Qué co­sa: no los pue­do de­jar so­los

LA NACION - - PÁGINA DOS - Car­los M. Rey­mun­do Ro­berts

No sé si de­be­ría to­mar­lo co­mo al­go per­so­nal. Mien­tras es­ta­ba de va­ca­cio­nes se pro­du­je­ron los tres he­chos po­lí­ti­cos más im­por­tan­tes del año: Cris­ti­na anun­ció que es­ta vez pre­fie­re con­du­cir el país des­de la vi­ce­pre­si­den­cia; Ma­cri lo­gró con­te­ner el dó­lar, o lo­gró po­ner­lo en un ni­vel al que ya no po­de­mos com­prar­lo, y Agus­tín Ros­si y Fe­li­pe So­lá de­cli­na­ron sus can­di­da­tu­ras.

Wow. No los pue­do de­jar so­los. Cuan­do me fui, Alberto Fernández era el je­fe de cam­pa­ña de Cris­ti­na y postea­ba tuits en los que la lle­na­ba de elo­gios y pro­mo­vía Sin­ce­ra­men­te. Na­die los leía, por su­pues­to. Una se­ma­na des­pués, cir­cu­la­ban tuits de su vi­da an­te­rior, cuan­do no le al­can­za­ban los ad­je­ti­vos pa­ra des­ca­li­fi­car­la. Y se vi­ra­li­za­ron. Ade­más, to­dos los días apa­re­ce al­gún vie­jo vi­deí­to en el que no la cri­ti­ca: la ha­ce pi­ca­di­llo de car­ne. No en me­dio de un des­bor­de o al ca­lor de una tribuna: en tran­qui­las y se­su­das re­fle­xio­nes. Me ima­gino que al po­bre le de­be es­tar cos­tan­do en­con­trar­se con ella y mi­rar­la a los ojos. Pe­ro que no se in­quie­te. Lla­mé a Cris­ti­na pa­ra fe­li­ci­tar­la por ha­ber desis­ti­do de lle­var a su hi­jo Má­xi­mo a la fór­mu­la y la en­con­tré se­re­na y op­ti­mis­ta. Na­da que re­pro­char­le a Alberto, el pres­ta­mis­ta de ape­lli­do. To­do lo con­tra­rio. “Le agra­de­cí mu­cho que acep­ta­ra acom­pa­ñar a una se­ño­ra que du­ran­te 10 años le pa­re­ció ‘psi­có­pa­ta’, ‘ar­bi­tra­ria’, ‘men­ti­ro­sa’, ‘mez­qui­na’, ‘so­ber­bia’, ‘ca­pri­cho­sa’…”. Lo que sos­pe­cha­ba: le­yó los tuits.

Cuan­do me fui, el úni­co Alberto de la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na era Ro­drí­guez Saá (con el per­dón de Alberto Cas­ti­llo, con­ce­jal de Pro en la ciu­dad de Sal­ta), que pa­sa­rá a la his­to­ria por el de­fault que de­cla­ró con fer­vor de es­tu­dian­ti­na y por una pre­si­den­cia efí­me­ra so­lo su­pe­ra­da por la de Fe­de­ri­co Pi­ne­do. Alberto Fernández era un ti­po des­co­no­ci­do pa­ra el gran pú­bli­co. Peor. Lo con­fun­dían con Aní­bal, un las­tre com­pli­ca­do. Si me pa­sa­ra a mí, hui­ría a un de­sier­to con lo pues­to y sin ví­ve­res. ¿Cam­bió eso des­pués del anun­cio de la se­ño­ra? No es­toy se­gu­ro. Has­ta que las en­cues­tas de­mues­tren lo con­tra­rio, se­gui­rá sien­do un vir­tual des­co­no­ci­do. ojo, qui­zás es lo que bus­ca Cris­ti­na. En un li­bro de pró­xi­ma apa­ri­ción le atri­bu­yen es­tas dos frases: “Fernández-fernández: se­ré pre­si­den­ta y vi­ce” y “Vol­ve­ré y se­ré mi­llo­nes… de bol­sos”.

A pro­pó­si­to de li­bros, mi úni­co re­creo in­te­lec­tual en las va­ca­cio­nes fue leer Sin­ce­ra­men­te. Lo re­co­mien­do de prin­ci­pio a fin a las dos par­tes de la grie­ta. Los que la quie­ren se en­con­tra­rán con una Cris­ti­na au­tén­ti­ca. Los que la de­tes­tan, tam­bién. Si es­tán cor­tos de tiem­po, va­yan di­rec­ta­men­te a la pá­gi­na 102. Allí cuen­ta sus va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res en Nue­va York, la ciu­dad pre­fe­ri­da por los cua­tro y a la que vol­vían to­dos los años. Di­ce que iban al Pla­za y al Pe­nin­su­la, dos 5 es­tre­llas de su­per­lu­jo so­bre la 5ª Ave­ni­da. Lean la des­crip­ción del pri­me­ro: “Era muy im­pre­sio­nan­te. La ha­bi­ta­ción de

nues­tra sui­te era gi­gan­te, igual que el ves­ti­dor, con una ca­ma con bal­da­quino y un ba­ño in­men­so des­de el cual se po­día ver la

5ª Ave­ni­da. El es­tar te­nía un ho­gar con pie­dras que si­mu­la­ban bra­sas”. Y agre­ga, co­mo pa­ra que no que­den du­das: “Nun­ca vol­ví a ver na­da igual”. Yo co­noz­co el Pla­za, pe­ro des­de afue­ra, por­que no he con­se­gui­do acu­mu­lar tan­tas mi­llas co­mo ellos. Im­po­si­ble pa­sar por ahí y no pa­rar­se a mi­rar­lo. Si lo goo­glean –yo lo hi­ce– se en­te­ra­rán de que sui­tes co­mo la de los Kirch­ner cues­tan unos

3000 dó­la­res la no­che. Si se que­da­ban 15 días, co­mo de­ta­lla en otra pá­gi­na, se pa­ti­na­ban 45.000 dó­la­res so­lo en alo­ja­mien­to. No pue­do es­ti­mar cuán­to gas­ta­ba la se­ño­ra en sus com­pri­tas por la 5ª Ave­ni­da. En esos años, él era go­ber­na­dor y ella, se­na­do­ra. Im­por­tan­te que re­pu­sie­ran fuer­zas an­tes de vol­ver a la lu­cha por la cau­sa na­cio­nal y po­pu­lar.

Cuan­do me fui, Ma­cri era can­di­da­to a pre­si­den­te. Aho­ra tam­bién es can­di­da­to a ba­jar­se. El “plan V” es­ta­ba ca­si des­car­ta­do. Des­de ha­ce unos días co­ti­za en bol­sa. Mi apues­ta es que Ma­cri va a se­guir. Las elec­cio­nes son en el se­gun­do se­mes­tre, su mi­tad de año pre­fe­ri­da.

Mien­tras es­ta­ba de va­ca­cio­nes, no en el Pla­za Ho­tel, sino ca­mi­nan­do por pla­zas y

El Indec de los Kirch­ner nos men­tía; el de Ma­cri nos gas­ta bro­mas; nos gas­ta

par­ques, tran­qui, aus­te­ro, el Indec in­for­mó que se fre­nó la re­cu­pe­ra­ción. Con los Kirch­ner, el Indec nos men­tía. Aho­ra nos gas­ta bro­mas. Nos gas­ta. ¿Ha­bía una re­cu­pe­ra­ción? Mi­ra vos qué in­tere­san­te. ¿No se ha­brán ol­vi­da­do de avi­sar­nos? Hu­bie­se jurado que es­tá­ba­mos pa­ra atri­qui.

Cuan­do me fui, Schia­ret­ti era Gar­del, Lavagna pi­sa­ba fuer­te, Scio­li se pos­tu­la­ba pa­ra com­pe­tir en las PA­SO del kirch­ne­ris­mo, los ra­di­ca­les es­ta­ban en de­li­be­ra­ción per­ma­nen­te y des­pun­ta­ba el acuer­do por la es­ta­bi­li­dad. Pa­sa­ron 15 días. Schia­ret­ti no es­ta­ría con­si­guien­do que to­dos le atien­dan el te­lé­fono. Lavagna no lla­ma a na­die. Scio­li qui­zá ten­ga que com­pe­tir en las PA­SO del scio­lis­mo. Los ra­di­ca­les si­guen de­li­be­ran­do y se­gui­rán in­clu­so des­pués de la con­ven­ción de pa­sa­do ma­ña­na. El acuer­do por la es­ta­bi­li­dad se es­tá yen­do a pi­que.

Cuan­do me fui, Cris­ti­na iba por to­do. Eso no cam­bió. Lo que cam­bió es que pu­so a un don na­die de can­di­da­to a pre­si (si se ha­bla de vi­ce, por qué no de pre­si) y el es­ce­na­rio po­lí­ti­co que­dó pa­tas pa­ra arri­ba. Ella can­ta y los de­más bai­lan a su al­re­de­dor. Es­tá por ver­se, cla­ro, si es una ju­ga­da ge­nial o lo­ca.

Uf, no en­tien­do na­da. Es­toy pa­ra ir­me otra vez de va­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.