En el go­bierno de Ucra­nia, la reali­dad ya imi­ta a la fic­ción

Al igual que su per­so­na­je de TV, el nue­vo pre­si­den­te se lan­zó con­tra el Par­la­men­to

LA NACION - - EL MUNDO - Ru­bén Gui­lle­mí

En Ucra­nia, la fic­ción no imi­ta la reali­dad, sino que la reali­dad co­pia a Net­flix, lue­go de que el có­mi­co Vo­lo­di­mir Ze­lens­ki, cu­ya úni­ca car­ta de pre­sen­ta­ción fue ha­ber pro­ta­go­ni­za­do una po­pu­lar se­rie te­le­vi­si­va, arra­sa­ra en las ur­nas y asu­mie­ra el lu­nes pa­sa­do la pre­si­den­cia.

“Yo no vi nun­ca la se­rie El ser­vi­dor del pue­blo, pe­ro aho­ra pa­re­ce que la es­tu­vie­ra vi­vien­do”, co­men­tó des­de Kiev a La Nacion Te­tia­na Gai­duk, di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­cio­nes de la con­sul­to­ra Tru­man.

Ze­lens­ki, de 41 años, es un có­mi­co muy co­no­ci­do en Ucra­nia con una tra­yec­to­ria de más de una dé­ca­da en te­le­vi­sión y ci­ne, a quien le gus­ta de­fi­nir­se co­mo “pa­ya­so”. Se re­ci­bió de abogado, pe­ro siem­pre se de­di­có al hu­mor. Su po­pu­la­ri­dad pe­gó un sal­to en oc­tu­bre de 2015 cuan­do su pro­duc­to­ra Kvar­tal95 lan­zó El ser­vi­dor del pue­blo. Los epi­so­dios ini­cia­les ya tie­nen más de 13 mi­llo­nes de vi­si­tas en You­tu­be, Fox Stu­dios ad­qui­rió los de­re­chos de adap­ta­ción y Net­flix los de emi­sión.

La se­rie cuen­ta la his­to­ria de Vasyl Ho­lo­bo­rod­ko(el­pro­pio­ze­lens­ki),un pro­fe­sor de His­to­ria que al­can­za po­pu­la­ri­dad lue­go de que un es­tu­dian­te vi­ra­li­za un vi­deo en el que el do­cen­te lanza un des­car­na­do dis­cur­so en con­tra de la co­rrup­ción po­lí­ti­ca.

“¿Por qué to­das las per­so­nas ho­nes­tas son ton­tas y las in­te­li­gen­tes son la­dro­nes?”, le gri­ta Ho­lo­bo­rod­ko a un co­le­ga. “¿Qué cla­se de gen­te so­mos que se­gui­mos vo­tan­do por es­tos men­ti­ro­sos hi­jos de pu­ta sa­bien­do que son de­lin­cuen­tes?”

A tra­vés de una ven­ta­na un alumno fil­ma en se­cre­to la ra­bie­ta del do­cen­te y vi­ra­li­za el vi­deo en las re­des. Eso lanza a la po­pu­la­ri­dad al ig­no­to pro­fe­sor, que ter­mi­na ga­nan­do las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y em­pie­za a ha­cer reali­dad sus pro­pues­tas.

“Des­de enero de es­te año cuan­do lan­zó su can­di­da­tu­ra, Ze­lens­ki or­ga­ni­zó su cam­pa­ña de ma­ne­ra que la lí­nea que di­vi­de fic­ción de reali­dad es muy del­ga­da”, di­jo Gai­duk.

Mien­tras el ex­pre­si­den­te Pe­tro Po­ros­hen­ko –que fue por la re­elec­ción y ob­tu­vo ape­nas el 23% de los vo­tos, fren­te al arra­sa­dor 73% de Ze­lens­ki– hi­zo una cam­pa­ña tra­di­cio­nal, el có­mi­co no hi­zo ac­tos, prác­ti­ca­men­te es­qui­vó a la pren­sa y de­jó que Ho­lo­bo­rod­ko ha­bla­ra por él.

Pa­ra un país en gue­rra, em­po­bre­ci­do y do­mi­na­do por una cla­se po­lí­ti­ca co­rrup­ta, la fic­ción que pro­po­nía el per­so­na­je te­le­vi­si­vo lle­na de gags có­mi­cos, cli­chés y frases de im­pac­to, re­sul­tó mu­cho más atrac­ti­va que cual­quier pla­ta­for­ma par­ti­da­ria.

Po­co más de cin­co años des­pués del Eu­ro­mai­dan –la re­vuel­ta en­tre eu­ro­peís­tas y pro­rru­sos– es­ta ex­re­pú­bli­ca so­vié­ti­ca es hoy uno de los paí­ses más po­bres de Eu­ro­pa, con el 25% de la po­bla­ción ba­jo la lí­nea de po­bre­za. Ade­más, la suer­te de Ucra­nia es­tá inevi­ta­ble­men­te uni­da a Ru­sia. Y el con­flic­to por la ane­xión de Cri­mea y la gue­rra con los pro­rru­sos en el es­te del país abrie­ron una in­sal­va­ble grie­ta en­tre Kiev y Mos­cú, cuan­do Ucra­nia aún no es miem­bro pleno de la Unión Eu­ro­pea.

Pe­ro es­te lu­nes se aca­bó Ho­lo­bo­rod­ko y Ze­lens­ki en­tró en ac­ción.

El pre­si­den­te-ac­tor, que en uno de los epi­so­dios de su se­rie en­tra al Par­la­men­to y co­mien­za a ame­tra­llar a le­gis­la­do­res corruptos, anun­ció la di­so­lu­ción del Le­gis­la­ti­vo y la con­vo­ca­to­ria a elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das pa­ra ju­lio pró­xi­mo.

El analista po­lí­ti­co Ana­toly Okty­siuk, del Ins­ti­tu­to Ca­sa de la De­mo­cra­cia en Kiev, ex­pli­có a La Nacion que la de­ci­sión de di­sol­ver la Ra­da le per­mi­ti­rá a Ze­lens­ki tras­la­dar al Po­der Le­gis­la­ti­vo el triun­fo que lo con­sa­gró al fren­te del Eje­cu­ti­vo.

“Se­gún las en­cues­tas, el par­ti­do de Ze­lens­ki, que se lla­ma igual que la se­rie El ser­vi­dor del pue­blo, lo­gra­rá un 43% de los vo­tos en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, lo que le per­mi­ti­ría ob­te­ner un gran apo­yo a sus re­for­mas”, ex­pli­có Okty­siuk.

Res­ta ver de qué ma­ne­ra el Ze­lens­ki pre­si­den­te se­gui­rá emu­lan­do o no a Ho­lo­bo­rod­ko. En la se­rie el pro­fe­sor con­ver­ti­do en pre­si­den­te re­sis­te, por ejem­plo, las pre­sio­nes del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI).

El analista nor­te­ame­ri­cano Ale­xan­der J. Motyl, de la Uni­ver­si­dad de Rut­gers, que es­cri­bió pro­fu­sa­men­te so­bre Ru­sia y Ucra­nia, se mos­tró es­cép­ti­co so­bre las po­si­bi­li­da­des de Ze­lens­ki fren­te a un ve­cino tan po­de­ro­so co­mo Ru­sia. “Cuan­do Vla­di­mir Pu­tin se va­ya, y si Ru­sia desis­te de la cons­truc­ción del im­pe­rio, los ucra­nia­nos po­drán e ele­gir a un pa­ya­so co­mo pre­si­den­te”, afir­mó. “Has­ta ese mo­men­to, sin em­bar­go, de­be­rían dar­se cuen­ta de que li­de­rar un país en el pe­li­gro­so mun­do ac­tual no es una bro­ma”.

Va­lentyn Ogy­ren­ko/reuters

Ze­lens­ki, du­ran­te una con­fe­ren­cia en Kiev

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.