La re­nun­cia de the­re­sa May ame­na­za con ra­di­ca­li­zar el trau­má­ti­co pro­ce­so del Bre­xit

La ba­ta­lla por su su­ce­sión po­dría de­ri­var en un lí­der que bus­que un di­vor­cio drás­ti­co

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Lui­sa Co­rra­di­ni CO­RRES­PON­SAL EN FRAN­CIA

PA­RÍS.– Con los ojos anega­dos de lá­gri­mas y la voz es­tran­gu­la­da por la emo­ción, The­re­sa May re­nun­ció ayer co­mo pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca tras re­co­no­cer que fue in­ca­paz de cum­plir la úni­ca mi­sión con la que lle­gó al po­der ha­ce tres años: con­cluir el di­vor­cio con la Unión Eu­ro­pea (UE). Su di­mi­sión ame­na­za con ra­di­ca­li­zar el pro­ce­so de Bre­xit en­tre Lon­dres y Bru­se­las.

“La­men­to mu­chí­si­mo no ha­ber po­di­do con­cre­tar el Bre­xit. Lo in­ten­té tres ve­ces […] No he si­do ca­paz de ha­cer­lo”, con­fe­só en un men­sa­je de 67 se­gun­dos, leí­do fren­te a las puer­tas ne­gras con he­rra­jes do­ra­dos del 10 de Dow­ning Street, se­de del go­bierno.

Ves­ti­da con un tra­je sas­tre ro­jo, la je­fa del go­bierno, de 63 años, anun­ció que el 7 de ju­nio ofi­cia­li­za­rá su di­mi­sión co­mo lí­der del Par­ti­do Con­ser­va­dor. Ese ges­to pon­drá en mar­cha el com­ple­jo me­ca­nis­mo pa­ra ele­gir a su su­ce­sor, que se trans­for­ma­rá lue­go en pre­mier. Du­ran­te ese pro­ce­so, May se­gui­rá al fren­te del go­bierno.

En la im­pla­ca­ble ba­ta­lla por el po­der que co­men­zó tras el anun­cio de May apa­re­ce co­mo fa­vo­ri­to el ex­can­ci­ller Bo­ris John­son, que fue uno de los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res del Bre­xit en el re­fe­rén­dum de ju­nio de 2016. Lo si­gue el ex­mi­nis­tro pa­ra el pro­ce­so, Do­mi­nic Raab, con­si­de­ra­do ex­po­nen­te de la nue­va ge­ne­ra­ción de to­ries.

Se su­man el am­bi­cio­so mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra y Me­dio Am­bien­te, Mi­chael Go­ve, y el nue­vo can­ci­ller Je­remy Hunt.

“Gran Bre­ta­ña aban­do­na­rá en oc­tu­bre la UE, con o sin acuer­do”, di­jo ayer John­son tras con­fir­mar que bus­ca­rá el li­de­raz­go del par­ti­do.

Nu­me­ro­sos dipu­tados o ex­mi­nis­tros tam­bién pe­can de im­pa­cien­cia por ocu­par el ex­plo­si­vo car­go que The­re­sa May de­bió aban­do­nar tras ha­ber si­do tor­pe­dea­da por los com­plots, las in­tri­gas, ce­la­das, ri­va­li­da­des y los gol­pes ba­jos de sus pro­pios co­rre­li­gio­na­rios.

An­tes de anun­ciar su re­nun­cia, con­for­me a las exi­gen­cias del pro­to­co­lo, May ha­bía co­mu­ni­ca­do su de­ci­sión a la rei­na Isa­bel II.

El Pa­la­cio de Buc­king­ham pro­ba­ble­men­te in­ter­vino en la de­fi­ni­ción del ca­len­da­rio por­que la pri­me­ra mi­nis­tra de­be­rá re­pre­sen­tar a la so­be­ra­na du­ran­te la vi­si­ta de Es­ta­do de Do­nald Trump y par­ti­ci­par en los ac­tos de con­me­mo­ra­ción del des­em­bar­co de Nor­man­día, pre­vis­tos pa­ra el 6 de ju­nio pró­xi­mo. Su con­go­ja per­mi­tió adi­vi­nar ayer el cal­va­rio que vi­vió esa mu­jer de 1,72 me­tros de al­tu­ra, ele­gan­te aun­que sin gra­cia y fa­ná­ti­ca de los za­pa­tos ani­mal print, du­ran­te los 35 me­ses que lle­va en el po­der.

May fue de­sig­na­da por los to­ries pa­ra re­em­pla­zar al primer mi­nis­tro Da­vid Ca­me­ron co­mo una so­lu­ción tran­si­to­ria, a fin de cum­plir dos mi­sio­nes con­cre­tas: re­pa­rar las pro­fun­das di­vi­sio­nes crea­das por el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum del 26 de ju­nio, que san­cio­nó la sa­li­da bri­tá­ni­ca de la UE (Bre­xit). Pe­ro ade­más esa mu­jer que en la cam­pa­ña se ha­bía pro­nun­cia­do con fer­vor por la con­ti­nui­dad de la re­la­ción en­tre Gran Bre­ta­ña y la UE, ten­dría que ne­go­ciar las con­di­cio­nes de ese di­vor­cio con las au­to­ri­da­des de Bru­se­las. Su­ce­sión trau­má­ti­ca

La su­ce­sión de May se­rá tan trau­má­ti­ca co­mo su lle­ga­da al po­der. Su vir­tual ca­pi­tu­la­ción se pro­du­ce co­mo re­sul­ta­do de la ma­yor di­vi­sión su­fri­da por los to­ries des­de que ter­mi­nó la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Por pri­me­ra vez en dé­ca­das, va­rios dipu­tados aban­do­na­ron el Par­ti­do Con­ser­va­dor y nu­me­ro­sos mi­nis­tros re­nun­cia­ron a sus car­gos en el ga­bi­ne­te en desacuer­do –ex­plí­ci­to y pú­bli­co– con la pri­me­ra mi­nis­tra.

Sus pro­pios dipu­tados le ne­ga­ron tres ve­ces los vo­tos que ne­ce­si­ta­ba pa­ra po­der po­ner en prác­ti­ca el acuer­do de Bre­xit que ha­bía ne­go­cia­do y fir­ma­do con la UE, la obli­ga­ron a in­tro­du­cir cam­bios en el tex­to y a rea­li­zar hu­mi­llan­tes pe­re­gri­na­cio­nes a Bru­se­las pa­ra ob­te­ner cam­bios que –sa­bía– no iban a mo­di­fi­car la si­tua­ción.

El re­sul­ta­do de esas trá­gi­cas cir­cuns­tan­cias, que por mo­men­tos ad­qui­rie­ron ca­rac­te­rís­ti­cas de co­me­dia, fue que de­bió apla­zar has­ta el 31 de oc­tu­bre la fe­cha del Bre­xit, ini­cial­men­te pre­vis­ta pa­ra el 29 de mar­zo. Esa pos­ter­ga­ción obli­gó in­clu­so a Gran Bre­ta­ña a rea­li­zar es­ta se­ma­na una in­só­li­ta pi­rue­ta: or­ga­ni­zar una elec­ción pa­ra de­sig­nar 73 dipu­tados al Par­la­men­to Eu­ro­peo que ocu­pa­rán sus es­ca­ños unas po­cas se­ma­nas… o nun­ca.

Pe­ro el as­pec­to más in­quie­tan­te con­sis­tió en que, a me­di­da que se pro­fun­di­za­ba la cri­sis, el go­bierno per­dió el con­trol de la si­tua­ción y el país co­men­zó a fun­cio­nar con pi­lo­to au­to­má­ti­co. Otro cos­ta­do dra­má­ti­co de esa si­tua­ción es que las in­tri­gas de po­der ex­te­nua­ron a una opi­nión pú­bli­ca ca­da vez más dis­tan­cia­da de su cla­se po­lí­ti­ca con­si­de­ra­da sec­ta­ria, irres­pon­sa­ble e in­com­pe­ten­te.

El me­jor ejem­plo de ese fe­nó­meno es la arro­gan­te im­pe­ri­cia con­que Ca­me­ron­ma­ne­jó la con­vo­ca­to­ria del re­fe­rén­dum pa­ra el Bre­xit, que se con­vir­tió en una bom­ba de tiem­po: en po­co más de tres años, el úni­co país eu­ro­peo que pa­re­cía va­cu­na­do con­tra la ex­tre­ma de­re­cha abrió las puer­tas a to­dos los de­mo­nios po­pu­lis­tas, se su­mer­gió en un caos pro­fun­do, hi­po­te­có su eco­no­mía y pu­so en pe­li­gro su fu­tu­ro por los pró­xi­mos 50 años.

La me­jor prue­ba de ese cam­bio es que la tran­si­ción abier­ta por la re­nun­cia de The­re­sa May coin­ci­de con la ful­gu­ran­te re­su­rrec­ción del Par­ti­do del Bre­xit.

En po­co más de tres me­ses, esa nue­va for­ma­ción eu­ro es­cép tic a,xe­nó­fo­bay­ra cis­ta fun­da da por Ni­gel Fara ge–otro pro­mo­tor del B re xi ten 2016 jun­to con Bo­ris John­son– po­dría ha­ber ga­na­do las elec­cio­nes pa­ra el Par­la­men­to Eu­ro­peo en Gran Bre­ta­ña.

Los re­sul­ta­dos se co­no­ce­rán re­cién el do­min­go, pe­ro to­do indica que el Bre­xit Party ocu­pó la pri­me­ra po­si­ción–de­lan­te de con­ser­va­dor es y la­bo­ris­tas– y se con­vir­tió en la pri­me­ra fuer­za po­lí­ti­ca de Gran Bre­ta­ña.

El fan­tas­ma de Fa­ra­ge ra­di­ca­li­za­rá la su­ce­sión de May y la sa­li­da de la UE, pues el nue­vo lí­der ten­drá es­ca­so mar­gen de ma­nio­bra pa­ra tra­tar de con­vo­car a un nue­vo re­fe­rén­dum o re­ne­go­ciar el acuer­do de sa­li­da con Bru­se­las.

En el con­tex­to ac­tual, un no deal es la pers­pec­ti­va más ve­ro­sí­mil. Más que una sa­li­da sin acuer­do –seca, bru­tal y trau­má­ti­ca–, un no deal en esas cir­cuns­tan­cias se pa­re­ce más bien a un sal­to en el va­cío.

Afp

The­re­sa May, ayer

Si­mon daw­son/reuters

Con lá­gri­mas, May anun­ció ayer su sa­li­da del po­der fren­te a las puer­tas del 10 de Dow­ning Street

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.