Caen fuer­te las re­ser­vas por el cam­bio de acree­dor

El FMI va re­em­pla­zan­do a los in­ver­so­res; la te­nen­cia bru­ta del BCRA pre­ci­pi­tó su ba­ja ayer por pa­gos al Club de Pa­rís

LA NACION - - ECONOMÍA - Ja­vier Blan­co

El 72% de la caí­da que su­frie­ron las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les del Ban­co Cen­tral (bcra)enl os úl­ti­mos 45 días, es de­cir, des­pués de ha­ber al­can­za­do un ré­cord de US$77.481 mi­llo­nes gra­cias al úl­ti­mo des­em­bol­so del FMI, se ex­pli­ca por pa­gos y can­ce­la­cio­nes de la deu­da en el mar­co de un pro­ce­so de cam­bio de acree­dor al que ad­hi­rió el país al acu­dir ha­ce un año a la asis­ten­cia de ese or­ga­nis­mo.

El va­lor de ese vi­tal ac­ti­vo ca­yó en

US$11.823 mi­llo­nes en­tre el 9 de abril y ayer (al ce­rrar en US$65.595 mi­llo­nes) al ca­bo de ape­nas 30 jor­na­das: es de­cir, su­frió una ba­ja pro­me­dio cer­ca­na a los US$400 mi­llo­nes por día, un rit­mo que in­quie­ta, al­can­zan­do su me­nor ni­vel en el año.

Sin em­bar­go, so­lo unos US$2100 mi­llo­nes po­drían con­si­de­rar­se co­mo una pér­di­da ge­nui­na ya que es­tán re­la­cio­na­dos con el apor­te de dó­la­res que ha­ce al mer­ca­do el Te­so­ro, tan­to pa­ra cu­brir su dé­fi­cit en pe­sos co­mo pa­ra tra­tar de ayu­dar a man­te­ner equi­li­bra­da a esa divisa. Cla­ro que a eso se po­drían agre­gan otros US$600 mi­llo­nes, en reali­dad vin­cu­la­dos con la des­va­lo­ri­za­ción que su­frió el yuan (to­man­do la in­ci­den­cia del swap) des­de que to­mó tem­pe­ra­tu­ra la dispu­ta co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos con Chi­na.

El res­to de la mer­ma es­tá vin­cu­la­do con pa­gos de deu­da co­mo los

US$1409 mi­llo­nes gi­ra­dos en las úl­ti­mas 48 ho­ras pa­ra cum­plir las can­ce­la­cio­nes pac­ta­das por el ex­mi­nis­tro Axel Ki­ci­llof con el Club de Pa­rís (tras una re­ne­go­cia­ción que in­clu­yó iné­di­tos US$3633 mi­llo­nes en in­tere­ses pu­ni­to­rios) o de ca­pi­tal o in­tere­ses de dis­tin­tos bo­nos co­lo­ca­dos en­tre in­ver­so­res.

Se tra­ta de un pro­ce­so que le per­mi­te al país un aho­rro fi­nan­cie­ro, ya que por el fi­nan­cia­mien­to del FMI se pa­ga una ta­sa pro­me­dio del 4%, ya que se tra­ta de prés­ta­mos que es­tán con­di­cio­na­dos al cum­pli­mien­to de una se­rie de ob­je­ti­vos, un cos­to 43% me­nor que el que tie­ne en pro­me­dio la deu­da to­ma­da del mer­ca­do.

“El vai­vén en el mon­to de re­ser­vas bru­tas se pro­du­ce por­que es­ta­mos tran­si­tan­do lo que se­ría la ‘tem­po­ra­da al­ta’ de pa­gos de deu­da del año: fi­na­li­za­do ma­yo y es­pe­cial­men­te trans­cu­rri­do ju­nio ya caen. Y por­que pre­ci­sa­men­te uno de los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les de los des­em­bol­sos del FMI era en­fren­tar es­tos pa­gos du­ran­te el año de trán­si­to ha­cia el equi­li­brio fis­cal pri­ma­rio. Es de­cir, bue­na par­te de la ba­ja es­tá ex­pli­ca­da por­que de­jás de de­ber­le a uno [in­ver­so­res] y pa­sás a de­ber­le a otro [el FMI]”, ex­pli­ca el eco­no­mis­ta San­tia­go Bu­lat, de In­vecq Con­sul­ting.

“La caí­da ge­ne­ra rui­do por­que las re­ser­vas son un in­di­ca­dor cla­ve de es­ta­bi­li­dad. Pe­ro por con­tra­dic­to­rio que pa­rez­ca la fuer­te ba­ja de los úl­ti­mos 45 días no es preo­cu­pan­te ya que en gran me­di­da re­fle­ja un cam­bio de acree­dor con­tem­pla­do en el pro­gra­ma fi­nan­cie­ro ofi­cial”, coin­ci­de el eco­no­mis­ta e in­ves­ti­ga­dor de la Me­di­te­rrá­nea, Nés­tor Grión. Otros in­di­cios a mi­rar

Una de las ven­ta­jas de­ri­va­das del cam­bio de acree­dor es una re­duc­ción en el cos­to pro­me­dio del fi­nan­cia­mien­to. “La lí­nea del FMI cues­ta apro­xi­ma­da­men­te 4% anual, aun­que al es­tar en una ca­nas­ta de mo­ne­das (DEG) va­ría en fun­ción de las ta­sas de las mo­ne­das que com­po­nen esa ca­nas­ta. Por ca­so, los bo­nos Bo­nar 2019 y 2024 que se pa­ga­ron te­nían cu­pón de 6,70 y 8,6% anual, con lo que ahí hay un aho­rro”, se­ña­la Mi­guel Zie­lon­ka, di­rec­tor de la con­sul­to­ra Econ­views.

El te­ma es que el aba­ra­ta­mien­to no se no­ta por­que que­da neu­tra­li­za­do en el fuer­te au­men­to que el Go­bierno en­fren­tó en su cos­to de en­deu­da­mien­to lo­cal por la ines­ta­bi­li­dad cam­bia­ria y la suba de ta­sas.

Los ana­lis­tas creen que el vai­vén de las re­ser­vas pue­de su­mar in­quie­tud en un con­tex­to ya ca­rac­te­ri­za­do por la in­cer­ti­dum­bre, por lo que su­gie­ren se­guir el mon­to ne­to (que se man­tu­vo en torno de US$20.000 mi­llo­nes) y no el bru­to. Pe­ro no hay una me­di­ción uni­for­me pú­bli­ca de ese va­lor, lo que da lu­gar a con­tro­ver­sias.

“Tal vez se­ría me­jor to­mar re­ser­vas ne­tas se­gún de­fi­ni­ción del FMI. Ellos tan­to a las bru­tas co­mo a las ne­tas les res­tan los com­pro­mi­sos de deu­da a ven­cer en un año. Es un cri­te­rio que ha­ría me­nos vo­lá­til la te­nen­cia, pe­ro de­bie­ra adop­tar­lo el BCRA”, co­men­ta Zie­lon­ka. No es­tan­do ese da­to ofi­cia­li­za­do, Grión su­gie­re pres­tar más aten­ción al “efec­to que pue­de te­ner el pro­ce­so elec­to­ral en la do­la­ri­za­ción” o la po­si­bi­li­dad de que al BCRA le to­que ven­der re­ser­vas, “al­go que has­ta aquí no ne­ce­si­tó ha­cer”, des­ta­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.