Una sa­li­da que so­lo ga­ran­ti­za más ines­ta­bi­li­dad

LA NACION - - EL MUNDO - Lui­sa Co­rra­di­ni CO­RRES­PON­SAL EN FRAN­CIA

The­re­sa May fi­nal­men­te se irá de Dow­ning Street sin ha­ber cum­pli­do la pro­me­sa que hi­zo a los bri­tá­ni­cos: con­cre­tar el Bre­xit. Pe­ro ¿quién hu­bie­se po­di­do? Lue­go de tres años de desafíos cotidianos, su­mer­gi­da en un tornado po­lí­ti­co im­po­si­ble de apla­car, la pri­me­ra mi­nis­tra no tu­vo otra so­lu­ción que de­jar su pues­to sin un acuer­do de sa­li­da con la Unión Eu­ro­pea (UE), au­men­tan­do así to­das las po­si­bi­li­da­des de que su país aban­do­ne el blo­que en oc­tu­bre en un caó­ti­co no deal.

“Sal­dre­mos de la UE con acuer­do o sin acuer­do”, re­pli­có de in­me­dia­to el con­ser­va­dor eu­ro­es­cép­ti­co Bo­ris John­son, uno de los ar­tí­fi­ces del Bre­xit, gran fa­vo­ri­to pa­ra re­em­pla­zar­la al fren­te del Par­ti­do Con­ser­va­dor y en el 10 de Dow­ning Street.

Col­mo de la iro­nía: un tri­bu­nal exa­mi­na ac­tual­men­te una de­nun

cia en su con­tra por “su recurrente uti­li­za­ción de fa­ke news” du­ran­te la cam­pa­ña del re­fe­rén­dum de ju­nio de 2016.

Se­gún afir­ma­ba John­son en aquel mo­men­to, Gran Bre­ta­ña da­ba 350 mi­llo­nes de li­bras (unos 397 mi­llo­nes de eu­ros) se­ma­na­les al blo­que co­mu­ni­ta­rio.

Pe­ro na­da es se­gu­ro, a ex­cep­ción de que el Reino Uni­do y la UE de­be­rían pre­pa­rar­se pa­ra con­ti­nuar su­mer­gi­dos en la ines­ta­bi­li­dad. En es­te mo­men­to se­ría inapro­pia­do ha­cer con­je­tu­ras, por­que to­do de­pen­de de lo que ocu­rra en las pró­xi­mas se­ma­nas. Y, so­bre to­do, de quién su­ce­da a May.

Pa­ra re­em­pla­zar­la, el Par­ti­do Con­ser­va­dor de­be abrir la se­ma­na pró­xi­ma un pro­ce­so in­terno de se­lec­ción, que de­be­ría con­cluir el 20 de ju­nio.

Quien ob­ten­ga el pues­to de lí­der de los to­ries ocu­pa­rá au­to­má­ti­ca­men­te la je­fa­tu­ra del go­bierno, una si­tua­ción si­mi­lar a la que ocu­rrió tras la re­nun­cia del la­bo­ris­ta Tony Blair, lue­go re­em­pla­za­do por su so­cio po­lí­ti­co, el es­co­cés Gor­don Brown, que no lo­gró re­va­li­dar el man­da­to en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

Si, co­mo en el ca­so de John­son, el nue­vo primer mi­nis­tro es un con­ven­ci­do bre­xi­ter, Gran Bre­ta­ña de­be­ría de­jar la UE en oc­tu­bre –o in­clu­so an­tes– con o sin acuer­do.

Pe­ro la di­vi­sión no so­lo es pro­fun­da en­tre los que es­tán a fa­vor o en con­tra del Bre­xit. Tam­bién hay pro-bre­xit que –al igual que los an­ti-bre­xit– se opo­nen fir­me­men­te a que el Reino Uni­do de­je la UE sin un acuer­do, por con­si­de­rar que se­ría “una aven­tu­ra de im­pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias”.

Ade­más es­tán aque­llos que de­fien­den la idea de que Gran Bre­ta­ña man­ten­ga es­tre­chas re­la­cio­nes con el blo­que, una vez con­cre­ta­da su sa­li­da.

En otras pa­la­bras, ga­ne quien ga­ne, ten­drá que en­fren­tar los mis­mos pro­ble­mas que May no pu­do re­sol­ver. La ra­zón que­dó de­mos­tra­da en las dos vo­ta­cio­nes so­bre so­lu­cio­nes al­ter­na­ti­vas or­ga­ni­za­das por el go­bierno en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes en re­cien­tes se­ma­nas: no exis­te en el Par­la­men­to una ma­yo­ría pa­ra nin­gu­na de las op­cio­nes de Bre­xit. Ni si­quie­ra la po­si­bi­li­dad de un Bre­xit sin acuer­do, que fue de­rro­ta­da am­plia­men­te. Op­cio­nes

En ver­dad, se­ría di­fí­cil pa­ra los le­gis­la­do­res opo­ner­se a un nue­vo primer mi­nis­tro de­ci­di­do a sa­lir de la UE sin un acuer­do. Sin em­bar­go, co­mo el de­ba­te par­la­men­ta­rio se po­la­ri­za ca­da vez más en­tre un po­si­ble no deal y un se­gun­do re­fe­rén­dum, es­ta úl­ti­ma op­ción tam­po­co pue­de ser des­car­ta­da. So­bre to­do, si el nue­vo lí­der con­ser­va­dor se da cuen­ta de que es me­jor un nue­vo ple­bis­ci­to que unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

Por úl­ti­mo, en el corto pla­zo, Gran Bre­ta­ña po­dría –in­clu­so– so­li­ci­tar una nue­va ex­ten­sión del ar­tícu­lo 50 del tra­ta­do eu­ro­peo de sa­li­da; pro­lon­ga­ría así la ago­nía más allá del 31 de oc­tu­bre.

Co­mo la UE si­gue afir­man­do que es im­po­si­ble ne­go­ciar un nue­vo acuer­do, el im­po­pu­lar tex­to fir­ma­do por May con la UE es el úni­co que hay y que pue­de ser­vir de ba­se pa­ra ha­llar un even­tual com­pro­mi­so en­tre el nue­vo primer mi­nis­tro y Bru­se­las.

En to­do ca­so, esa co­reo­gra­fía del vai­vén –que mar­ca el rit­mo de la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca des­de ha­ce tres años– ha ago­ta­do la pa­cien­cia de los lí­de­res eu­ro­peos. Y los acon­te­ci­mien­tos de es­ta se­ma­na no hi­cie­ron más que agu­di­zar la frus­tra­ción.

“Es­toy har­tán­do­me por­que no ha­ce­mos más que es­pe­rar la pró­xi­ma pro­lon­ga­ción”, ad­vir­tió es­ta se­ma­na Jean-clau­de Junc­ker, el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea (CE).

En esas con­di­cio­nes, la iden­ti­dad del su­ce­sor de The­re­sa May im­por­ta po­co.

Sea quien fue­re el nue­vo primer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, se en­fren­ta­rá con la pre­sión in­me­dia­ta de Bru­se­las y de to­das las otras ca­pi­ta­les eu­ro­peas pa­ra que acla­re si tie­ne in­ten­cio­nes de ob­te­ner por fin el apo­yo par­la­men­ta­rio al tra­ta­do de sa­li­da o pre­fie­re lan­zar­se a un Bre­xit sin acuer­do, de im­pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.