Go­lea­dor con tris­te­za

Mes­si ga­nó la Bo­ta de Oro, pe­ro no ol­vi­da el gol­pe de la Cham­pions

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Juan I. Iri­go­yen

BAR­CE­LO­NA.– La Cham­pions Lea­gue ator­men­ta a Bar­ce­lo­na. Tras el tre­men­do po­rra­zo en An­field Road, cuan­do el equi­po azul­gra­na nau­fra­gó en el par­ti­do de vuel­ta de la se­mi­fi­nal de la Cham­pions Lea­gue des­pués di­la­pi­dar una ven­ta­ja de 3-0, el ves­tua­rio que­dó en el ojo de la tor­men­ta. De nue­vo, se que­da­ban fue­ra de la pe­lea por la Ore­jo­na. De nue­vo, de­rro­cha­ban una di­fe­ren­cia de tres go­les a fa­vor, co­mo la cam­pa­ña pa­sa­da ante Roma. Por ra­zo­nes más psí­qui­cas que téc­ni­cas, los mu­cha­chos de Ernesto Val­ver­de no pue­den ges­tio­nar la an­sie­dad pa­ra vol­ver a traer el tro­feo a Bar­ce­lo­na, de­ma­sia­do frá­gi­les en ca­da eli­mi­na­to­ria le­jos del Camp Nou. En­ton­ces, co­mo si la Cham­pions eclip­sa­ra a La Li­ga, al­gu­nos fut­bo­lis­tas del Ba­rça ce­rra­ron la per­sia­na de la tem­po­ra­da. Lio­nel Mes­si, no. “Y se­gu­ra­men­te a nin­guno le due­la más que a él”, opi­nan. Tan­to fue así que, ho­ras más tar­de, con­si­guió sin ju­gar la sexta Bo­ta de Oro, pe­ro el crack ya ha­bía ase­gu­ra­do que lo te­nía sin cui­da­do. “Soy sin­ce­ro: ni pien­so en eso. To­da­vía nos es­ta­mos re­po­nien­do de lo que pa­só en Li­ver­pool o al me­nos yo, per­so­nal­men­te. Fue un gol­pe muy du­ro y to­da­vía ten­go la ca­be­za en eso. No pien­so en lo in­di­vi­dual”, ha­bía ase­gu­ra­do. Es la ter­ce­ra con­se­cu­ti­va: con 36 go­les en 34 par­ti­dos, el crack su­peró a Ky­lian Mbap­pé (33).

Des­pués de la de­rro­ta en An­field, Luis Suá­rez se ba­jó de La Li­ga y de la Co­pa del Rey. Apu­ra­do, al día si­guien­te de re­gre­sar Li­ver­pool, se ope­ró de la ro­di­lla a las 3:30 de la ma­ña­na en una clí­ni­ca de Bar­ce­lo­na. La prio­ri­dad es Uru­guay, por más que el Ba­rça le pa­gue más de 15 mi­llo­nes de eu­ros lim­pios de suel­do y de que sus com­pa­ñe­ros lo ne­ce­si­ta­ran pa­ra la fi­nal de la Co­pa del Rey –hoy, ante Va­len­cia, en Se­vi­lla–, so­bre to­do des­de que Dem­bé­lé se vol­vió a me­ter en la en­fer­me­ría. A Art­hur Me­lo, otro de los que tie­ne la Co­pa Amé­ri­ca en­tre ce­ja y ce­ja, le re­sul­tó im­po­si­ble com­pe­tir en Es­pa­ña con sus pro­ble­mas mus­cu­la­res, aun­que es­ta­rá en Se­vi­lla sin el al­ta mé­di­ca. Mes­si, en cam­bio, que arras­tra una mo­les­tia en el pu­bis des­de ha­ce cin­co me­ses, ju­gó ante Ge­ta­fe y Eibar. Por su­pues­to tam­bién es­ta­rá en la can­cha de Be­tis pa­ra in­ten­tar ga­nar su quin­ta Co­pa en fi­la.

“Es­toy me­jor, ven­go arras­tran­do mo­les­tias des­de enero. Tu­ve mu­cho do­lor, pe­ro lo ten­go con­tro­la­do”, ex­pli­có Mes­si. En mar­zo de­jó an­tes de tiem­po la ex­pe­di­ción de la Ar­gen­ti­na co­mo con­se­cuen­cia de es­ta do­len­cia. “Hoy por hoy, creo que es­toy al 100 por 100”, sub­ra­yó. No es na­da ha­bi­tual ver al ro­sa­rino en la sa­la de pren­sa de la Ciu­dad De­por­ti­va del Bar­ce­lo­na. De he­cho, la úl­ti­ma vez que com­pa­re­ció en una rue­da de pren­sa fue el 5 de ma­yo de 2015 an­tes de la se­mi­fi­nal de la Cham­pions ante Ba­yern Mu­nich. En aque­lla oca­sión, ha­bló 657 días des­pués de su an­te­rior pre­sen­ta­ción, cuan­do el Ta­ta Mar­tino to­da­vía man­da­ba en el Camp Nou. En cual­quier ca­so, des­de que asu­mió el li­de­raz­go del Ba­rça (se con­vir­tió en el primer ca­pi­tán el pa­sa­do ve­rano), el Nº10 se ha de­ja­do ver más en las zo­nas mix­tas, un ejer­ci­cio que ya rea­li­za­ba con la Ar­gen­ti­na, cuan­do Ale­jan­dro Sa­be­lla –en com­pli­ci­dad con Mas­che­rano– le en­tre­gó la cin­ta en 2011.

Aun­que ca­biz­ba­jo, por mo­men­tos más par­co, en otros más elo­cuen­te, nun­ca dis­ten­di­do, mu­cho me­nos son­rien­te, el Nº10 en­fren­tó a la pren­sa en Bar­ce­lo­na. No ha­bía di­cho ni una pa­la­bra tras la de­ba­cle en Li­ver­pool, na­da ex­pre­si­vo en los dos due­los si­guien­tes del Ba­rça en La Li­ga. Mes­si que­ría ha­blar. No lo ha­ría con la bron­ca en la bo­ca. La vez que se ha­bía de­ja­do ga­nar por las emo­cio­nes re­nun­ció a la ce­les­te y blan­ca en Es­ta­dos Uni­dos 2016. Me­ses des­pués se arre­pin­tió. Te­nía cla­ro, sin em­bar­go, que an­tes de via­jar a la Ar­gen­ti­na de­ja­ría un men­sa­je en Bar­ce­lo­na.

De he­cho, de­jó pin­ta­do a Pi­qué. El par­lan­chín cen­tral ca­ta­lán, siem­pre dis­pues­to a lla­mar la aten­ción, se que­dó sen­ta­do a su la­do ca­si sin sol­tar pren­da. Ha­bía tan­ta ex­pec­ta­ti­va en Bar­ce­lo­na pa­ra la rue­da de pren­sa de Mes­si, que el club cam­bió el pro­to­co­lo: ha­bía que acre­di­tar­se pa­ra en­trar a la sa­la de pren­sa de la Ciu­dad De­por­ti­va Joan Gam­per. Los ju­ga­do­res lle­ga­ron 15 mi­nu­tos más tar­de de lo agen­da­do. Du­ró 23 mi­nu­tos. Ha­bía 20 pre­gun­tas asig­na­das, el je­fe de pren­sa re­ga­ló una más: 18 fue­ron pa­ra Mes­si. Pi­qué, abu­rri­do, mi­ra­ba el ce­lu­lar. Ha­bla­ba Mes­si y ha­bía que es­cu­char.

De en­tra­da, ti­ró un mea cul­pa. “Fue la­men­ta­ble la ima­gen que di­mos en el cam­po del Li­ver­pool. Te pue­de pa­sar una vez, pe­ro no dos”, sub­ra­yó. La ac­ti­tud en la Cham­pions man­cha al equi­po azul­gra­na pa­ra Mes­si. “En el se­gun­do tiem­po en An­field hu­bo un so­lo equi­po en el cam­po. Lo que no nos po­de­mos per­do­nar es que no com­pe­ti­mos”, aña­dió. Has­ta se ol­vi­dó del qué di­rán. Ob­vio que una par­te del bar­ce­lo­nis­mo le otor­gue más po­der a él que al pre­si­den­te Bar­to­meu, pa­ra de­fen­der a Ernesto Val­ver­de. “El Mís­ter no tie­ne la cul­pa de na­da”.

Sa­bía Mes­si que le pre­gun­ta­rían por los cam­bios en el plan­tel. La ti­ró afue­ra. “No me co­rres­pon­de a mí”. De­jó cla­ro, sin em­bar­go, el de­seo del ves­tua­rio res­pec­to de Griez­mann. “No opino”, soltó, ro­tun­do. Los lí­de­res del gru­po azul­gra­na no quie­ren sa­ber na­da con el fran­cés, que co­que­teó con el Ba­rça el año pa­sa­do pa­ra des­pués anun­ciar en un do­cu­men­tal que se que­da­ba en el Atlé­ti­co.

Con­clu­yen­te con Griez­mann, tam­bién con su fu­tu­ro. Afe­rra­do al Camp Nou co­mo a la Ce­les­te y Blan­ca. “He te­ni­do mu­chas frus­tra­cio­nes con la se­lec­ción y yo lo si­go in­ten­tan­do”.

REUTERS

“No nos po­de­mos per­do­nar que no com­pe­ti­mos”, di­jo Mes­si, aún con la Cham­pions en la ca­be­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.