El aniver­sa­rio de la pa­tria

LA NACION - - EDITORIALE­S | CARTAS -

Cuan­do se cum­ple hoy el 209° aniver­sa­rio de la Re­vo­lu­ción de Ma­yo, dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des pre­vis­tas en to­do el país por ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das in­ten­tan, una vez más y con no po­co es­fuer­zo, po­ner es­ta fe­cha en el lu­gar más al­to de la con­si­de­ra­ción ciu­da­da­na.

Se tra­ta, na­da más ni na­da me­nos que de con­me­mo­rar la ges­ta re­vo­lu­cio­na­ria de Ma­yo de 1810. Por dis­tin­tas ra­zo­nes, en nues­tro país se ha ido per­dien­do el fer­vor ciu­da­dano por es­te ti­po de ce­le­bra­cio­nes. Es­ta­mos atra­ve­san­do una eta­pa di­fí­cil en lo eco­nó­mi­co y so­cial. Ago­bia­dos por una di­ver­si­dad de pro­ble­mas, mu­chos ciu­da­da­nos sien­ten que no tie­nen na­da pa­ra ce­le­brar. Los fren­tes de las ca­sas ca­re­cen de ban­de­ras y se or­ga­ni­zan me­nos reunio­nes alu­si­vas.

Las di­vi­sio­nes en ma­te­ria po­lí­ti­ca se ven pro­yec­ta­das en las ca­lles. La fal­ta de acuer­dos no so­lo pre­do­mi­na en­tre la di­ri­gen­cia. Tam­bién en­tre la gen­te co­mún que, can­sa­da de las pe­leas de quie­nes de­bie­ran dar el ejem­plo, pre­fie­re lla­mar­se a si­len­cio, ale­jar­se de la vo­rá­gi­ne y de­jar pa­sar oca­sio­nes que de­be­rían ser­vir pa­ra en­con­trar­nos jun­tos.

En ese con­tex­to de­bie­ran ubi­car­se los fes­te­jos por el 25 de Ma­yo: to­mar­los co­mo una enor­me opor­tu­ni­dad pa­ra el re­en­cuen­tro de los ar­gen­ti­nos. En va­rias lo­ca­li­da­des del in­te­rior del país, don­de las tra­di­cio­nes se afin­can con más fuer­za que en las gran­des ciu­da­des, se pre­pa­ran pa­ra hoy des­fi­les de alum­nos de es­cue­las, gau­ches­cos y mi­li­ta­res. Los bom­be­ros vo­lun­ta­rios, ins­ti­tu­cio­nes po­li­cia­les y or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil se su­man a esas ce­le­bra­cio­nes cu­yo mo­tor prin­ci­pal no es el des­plie­gue de re­cur­sos, la com­pe­ten­cia ni la va­ni­dad, sino la con­cien­cia de la mag­ni­tud de la fe­cha que tran­si­ta­mos.

Te­me­ra­rios han si­do los años del kirch­ne­ris­mo en el po­der, con su ne­fas­ta apro­pia­ción de las

fies­tas cí­vi­cas en be­ne­fi­cio par­ti­da­rio. La­men­ta­bles han si­do las aren­gas vi­cia­das de pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca de to­dos aque­llos años.

El re­cuer­do de la ges­ta de Ma­yo no es pro­pie­dad de nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co. Tam­po­co de­be­rá ser­lo es­te año. Se es­pe­ra el ma­yor de los res­pec­tos y de los cui­da­dos de par­te de los go­bier­nos que pa­ra es­ta fe­cha han pre­vis­to ac­tos po­lí­ti­cos, de cam­pa­ña o inau­gu­ra­cio­nes de obras que na­da tie­nen que ver con el ob­je­ti­vo de la ce­le­bra­ción que nos con­vo­ca.

He­mos per­di­do mu­cho tiem­po re­ve­ren­cian­do per­so­na­lis­mos y no aque­lla me­mo­ria co­lec­ti­va de nues­tra in­de­pen­den­cia, de nues­tra eman­ci­pa­ción.

Los ac­tos de con­me­mo­ra­ción de nues­tra so­be­ra­nía tam­po­co de­ben que­dar ata­dos a la co­yun­tu­ra, a in­ter­pre­ta­cio­nes re­tor­ci­das o de­pen­der de las ma­ni­pu­la­cio­nes his­tó­ri­cas de una di­ri­gen­cia tras­no­cha­da.

En un mo­men­to co­mo el que es­ta­mos vi­vien­do se im­po­ne, to­da­vía con más cri­te­rio y fuer­za, de­po­ner las más mí­ni­mas di­fe­ren­cias en pro del bien co­mún. Re­cor­dar a los hé­roes de Ma­yo so­lo ca­da 365 días cuan­do nos lo re­cuer­da el al­ma­na­que no es si­nó­ni­mo de asu­mir el com­pro­mi­so cons­tan­te de man­te­ner­los vi­vos en no­so­tros co­mo fa­ro per­ma­nen­te, a la ho­ra de de­fi­nir el rum­bo de nues­tro país o de en­de­re­zar­lo cuan­do hi­cie­ra fal­ta.

So­mos lo que so­mos por nues­tro pa­sa­do, por nues­tras ges­tas. Ha­cer­les ho­nor de­be­ría ser un sen­ti­mien­to tan na­tu­ral co­mo es­pon­tá­neo. Mi­rar ha­cia atrás sir­ve pa­ra ver el ca­mino re­co­rri­do sin an­clar­nos en vie­jas ren­ci­llas y en­fren­ta­mien­tos. El desafío es cons­truir la con­cor­dia y la paz pa­ra nues­tros hi­jos. So­lo así po­dre­mos pro­yec­tar un fu­tu­ro com­par­ti­do. Fren­te a las gra­ves di­fi­cul­ta­des que tran­si­ta­mos po­ten­cia­re­mos nues­tras ca­pa­ci­da­des con la unión de to­dos los ar­gen­ti­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.