Avan­zan cau­sas mi­llo­na­rias con­tra el país en ma­nos de la jue­za he­re­de­ra de Grie­sa

La ex­pe­ri­men­ta­da ma­gis­tra­da de­be fa­llar en las cau­sas de YPF, cu­pón PBI y hol­douts

LA NACION - - NO­TAS DE TA­PA - Pa­blo Fer­nán­dez Blan­co

Lo­ret­ta Pres­ka es jue­za se­nior de la Cor­te del Dis­tri­to Sur de Nue­va York y una de las per­so­nas a las que si­len­cio­sa­men­te le pres­ta ma­yor aten­ción la Ca­sa Ro­sa­da. Tras dos dé­ca­das en el sec­tor pri­va­do, fue no­mi­na­da en 1992 por el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush pa­ra ocu­par su car­go.

Su ca­rre­ra dio un sal­to en 2009, cuan­do la nom­bra­ron jue­za je­fa, una si­lla an­te­rior a la ac­tual, que ocu­pa des­de ha­ce dos años. Pres­ka es con­si­de­ra­da por jue­ces y abo­ga­dos neo­yor­qui­nos la he­re­de­ra de Tho­mas Grie­sa, cé­le­bre en la Ar­gen­ti­na por ha­ber di­ri­mi­do la de­man­da de los fon­dos bui­tre con­tra el país por la deu­da en de­fault de 2001.

La jue­za man­te­nía una re­la­ción cer­ca­na con su an­te­ce­sor, se que­dó con los ex­pe­dien­tes ar­gen­ti­nos que ma­ne­ja­ba y se fa­mi­lia­ri­zó de pri­me­ra mano con ellos an­tes de la muer­te de Grie­sa, en di­ciem­bre de 2017.

So­bre el es­cri­to­rio de Pres­ka des­can­san tres cau­sas mi­llo­na­rias que in­vo­lu­cran a la Ar­gen­ti­na. Sus efectos po­ten­cia­les, con de­ri­va­cio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, te­jie­ron en las úl­ti­mas se­ma­nas una red de sos­pe­chas, re­pro­ches y es­tra­te­gias que la na­cion re­cons­tru­yó so­bre la ba­se de tes­ti­mo­nios de per­so­nas in­vo­lu­cra­das en las dis­cu­sio­nes y los do­cu­men­tos de la Jus­ti­cia nor­te­ame­ri­ca­na.

La de­man­da más co­no­ci­da es por la es­ta­ti­za­ción del 51% que te­nía la es­pa­ño­la Rep­sol en YPF . El te­ma lo si­guen per­so­nal­men­te el pro­cu­ra­dor del Te­so­ro, Ber­nar­do Sa­ra­via Frías, y Fa­bián “Pe­pín” Ro­drí­guez Si­món, di­rec­tor de la pe­tro­le­ra y ami­go del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, aun­que la re­pre­sen­ta­ción ar­gen­ti­na es­tá en ma­nos de Skad­den, Arps, Sla­te, Meag­her & Flom. El ti­po de cam­bio y las pe­ri­pe­cias en la Jus­ti­cia le de­ja­ron una fac­tu­ra one­ro­sa al Es­ta­do, que so­lo el año pa­sa­do pa­gó $70,5 mi­llo­nes a ese es­tu­dio, se­gún un pe­di­do de ac­ce­so a la in­for­ma­ción pú­bli­ca que hi­zo la na­cion al Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da.

En abril de 2015, tres años des­pués de la es­ta­ti­za­ción, Bur­ford Ca­pi­tal Li­mi­ted pre­sen­tó en la Cor­te del Dis­tri­to Sur una de­man­da con­tra la pe­tro­le­ra y el Es­ta­do por el su­pues­to in­cum­pli­mien­to de com­pro­mi­sos asu­mi­dos con los te­ne­do­res de ac­cio­nes de YPF. Fuen­tes ofi­cia­les es­ti­man el cos­to de un re­sul­ta­do ad­ver­so en US$3000 mi­llo­nes.

Los de­man­dan­tes sos­tie­nen que al mo­men­to de la es­ta­ti­za­ción no se cum­plió con los es­ta­tu­tos de la com­pa­ñía, se­gún los cua­les quien se que­da­ra con el 51% de­bía ha­cer­le una ofer­ta al res­to de los so­cios. La es­tra­te­gia ar­gen­ti­na tie­ne dos par­tes: res­pon­der en tér­mi­nos téc­ni­cos ca­da re­que­ri­mien­to de la Jus­ti­cia nor­te­ame­ri­ca­na e in­ten­tar tras­la­dar el li­ti­gio a los es­tra­dos lo­ca­les.

Bur­ford es un me­ga­bu­fe­te que com­pra jui­cios por po­ca pla­ta con la ex­pec­ta­ti­va de ga­nar mu­cho un tiem­po des­pués. Ad­qui­rió a la Jus­ti­cia es­pa­ño­la la po­si­bi­li­dad de de­man­dar a la Ar­gen­ti­na por la quie­bra de Pe­ter­sen Ener­gía In­ver­so­ra y Pe­ter­sen Ener­gía, com­pa­ñías que la fa­mi­lia Es­ke­na­zi creó en ese país pa­ra es­qui­var el ries­go ju­rí­di­co do­més­ti­co an­tes de com­prar una par­te de YPF.

Los vehícu­los de la de­man­da son in­có­mo­dos pa­ra Cris­ti­na Kirch­ner. No so­lo de­bi­do a que la su­pues­ta ar­gen­ti­ni­za­ción que fa­vo­re­ció su ma­ri­do con los Es­ke­na­zi se hi­zo a tra­vés de em­pre­sas con do­mi­ci­lio ex­tran­je­ro. Tam­bién por­que la ex­pre­si­den­ta po­dría es­tar obli­ga­da a dar ma­yo­res ex­pli­ca­cio­nes si se co­rro­bo­ra una sos­pe­cha de la Ca­sa Ro­sa­da e YPF: que la fa­mi­lia lo­cal –aún ad­mi­nis­tran el Ban­co de San­ta Cruz, tie­rra kirch­ne­ris­ta go­ber­na­da por Ali­cia Kirch­ner– po­dría re­sul­tar fa­vo­re­ci­da si la Ar­gen­ti­na pier­de en los es­tra­dos.

Do­cu­men­tos que for­man par­te del ex­pe­dien­te mues­tran que el 4 de mar­zo de 2015 Pros­pect In­vest­ments LLC, el fi­nan­cia­dor de la de­man­da, acor­dó con Pe­ter­sen Ener­gía In­ver­so­ra y con Pe­ter­sen Ener­gía las con­di­cio­nes del pa­go an­te un even­tual re­sul­ta­do po­si­ti­vo. En otra pá­gi­na, sos­tie­nen que la con­tra­par­te –am­bas em­pre­sas– se que­da­rán con el 30% de to­das las ga­nan­cias de­ri­va­das del jui­cio.

La fa­mi­lia Es­ke­na­zi di­ce que ya no tie­ne na­da que ver con las com­pues­to pa­ñías que creó por­que, ase­gu­ra, le fue­ron qui­ta­das tras su quie­bra, lue­go de la es­ta­ti­za­ción. La de­fen­sa ar­gen­ti­na des­cree.

Las sos­pe­chas de la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri van más allá de las fron­te­ras y lle­gan a Rep­sol. Por ca­so, la Pro­cu­ra­ción –el má­xi­mo or­ga­nis­mo de ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co del Es­ta­do– tu­vo pro­ble­mas pa­ra con­se­guir quién la re­pre­sen­te en tie­rras ibé­ri­cas, don­de la ex­due­ña de YPF tie­ne una fuer­te pre­sen­cia te­rri­to­rial.

La re­pre­sen­ta­ción ofi­cial en ese país re­ca­ló en Jo­sé Ma­ría Alon­so Puig, ti­tu­lar del Co­le­gio de Abo­ga­dos de Es­pa­ña, que se ga­nó el res­pe­to de los fun­cio­na­rios ar­gen­ti­nos al pre­sen­tar una ac­ción de si­mu­la­ción por la ven­ta del jui­cio. La Pro­cu­ra­ción se ha­ce pre­gun­tas evi­den­tes, co­mo por qué la Jus­ti­cia ibé­ri­ca no le ofre­ció pri­me­ro el jui­cio a la pro­pia YPF, una de las gran­des in­tere­sa­das en la de­man­da, y ter­mi­nó yen­do a las ma­nos de un fon­do bui­tre.

La de­man­da por YPF ge­ne­ró so­bre­sal­tos en­tre abril y los úl­ti­mos días. El ca­so ha­bía lle­ga­do a la Cor­te Su­pre­ma nor­te­ame­ri­ca­na, que de­bía de­fi­nir si lo acep­ta­ba o no. Pe­ro el má­xi­mo or­ga­nis­mo abrió una ter­ce­ra puer­ta: le pi­dió su opi­nión, no vin­cu­lan­te, al de­no­mi­na­do so­li­ci­tor ge­ne­ral, el je­fe de los abo­ga­dos de EE.UU. El mar­tes pa­sa­do, Noel Fran­cis­co, hom­bre de la ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump, le re­co­men­dó al má­xi­mo tri­bu­nal de su país que re­cha­ce el pe­di­do ar­gen­tino.

Aun­que se tra­tó de un bal­de de agua fría, el Go­bierno le dio una lec­tu­ra po­si­ti­va ho­ras des­pués. Un fun­cio­na­rio al tan­to de la re­la­ción con la Ca­sa Blan­ca ex­pli­có que el jui­cio por YPF es­tá ocu­rrien­do en un mar­co ge­ne­ral en el que Es­ta­dos Uni­dos in­ten­ta am­pliar su ju­ris­dic­ción en ca­sos de su­pues­ta co­rrup­ción, co­mo el Fi­fa­ga­te. En otros tér­mi­nos: cuan­do hay he­chos es­pu­rios, la Jus­ti­cia nor­te­ame­ri­ca­na bus­ca es­tar al fren­te de la in­ves­ti­ga­ción. E in­ter­pre­tan que Fran­cis­co lo ve de esa ma­ne­ra, al­go que es­tá en lí­nea con el ar­gu­men­to que pre­sen­ta­rá la de­fen­sa ar­gen­ti­na en la Cor­te.

An­tes de esa de­ci­sión, la Ca­sa Ro­sa­da ha­bía des­ple­ga­do en la Ca­sa Blan­ca una es­tra­te­gia di­plo­má­ti­ca pa­ra­le­la a la ju­di­cial, en el juz­ga­do de Pres­ka. El em­ba­ja­dor Fer­nan­do Oris de Roa y abo­ga­dos de la Pro­cu­ra­ción par­ti­ci­pa­ron de en­cuen­tros en el Departamen­to de Es­ta­do pa­ra sos­te­ner la po­si­ción lo­cal jun­to a di­plo­má­ti­cos de Mé­xi­co y Chi­le, que a su vez se pre­sen­ta­ron co­mo ami­cus cu­riae (ami­go de la Cor­te) fi­nan­cia­dos por el Es­ta­do ar­gen­tino.

Bra­sil y Co­lom­bia tam­bién le en­via­ron al so­li­ci­tor ge­ne­ral cartas di­plo­má­ti­cas en la mis­ma di­rec­ción. Fue­ron el fru­to del en­cuen­tro con la po­si­ción de la Ca­sa Ro­sa­da, pe­ro tam­bién del apu­ro, ya que no lle­ga­ban a pre­sen­tar­se co­mo “ami­gos”. Aun­que el es­fuer­zo no rin­dió sus fru­tos an­te Fran­cis­co, par­te del tra­ba­jo pue­de ser ma­te­ria­li­za­do en el li­ti­gio.

Los áni­mos en Bue­nos Ai­res tam­bién ha­bían caí­do al piso cuan­do en Nue­va York una de­ci­sión de la Cá­ma­ra sor­pren­dió a to­dos. Mien­tras aguar­da­ban una res­pues­ta de la Cor­te, un de­no­mi­na­do clerk –al­go así co­mo el se­cre­ta­rio del juz­ga­do, sin ran­go de juez– le or­de­nó a Pres­ka el 19 de abril pa­sa­do ini­ciar el jui­cio con­tra el país, que es­ta­ba en es­pe­ra. To­dos sos­pe­cha­ron de una mano ne­gra.

La Ar­gen­ti­na ape­ló a la Cá­ma­ra, que re­cha­zó el re­cla­mo lo­cal. Pe­ro los abo­ga­dos fue­ron lue­go a la jue­za. Exa­cer­ba­ron el cui­da­do en el uso de las pa­la­bras pa­ra ex­pre­sar­le que que­rían un stay –el equi­va­len­te a una me­dia cau­te­lar–, pe­ro sin de­jar a Pres­ka en la in­có­mo­da po­si­ción de te­ner que re­fu­tar una ins­tan­cia ju­di­cial su­pe­rior. La jue­za acep­tó el pe­di­do el 22 de abril.

El he­cho de que Pres­ka ha­ya ido en con­tra de un or­ga­nis­mo de ma­yor je­rar­quía vol­vió a re­par­tir las ba­ra­jas de una mano que apa­re­cía ad­ver­sa pa­ra la Ca­sa Ro­sa­da, se­gún se ob­ser­va des­de es­te la­do del mun­do. La mues­tran co­mo una jue­za in­de­pen­dien­te, al­go que los en­va­len­to­nó, más aún cuan­do ad­vir­tie­ron una caí­da en la co­ti­za­ción de Bur­ford, que le atri­bu­ye­ron a la de­ci­sión en Es­ta­dos Uni­dos. Di­cen que el mer­ca­do an­ti­ci­pa los re­sul­ta­dos de las co­sas.

Otras de­ri­va­cio­nes del ca­so alimentan la ex­pec­ta­ti­va de los le­tra­dos ar­gen­ti­nos. En los úl­ti­mos me­ses hu­bo con­tac­tos in­for­ma­les en­tre al me­nos dos fun­cio­na­rios del Go­bierno que pa­sa­ban por Was­hing­ton y per­so­nas que se atri­bu­ye­ron una cer­ca­nía a Bur­ford y su­gi­rie­ron que el fon­do es­ta­ba di­sa abrir una ne­go­cia­ción.

La su­pues­ta bue­na vo­lun­tad del fon­do fue leí­da co­mo un signo de de­bi­li­dad, a tal pun­to que los abo­ga­dos ar­gen­ti­nos desa­rro­llan sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos: si bien la ra­zón les in­di­ca la con­ve­nien­cia de que el jui­cio pa­se a la Ar­gen­ti­na, al­go que di­fí­cil­men­te ocu­rri­rá, creen que po­drían dis­fru­tar de un plei­to pro­fe­sio­nal en Nue­va York. Se ilu­sio­nan con los re­sul­ta­dos que, even­tual­men­te, po­dría arro­jar el pe­di­do de un dis­co­very, por el que la Jus­ti­cia nor­te­ame­ri­ca­na ha­ría vi­si­bles re­la­cio­nes en­tre las par­tes y ac­ti­vos que hoy po­drían es­tar ocul­tos. ¿Aca­so la fa­mi­lia Es­ke­na­zi tie­ne al­go que ver, pe­se a lo que ju­ran sus vo­ce­ros, con el jui­cio con­tra el país? ¿O la ges­tión kirch­ne­ris­ta po­dría ha­ber evi­ta­do el en­tuer­to? Son pre­gun­tas cu­yas res­pues­tas ten­drían un pe­so po­lí­ti­co ma­yor si vie­nen acom­pa­ña­das de do­cu­men­ta­ción nor­te­ame­ri­ca­na. Qui­zá la al­ter­na­ti­va que es­tá pe­lea­da con la con­ve­nien­cia ju­di­cial sea la que le trai­ga son­ri­sas a la po­lí­ti­ca en una épo­ca en que la Ca­sa Ro­sa­da orien­ta las fuer­zas a la pe­lea elec­to­ral. In­quie­tud

Otra cau­sa que avan­za en si­len­cio tie­ne in­quie­tos a los fun­cio­na­rios na­cio­na­les. Se tra­ta de la de­no­mi­na­da cu­pón PBI, que por aho­ra re­pre­sen­ta una de­man­da me­nor, pe­ro con un da­ño po­ten­cial al­tí­si­mo. Tam­bién es­tá en ma­nos de Pres­ka. El da­ño po­ten­cial con­tra las cuen­tas pú­bli­cas es­ti­ma­do por la de­fen­sa ron­da los US$3000 mi­llo­nes, por­que ese pri­mer pa­so po­dría abrir­les la puer­ta a otras de­man­das.

En enero pa­sa­do, el fon­do Au­re­lius pre­sen­tó una de­man­da con­tra el país por US$83,7 mi­llo­nes en los tri­bu­na­les de Nue­va York por el cam­bio en la ba­se del cálcu­lo del ni­vel de la eco­no­mía (PBI). Al ni­vel de ac­ti­vi­dad es­tá ata­do el pa­go del bono de­no­mi­na­do cu­pón PBI. En

2014, cuan­do Axel Ki­ci­llof era mi­nis­tro de Eco­no­mía, anun­ció que el cre­ci­mien­to del año an­te­rior ha­bía si­do del 3%, por de­ba­jo del 3,22% que es­ta­ble­cían esos tí­tu­los pa­ra pa­gar. El Go­bierno cree que po­drían lle­gar más de­man­das por ese la­do.

Se tra­ta de otro li­ti­gio que to­ma co­lo­ra­tu­ra po­lí­ti­ca. Pe­se a que la ca­ra vi­si­ble es Ki­ci­llof, una po­si­ble es­pa­da de la fórmula Al­ber­to Fer­nán­dez-cris­ti­na Kirch­ner en la provincia de Bue­nos Ai­res en los pró­xi­mos co­mi­cios, las fle­chas­de­la­ca­sa­ro­sa­daa­pun­tan­con­tra Ro­ber­to La­vag­na y su ex­se­cre­ta­rio de Fi­nan­zas, Gui­ller­mo Niel­sen, que lo uti­li­za­ron co­mo car­na­da pa­ra atraer a los bo­nis­tas al can­je de deu­da que se hi­zoen2005.unex­fun­cio­na­rio­sea­cer­có en las úl­ti­mas se­ma­nas a di­ri­gen­tes de Cam­bie­mos y char­la­ron so­bre el te­ma. Des­pués de un bre­ve in­ter­cam­bio se en­cen­dió, otra vez, de los ac­tua­les ges­to­res del Es­ta­do la sos­pe­cha por tan­tas pre­gun­tas del la­do de en­fren­te.

El en­cono ofi­cial con La­vag­na apun­ta a que les pro­pu­so a los in­ver­so­res un pre­mio ata­do a la mar­cha de la ac­ti­vi­dad lue­go de una cri­sis. Tras 2001 y un an­dar con so­bre­sal­tos en los años si­guien­tes, era de es­pe­rar que lue­go la eco­no­mía cre­cie­ra, con lo que el Es­ta­do se com­pro­me­tía a pa­gar una mi­llo­na­da.

La mo­les­tia an­te­rior des­per­tó coin­ci­den­cias ines­pe­ra­das en­tre el Go­bierno y par­te de la opo­si­ción. Hay fun­cio­na­rios que le dan la ra­zón a Ki­ci­llof, quien en su mo­men­to mas­cu­lló con­tra el exministro por la for­tu­na que se de­bía pa­gar ata­da al cu­pón PBI.

Pres­ka tam­bién de­be­rá de­ci­dir so­bre otra de­man­da ol­vi­da­da pa­ra el gran pú­bli­co, pe­ro pre­sen­te pa­ra el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. Se tra­ta del por­cen­ta­je de hol­douts (te­ne­do­res de deu­da ar­gen­ti­na en de­fault) que no en­tra­ron en el acuer­do al que lle­gó el país con los fon­dos bui­tre en abril de 2016. Tras la or­den de Grie­sa y las ne­go­cia­cio­nes, me­ses des­pués del cam­bio de man­do el Go­bierno les trans­fi­rió US$9300 mi­llo­nes pa­ra can­ce­lar los acuer­dos ce­rra­dos con bo­nis­tas mi­no­ris­tas, in­clui­do NML Ca­pi­tal, de Paul Sin­ger, lí­der del li­ti­gio con­tra la Ar­gen­ti­na. Si bien que­dó un por­cen­ta­je re­si­dual de bo­nis­tas dís­co­los, sus re­cla­mos se cuen­tan en mi­llo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.