Los nue­vos ros­tros de la pos­grie­ta

LA NACION - - OPINIÓN - Eduar­do Fi­dan­za

Las des­crip­cio­nes me­diá­ti­cas de los pro­ce­sos elec­to­ra­les sue­len sim­pli­fi­car su com­ple­ji­dad. Los vo­tan­tes se des­cri­ben a gran­des tra­zos, ba­jo ró­tu­los ge­né­ri­cos, co­mo ofi­cia­lis­tas, opo­si­to­res o in­de­ci­sos, un sub­gru­po al que se le atri­bu­ye sin prue­bas un rol cru­cial pa­ra de­fi­nir las elec­cio­nes. Su­ce­de al­go pa­re­ci­do con los dis­tin­tos epi­so­dios del pro­ce­so elec­to­ral. Se in­du­ce a pen­sar en el lap­so en­tre la pri­me­ra vuel­ta y el ba­llot­ta­ge, con­vir­tien­do a es­te en la ins­tan­cia de­ci­si­va, pe­ro se sub­va­lo­ra el pe­río­do que trans­cu­rre en­tre las PA­SO y la pri­me­ra vuel­ta, cuan­do pue­den ocu­rrir cam­bios cru­cia­les tan­to en la ofer­ta co­mo en la de­man­da elec­to­ral. Se ana­li­za más oc­tu­bre que agos­to, se seg­men­ta po­co el elec­to­ra­do, se da por cier­ta la in­ten­ción de vo­to ex­traí­da con fór­ceps de los son­deos an­tes de que em­pie­ce la cam­pa­ña. Se con­fun­de el mi­cro­cli­ma de los po­lí­ti­cos, los me­dios y los ana­lis­tas con la per­cep­ción –siem­pre más le­ja­na y más len­ta– de la so­cie­dad y sus dis­tin­tos es­tra­tos.

Es­tas sim­pli­fi­ca­cio­nes se ex­tien­den a la con­si­de­ra­ción de los can­di­da­tos. La des­crip­ción de sus en­fren­ta­mien­tos pre­va­le­ce so­bre el aná­li­sis de sus in­ten­cio­nes. Pa­re­cie­ra que Cris­ti­na y Ma­cri, las dos fi­gu­ras cen­tra­les de la es­ce­na, in­tere­sa­ran más co­mo pú­gi­les en un ring que co­mo pro­duc­to­res de tác­ti­cas y es­tra­te­gias que los con­du­ci­rán, si tie­nen éxi­to, a re­te­ner o re­cu­pe­rar el po­der. Las di­fe­ren­cias en­tre ellos opa­can la si­mi­li­tud de sus mo­vi­mien­tos, que ca­da vez es ma­yor. Tal vez por eso no se ha­ya pres­ta­do su­fi­cien­te aten­ción a la si­mul­ta­nei­dad de la tor­sión que rea­li­za­ron en los úl­ti­mos días: re­em­pla­zar el dis­cur­so de la grie­ta por el del con­sen­so, pro­po­ner acuer­dos y nue­vos con­tra­tos so­cia­les, ele­gir de­le­ga­dos que ten­gan fa­ma de ne­go­cia­do­res o ex­hi­ban ac­ti­tu­des ama­bles. Cuan­do se ob­ser­va la cri­sis del pe­ro­nis­mo fe­de­ral, no pue­de en­ten­dér­se­la sin ad­ver­tir que el ma­cris­mo y el cris­ti­nis­mo le ex­pro­pia­ron su prin­ci­pal ca­pi­tal sim­bó­li­co: el re­la­to an­ti­grie­ta, que pre­ten­día aglu­ti­nar al im­por­tan­te con­tin­gen­te de vo­tan­tes que no se ri­ge por op­cio­nes ideo­ló­gi­cas. Abo­li­da la grie­ta, cu­ya sus­tan­cia es dis­cur­si­va y ar­gu­men­ta­ti­va, que­da en pie so­lo la po­la­ri­za­ción, una es­tra­te­gia de cam­pa­ña que de­pen­de an­tes de re­cur­sos ma­te­ria­les y me­diá­ti­cos que del re­la­to.

Can­ce­lar la grie­ta tie­ne una in­ten­ción pre­ci­sa, que re­pi­ten to­dos los par­ti­dos en con­di­cio­nes de ga­nar una elec­ción de­mo­crá­ti­ca: con­quis­tar al elec­to­ra­do de­no­mi­na­do “in­de­pen­dien­te”, que en ri­gor reúne a los vo­tan­tes me­nos in­tere­sa­dos en la po­lí­ti­ca, no a los más ana­lí­ti­cos. Ellos, que son los que de­fi­nen las elec­cio­nes, de­man­dan so­lu­cio­nes prag­má­ti­cas a sus pro­ble­mas, re­cha­zan los en­fren­ta­mien­tos que dis­traen a los can­di­da­tos de ese ob­je­ti­vo y sue­len de­ci­dir el vo­to por ra­zo­nes ma­te­ria­les. Una seg­men­ta­ción ela­bo­ra­da por Po­liar­quía, mues­tra la im­por­tan­cia cuan­ti­ta­ti­va de es­te seg­men­to: com­pren­de cer­ca del 60% del elec­to­ra­do y es fac­ti­ble dis­tin­guir dos sec­to­res a su in­te­rior: los que pue­den vo­tar di­ver­sas op­cio­nes por­que su con­duc­ta es vo­lá­til –re­pre­sen­tan el 43% – y los que vo­ta­rán a cual­quier can­di­da­to que no sean Ma­cri o Cris­ti­na, que su­man ca­si el 15%. Am­bos gru­pos es­tán sien­do ase­dia­dos por las gran­des fuer­zas, en de­tri­men­to de otras op­cio­nes. El ofi­cia­lis­mo pro­po­ne me­jo­rar­les al­go el pre­sen­te y mu­cho el fu­tu­ro, y Cris­ti­na, a tra­vés de su de­le­ga­do, res­ti­tuir­les el pa­sa­do. En de­fi­ni­ti­va, po­la­ri­zar­los con pro­pues­tas y bue­nos mo­da­les, le­jos del es­cán­da­lo de la grie­ta.

Alberto Fernández y Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, cu­yo pro­ta­go­nis­mo es in­di­si­mu­la­ble y se­rá cre­cien­te re­sul­te o no el re­cam­bio de Ma­cri, son los nue­vos ros­tros de la pos­grie­ta. Con­fron­ta­rán co­mo ad­ver­sa­rios, no co­mo enemi­gos; ha­bla­rán de ten­der puen­tes y rea­li­zar transac­cio­nes. Se mos­tra­rán afa­bles e ín­ti­mos, am­plios e in­dul­gen­tes. Alberto pro­cu­ra­rá con­ven­cer de que po­see re­pu­bli­ca­nis­mo, un va­lor atri­bui­do a Cam­bie­mos; y Ma­ría Eu­ge­nia des­ple­ga­rá sen­si­bi­li­dad so­cial, un va­lor aso­cia­do al pe­ro­nis­mo. Cru­za­rán las fron­te­ras, de­ba­ti­rán en el te­rri­to­rio que se ha lla­ma­do, con hu­mor, “Co­rea del Me­dio”. En es­ta nue­va fa­se, el Pre­si­den­te y la ex­pre­si­den­ta con­ser­va­rán el con­trol, pe­ro a tra­vés de una trans­fe­ren­cia de po­der efec­ti­vo o sim­bó­li­co que de­no­ta de­bi­li­dad y ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre. De­bi­li­dad, por­que de tan­to ri­va­li­zar se vol­vie­ron inep­tos pa­ra se­du­cir al vo­tan­te in­de­pen­dien­te. E in­cer­ti­dum­bre, por­que en po­lí­ti­ca nun­ca se sa­be có­mo terminarán las ce­sio­nes que no se ha­cen den­tro del círcu­lo fa­mi­liar.

¿Quién po­see más chan­ces de ga­nar en es­te nue­vo con­tex­to? La res­pues­ta es inal­te­ra­ble: el que cap­tu­re la ma­yor can­ti­dad de de­sin­te­re­sa­dos, vo­lá­ti­les e in­de­pen­dien­tes. Pa­ra eso, Ma­cri de­be re­mo­ver el re­cha­zo a su fi­gu­ra que la frus­tra­ción eco­nó­mi­ca pro­vo­ca en dos ter­cios de ellos. Y Cris­ti­na ne­ce­si­ta di­si­mu­lar el re­ce­lo que su be­li­ge­ran­cia ge­ne­ró en un elec­to­ra­do que re­quie­re so­lu­cio­nes a sus pro­ble­mas con­cre­tos, no ma­cha­can­tes ale­ga­tos con­tra los enemi­gos del pue­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.