Es­ta­mos di­se­ña­dos pa­ra sen­tir

LA NACION - - PROPIEDADE­S -

So­mos se­res emo­cio­na­les. Es­ta­mos di­se­ña­dos pa­ra sen­tir. Sin em­bar­go a la ho­ra de en­ca­rar nues­tro tra­ba­jo, es fre­cuen­te ol­vi­dar es­te de­ta­lle. Es cier­to que se requiere in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to pa­ra ges­tio­nar. Po­ner­nos ob­je­ti­vos (de cre­ci­mien­to, cap­ta­ción o fac­tu­ra­ción por ejem­plo) y pla­ni­fi­car di­ver­sas es­tra­te­gias pa­ra lo­grar­lo en el tiem­po pla­nea­do, es fun­da­men­tal. Es ver­dad que es im­por­tan­te eva­luar re­sul­ta­dos pe­rió­di­ca­men­te y che­quear los avan­ces que va­mos rea­li­zan­do ha­cia ese ob­je­ti­vo pro­pues­to me­dian­te el cum­pli­mien­to de me­tas in­ter­me­dias. Cuán­tas ve­ces he­mos de cam­biar el mo­do de ope­rar pues di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias nos des­via­ron del ca­mino! To­do es­to es ra­cio­na­li­dad, co­no­ci­mien­to, mé­to­do y es par­te de nues­tro profesiona­lismo. Sin em­bar­go es so­lo una ca­ra, una por­ción del mis­mo. Hay dos pa­tas más. Una de ellas es en­ten­der que del otro la­do de mi ges­tión, hay una per­so­na con una ne­ce­si­dad. En nues­tro profesiona­lismo so­le­mos ver “mer­ca­dos” “de­man­da” “ofer­ta”, abs­trac­cio­nes que nos dis­tan­cian. Apren­der a es­cu­char de mo­do ac­ti­vo, si­len­ciar los pro­pios diá­lo­gos in­te­rio­res pa­ra abrir­nos al otro y po­der de­co­di­fi­car su ne­ce­si­dad más pro­fun­da es un ar­te que com­ple­ta nues­tro ofi­cio. Por úl­ti­mo, re­cor­dar que te­ne­mos for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des, con lí­mi­tes y re­cur­sos. Co­no­cer­nos, ele­gir ca­da tan­to, pa­rar pa­ra re­gis­trar­nos, em­po­de­rar nues­tros pun­tos de al­to ren­di­mien­to y com­ple­men­tar­nos con otros pa­ra for­ta­le­cer nues­tras áreas más flo­jas tra­ba­jan­do en equi­po ele­va­rá nues­tro ren­di­mien­to pro­fe­sio­nal de mo­do ex­po­nen­cial. Lo­gra­re­mos ade­más, ser per­so­nas más fe­li­ces y con­ta­gia­re­mos es­te bie­nes­tar a aque­llos con quie­nes tra­ba­je­mos en red y a las per­so­nas a las que ase­so­re­mos a lo lar­go de nues­tra ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y de nues­tra vi­da.

Ma­ria­na Stan­ge

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.