas en cuan­to a lo que es­pe­ran de “la de­mo­cra­cia”. Y es­to ocu­rre por­que el con­cep­to “de­mo­cra­cia” per­mi­te di­fe­ren­tes lecturas. Sar­to­ri afir­ma que “el tér­mino de­mo­kra­tia fue acu­ña­do ha­ce unos 2400 años” y “que du­ran­te esa lar­ga vi­da ha ad­qui­ri­do di­ver­sos sig­ni­fi­ca­dos”. De esas va­ria­cio­nes in­tere­sa aho­ra la que se pro­du­ce con la apa­ri­ción del li­be­ra­lis­mo po­lí­ti­co. En pa­la­bras de Sar­to­ri: “Ha­bla­mos a ve­ces de de­mo­cra­cia pa­ra re­fe­rir­nos a la de­mo­cra­cia li­be­ral y, en otras oca­sio­nes pa­ra de­sig­nar sim­ple­men­te la de­mo­cra­cia. En el pri­mer ca­so pres­ta­mos a la de­mo­cra­cia to­dos los atri­bu­tos del li­be­ra­lis­mo, y en con­se­cuen­cia el ideal de­mo­crá­ti­co se pre­sen­ta co­mo el ideal de la li­ber­tad; en el se­gun­do ca­so, li­be­ra­lis­mo y de­mo­cra­cia es­tán se­pa­ra­dos y el ideal de­mo­crá­ti­co vuel­ve a ser la igual­dad”.

Es­ta es la di­fe­ren­cia en­tre el ti­po de de­mo­cra­cia que con­ci­ben aque­llos que re­cha­zan los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les men­cio­na­dos, y el ti­po de de­mo­cra­cia a la que as­pi­ran las ma­yo­rías ciu­da­da­nas la­ti­noa­me­ri­ca­nas. Los pri­me­ros de­fien­den una con­cep­ción li­be­ral de la de­mo­cra­cia y lle­gan a cues­tio­nar el com­por­ta­mien­to de los ciu­da­da­nos que, en ejer­ci­cio de su po­der so­be­rano, eli­gen go­ber­nan­tes po­co cui­da­do­sos de los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos (la idea de un de­mos an­ti­de­mo­crá­ti­co pa­re­ce una con­tra­dic­ción en los tér­mi­nos). Por su par­te, la en­cues­ta de La­ti­no­ba­ró­me­tro mues­tra que los ciu­da­da­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos as­pi­ran a una de­mo­cra­cia que pon­ga el acen­to en la sa­tis­fac­ción de sus de­man­das so­cio­eco­nó­mi­cas: en­tre los en­cues­ta­dos que pa­de­cen ese ti­po de pro­ble­mas la in­sa­tis­fac­ción con la de­mo­cra­cia sube al 83%. La mis­ma en­cues­ta con­fir­ma que el re­cha­zo no se re­la­cio­na con un ses­go au­to­ri­ta­rio de los ciu­da­da­nos, ya que so­lo un 15%, y so­lo en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias, pre­fie­re ese ti­po de go­bierno.

En un es­ce­na­rio de re­cha­zos cru­za­dos co­mo es­te, se im­po­ne la ta­rea de crear las ba­ses pa­ra una de­mo­cra­cia que, re­gi­da por los va­lo­res del li­be­ra­lis­mo po­lí­ti­co, se ocu­pe ade­más de los pro­ble­mas ma­te­ria­les de las ma­yo­rías. Y de los mu­chos ac­to­res ne­ce­sa­rios pa­ra es­te pro­ce­so de cam­bios me­re­cen des­ta­car­se co­mo los prin­ci­pa­les: 1) los ciu­da­da­nos; 2) las fuer­zas po­lí­ti­cas que se pos­tu­lan pa­ra go­ber­nar; y 3) los for­ma­do­res de opi­nión que ali­men­tan el con­te­ni­do de nues­tra cul­tu­ra po­lí­ti­ca.

De los ciu­da­da­nos, que de­fi­ni­rán con su vo­to el ti­po de de­mo­cra­cia a re­gir, so­lo una par­te ten­drá al­gún ti­po de par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va; y su vo­to de­pen­de­rá de las ofer­tas po­lí­ti­cas que re­ci­ba, así co­mo del ti­po de ideas que los for­ma­do­res de opi­nión lo­gren in­tro­du­cir en el ima­gi­na­rio so­cio­po­lí­ti­co de los mis­mos.

Los par­ti­dos po­lí­ti­cos re­pu­bli­ca­nos de­ben am­pliar sus ob­je­ti­vos y sus res­pon­sa­bi­li­da­des, ses­ga­dos hoy por lle­gar al po­der y ad­mi­nis­trar mal, y sin trans­pa­ren­cia, los es­ca­sos re­cur­sos exis­ten­tes; re­cur­sos que son es­ca­sos pre­ci­sa­men­te por­que nun­ca su­pie­ron o qui­sie­ron de­jar el fa­ci­lis­mo eco­nó­mi­co pa­ra arries­gar una es­tra­te­gia de desa­rro­llo de lar­go pla­zo, crea­do­ra de ri­que­zas y em­pleo ge­nuino. Los lla­ma­dos des­pec­ti­va­men­te “out­si­ders” no son más que una con­se­cuen­cia de sus fra­ca­sos.

Una ta­rea es­pe­cial ca­be a di­fe­ren­tes ac­to­res des­ta­ca­dos de la so­cie­dad ci­vil en cuan­to a ins­ta­lar en los ciu­da­da­nos, y tam­bién en los par­ti­dos po­lí­ti­cos, la ne­ce­si­dad de com­ple­tar la vi­gen­cia de va­lo­res re­pu­bli­ca­nos con cer­te­zas pro­gra­má­ti­cas ta­les co­mo pro­mo­ver las in­ver­sio­nes pri­va­das –úni­cas crea­do­ras de ri­que­za y em­pleo ge­nuino–, no gas­tar más de lo que se re­cau­da, y aban­do­nar el asis­ten­cia­lis­mo co­mo po­lí­ti­ca de fon­do pa­ra sus­ti­tuir­lo por una es­tra­te­gia pro­duc­ti­va de lar­go pla­zo, crea­do­ra de una ri­que­za que de­be ser dis­tri­bui­da equi­ta­ti­va­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.