los gre­mios se ale­jan de lavagna y bus­can la uni­dad del pj

La CGT le re­ti­ró el apo­yo al eco­no­mis­ta y pre­sio­na por un tra­to en­tre Al­ter­na­ti­va Fe­de­ral y el kirch­ne­ris­mo

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Nicolás Ba­li­not­ti

La ines­pe­ra­da no­mi­na­ción de Alberto Fernández co­mo can­di­da­to a pre­si­den­te en una fór­mu­la con Cris­ti­na Kirch­ner or­de­nó fu­gaz­men­te la dis­per­sión sin­di­cal. Por sen­de­ros se­pa­ra­dos, y en una suer­te de pa­rén­te­sis de la or­ga­ni­za­ción del pa­ro ge­ne­ral del miér­co­les pró­xi­mo, las di­fe­ren­tes tri­bus tra­ba­jan pa­ra for­zar una even­tual uni­dad opo­si­to­ra pa­ra com­pe­tir en las pri­ma­rias de agos­to. No es ta­rea sen­ci­lla, pe­ro los gre­mios se jac­tan de te­ner la in­fluen­cia y los fon­dos pa­ra ta­llar en la re­con­fi­gu­ra­ción del nue­vo ma­pa elec­to­ral.

Hay tres ne­go­cia­cio­nes en mar­cha que se es­ti­ra­rán has­ta el fi­lo del 12 de ju­nio, la fe­cha lí­mi­te pa­ra ins­cri­bir las alian­zas par­ti­da­rias. Las ges­tio­nes sin­di­ca­les son prin­ci­pal­men­te con Cris­ti­na Kirch­ner, a quien un sec­tor le su­ge­ri­rá que se co­rra pa­ra fa­ci­li­tar un acuer­do más am­plio, y con Ro­ber­to Lavagna, a quien ya le re­ti­ra­ron el apo­yo. Hay una ter­ce­ra ins­tan­cia con ac­to­res múl­ti­ples, pe­ro con un mis­mo fin: con­se­guir el in­vo­lu­cra­mien­to de los go­ber­na­do­res pa­ra evi­tar un triun­fo de Mau­ri­cio Ma­cri.

El ope­ra­ti­vo Lavagna ya es­tá ace­le­ra­do. Una tro­pa de sin­di­ca­lis­tas lo vi­si­ta­ron el lu­nes pa­sa­do y con­di­cio­na­ron su apo­yo elec­to­ral a que acep­te com­pe­tir en una elec­ción in­ter­na den­tro del pe­ro­nis­mo. “Jue­ga en la in­ter­na o se que­da so­lo”, sen­ten­ció uno de los di­ri­gen­tes que es­tu­vo ca­ra a ca­ra con el eco­no­mis­ta. Has­ta Luis Ba­rrio­nue­vo, el gran im­pul­sor del ex­mi­nis­tro de Duhal­de y Kirch­ner, lo apu­ró con una de­fi­ni­ción an­tes de que su can­di­da­tu­ra se des­in­fle y que­de des­va­ne­ci­da en al­go tes­ti­mo­nial. Lavagna re­la­ti­vi­zó las pre­sio­nes sin­di­ca­les y da la sen­sa­ción de que que­dó a la es­pe­ra de un ais­la­do gol­pe de suer­te que lo de­vuel­va a la ca­rre­ra por la pre­si­den­cia.

Has­ta que Cris­ti­na sa­cu­dió el ta­ble­ro con Alberto Fernández, el grue­so de los di­ri­gen­tes de la CGT apos­ta­ba a for­ta­le­cer Al­ter­na­ti­va Fe­de­ral con la in­clu­sión de Lavagna en el es­pa­cio. Des­pués del cim­bro­na­zo del sá­ba­do pa­sa­do, es­pe­ran aho­ra una se­ñal de Massa, quien no des­car­ta ex­plo­rar un acer­ca­mien­to con el PJ kirch­ne­ris­ta pa­ra for­zar una gran in­ter­na opo­si­to­ra, se­gún dos gre­mia­lis­tas de su con­fian­za. La pos­tu­ra del ti­gren­se es, por aho­ra, la que co­se­cha más ad­he­sio­nes sin­di­ca­les. Aun­que con el es­ce­na­rio aún in­cier­to, los gre­mios evi­ta­rán las pos­tu­ras ta­jan­tes y es­pe­ra­rán lle­gar a la rec­ta fi­nal pa­ra apos­tar por el ga­na­dor.

En­tre los gre­mios, Cris­ti­na di­vi­de aguas. Hay di­ri­gen­tes que pre­fie­ren in­clu­so la con­ti­nui­dad de Ma­cri an­tes que su re­gre­so. No lo re­co­no­ce­rán a vi­va voz. To­da­vía le re­pro­chan cier­to nin­gu­neo a la CGT du­ran­te su ges­tión y ha­ber ta­po­na­do el re­par­to de fon­dos pa­ra las obras so­cia­les.

Pe­ro el co­rri­mien­to de Cris­ti­na ha­cia la vi­ce­pre­si­den­cia fue ce­le­bra­do por gre­mia­lis­tas que ha­bían to­ma­do dis­tan­cia del kirch­ne­ris­mo, co­mo Juan Car­los Sch­mid o el es­ta­tal An­drés Ro­drí­guez. Tam­bién por el ba­rrio­nue­vis­ta Car­los Acu­ña. La ju­ga­da Fernández-fernández, por ejem­plo, ter­mi­nó de con­ven­cer a Héctor Daer, je­fe de la CGT, de que se­ría el me­jor ata­jo pa­ra apro­xi­mar­se a la uni­dad pe­ro­nis­ta, un de­seo que pa­re­ce hoy im­po­si­ble.

Una iro­nía: Daer, re­fe­ren­te de “los Gor­dos”, y Hu­go Mo­yano, his­tó­ri­co ri­val gre­mial de ese sec­tor, jue­gan jun­tos pa­ra trac­cio­nar a go­ber­na­do­res y a Ser­gio Massa ha­cia el PJ kirch­ne­ris­ta.

Dos ges­tio­nes en pa­ra­le­lo es­tán en cur­so, aun­que con sin­di­ca­lis­tas que por aho­ra no es­tán dis­pues­tos a re­con­ci­liar­se con Cris­ti­na y que du­dan de la au­to­no­mía que pue­da te­ner Alberto Fernández. Una pri­me­ra avan­za­da pre­veía pe­dir­le a la ex­pre­si­den­ta que desis­ta de cual­quier can­di­da­tu­ra pa­ra alla­nar la uni­dad. Pe­ro Cris­ti­na les ga­nó de mano con la no­mi­na­ción de Alberto. Or­ques­ta­ban la ma­nio­bra di­ri­gen­tes de la Unión Fe­rro­via­ria, la UOM y Luz y Fuer­za.

El otro pa­so lo da­ría Omar Vi­via­ni, quien con­ser­va ne­xos con to­dos los sec­to­res sin­di­ca­les y con las dis­tin­tas ver­tien­tes del pe­ro­nis­mo. El je­fe de los ta­xis­tas tie­ne pre­vis­to la se­ma­na que viene un en­cuen­tro con alle­ga­dos a Cris­ti­na. No sor­pren­de­ría si su­gie­re allí co­rrer a la ex­pre­si­den­ta de la fór­mu­la con Fernández pa­ra ha­bi­li­tar una gran in­ter­na pe­ro­nis­ta, pe­ro sin ella. En los gre­mios dis­tin­guen la ju­ga­da co­mo un an­zue­lo pa­ra cap­tar a los go­ber­na­do­res y unir al PJ kirch­ne­ris­ta con Al­ter­na­ti­va Fe­de­ral.

“Nin­gún di­ri­gen­te sin­di­cal tie­ne los hue­vos pa­ra plan­tear­le a Cris­ti­na que se ba­je. Mo­yano y Vi­via­ni son los úni­cos que po­drían ha­cer­lo”, su­gi­rie­ron di­fe­ren­tes vo­ces de la CGT. Tam­bién men­cio­na­ron a Daer co­mo otro in­ter­lo­cu­tor vá­li­do.

Mo­yano se re­con­ci­lió con la ex­pre­si­den­ta el año pa­sa­do (des­pués de sie­te años de ha­ber es­ta­do dis­tan­cia­do) y re­gre­só al PJ. Vi­via­ni, en cam­bio, man­tie­ne cier­ta frial­dad a raíz de al­gu­nos cru­ces re­tó­ri­cos que tu­vo con La Cám­po­ra. Mien­tras que Daer, que se ha­bía apar­ta­do del kirch­ne­ris­mo cuan­do ac­ce­dió en 2013 a una ban­ca de dipu­tado por el mas­sis­mo, hi­zo las pa­ces ha­ce dos años em­pu­ja­do más por su re­cha­zo a la ges­tión ma­cris­ta que por las coin­ci­den­cias con ella. “Los vo­tos son de ella. Si le pe­di­mos que se ba­je nos va a sa­car ca­gan­do”, es­pe­cu­ló un je­rár­qui­co de la CGT. Per­sua­dir a Cris­ti­na se an­ti­ci­pa co­mo la ges­tión más di­fí­cil. Los gre­mios lo sa­ben.

Pe­ro no to­dos los sin­di­ca­tos or­bi­tan al­re­de­dor de la tri­bu pe­ro­nis­ta. El ru­ra­lis­ta Ra­món Aya­la, que apa­re­ció co­mo apor­tan­te de di­ne­ro en la cam­pa­ña de Cam­bie­mos en 2017, tra­ba­ja pa­ra con­se­guir ad­he­sio­nes al ofi­cia­lis­mo. En­car­nar el sin­di­ca­lis­mo ma­cris­ta le dio sus fru­tos: re­cu­pe­ró el con­trol de la ca­ja del Re­gis­tro de Tra­ba­ja­do­res Ru­ra­les y Em­plea­do­res, y un por­cen­ta­je de la re­cau­da­ción del Fon­do Es­pe­cial del Ta­ba­co, que se nu­tre de las ven­tas de ca­da pa­que­te de ci­ga­rri­llos. La se­ma­na pa­sa­da Aya­la in­ten­tó dar­le cier­to aval sin­di­cal a los diez pun­tos que el Go­bierno tra­zó pa­ra un acuer­do de es­ta­bi­li­dad. El apo­yo se es­ce­ni­fi­có en la Ca­sa Ro­sa­da con el mi­nis­tro del In­te­rior, Ro­ge­lio Fri­ge­rio, ro­dea­do de un pu­ña­do de sin­di­ca­lis­tas ami­gos. Aya­la no se per­ca­tó que en­tre la co­mi­ti­va ha­bía su­ma­do a Fa­bián Her­mo­so, del sin­di­ca­to de los quí­mi­cos. Her­mo­so fue ex­car­ce­la­do re­cien­te­men­te en el mar­co de una cau­sa que lo in­ves­ti­ga por pre­sun­ta ex­tor­sión y aso­cia­ción ilí­ci­ta, se­gún pu­bli­có el si­tio in­fo­gre­mia­les.com.ar. In­có­mo­do, Fri­ge­rio to­mó dis­tan­cia de las in­vi­ta­cio­nes. “A Her­mo­so lo lle­vó Aya­la”, ar­gu­men­tó un vo­ce­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.