Trump, el ver­da­de­ro des­ve­lo de Ma­cri

LA NACION - - OPINIÓN - Francisco Oli­ve­ra

En la úl­ti­ma tur­bu­len­cia cam­bia­ria, cuan­do to­da­vía el go­bierno de Trump no ha­bía con­ven­ci­do al FMI de fle­xi­bi­li­zar­le a la Ar­gen­ti­na la ca­pa­ci­dad de in­ter­ven­ción so­bre el mer­ca­do, Mau­ri­cio Ma­cri tu­vo que dar una ex­pli­ca­ción im­pen­sa­da. No al lí­der re­pu­bli­cano, con quien con­ver­sa fre­cuen­te­men­te y al que vol­vió a con­tac­tar en esos días, sino a su pe­que­ña hi­ja, que aca­ba­ba de ha­cer­le una pre­gun­ta: ¿qué es un bono? El Pre­si­den­te se es­me­ró en una acep­ción adap­ta­da a alum­nos de fi­nan­zas de 7 años: “Al­go que cuan­do sube es bueno, y cuan­do ba­ja, ma­lo”, re­su­mió. Ho­ras des­pués, al des­pe­dir­se pa­ra ir al co­le­gio, ella re­to­mó el te­ma: lo alen­tó a no preo­cu­par­se por­que, di­jo, se­gu­ra­men­te los bo­nos iban a su­bir ese día. A Ma­cri se le lle­na­ron los ojos de lá­gri­mas.

La con­ver­sa­ción, que el je­fe del Es­ta­do con­tó des­pués a unos po­cos ín­ti­mos, se dio ha­ce más de un mes, du­ran­te el úl­ti­mo sus­to que el dó­lar le dio al Go­bierno, y en un mo­men­to aními­co par­ti­cu­lar­men­te ma­lo pa­ra el lí­der de Pro: ese fin de se­ma­na, ad­mi­te aho­ra, fue el peor que tu­vo des­de aquel de prin­ci­pio de sep­tiem­bre del año pa­sa­do, cuan­do en me­dio de una co­rri­da acep­tó con re­sig­na­ción que cua­tro di­ri­gen­tes afi­nes a quie­nes les es­ta­ba pro­po­nien­do su­mar­se al ga­bi­ne­te –Al­fon­so Prat-gay, Car­los Mel­co­nian, Ernesto Sanz y Martín Lous­teau– ha­bían re­cha­za­do su ofer­ta. “Por pri­me­ra vez sen­tí el torpe­do del ‘círcu­lo ro­jo’”, lle­gó a de­cir­les en­ton­ces a sus co­la­bo­ra­do­res. Esa gue­rra fría con el es­ta­blish­ment, que lo acom­pa­ña des­de la cam­pa­ña de 2015, ha si­do du­ran­te su ad­mi­nis­tra­ción una cons­tan­te: em­pre­sa­rios, ana­lis­tas y ope­ra­do­res a quie­nes en­ton­ces con­si­guió ce­rrar­les la bo­ca con la ne­ga­ti­va a pac­tar con Massa pa­ra su­pe­rar a Scio­li vuel­ven a pre­gun­tar­se aho­ra, cua­tro años des­pués, por qué no abre su go­bierno a otras fuer­zas po­lí­ti­cas. Tra­du­ci­do: que se acer­que más al PJ, su­pues­to ga­ran­te de go­ber­na­bi­li­dad.

Es pro­ba­ble que esa dia­léc­ti­ca que lo en­fren­ta prin­ci­pal­men­te con el mun­do al que per­te­ne­ció su pa­dre, el de los ne­go­cios, aho­ra curioso por los mo­vi­mien­tos del lí­der del Fren­te Re­no­va­dor y de Ro­ber­to Lavagna, no mue­ra nun­ca. Prin­ci­pal­men­te por­que, por ve­lo­ci­dad o do­sis de me­di­das, el Pre­si­den­te ter­mi­na un man­da­to con evi­den­tes erro­res de ges­tión. Es una au­to­crí­ti­ca que ya no es­con­de en la in­ti­mi­dad y que que­dó

cla­ra en aque­llos días de in­quie­tud, du­ran­te los que se de­di­có a co­mu­ni­car­se con vie­jos ami­gos, al­gu­nos de los cua­les se sen­tían ya re­le­ga­dos del círcu­lo de de­ci­sio­nes y a quie­nes vol­vía a pe­dir­les una opi­nión.

Esos lla­ma­dos, que les sir­vie­ron a los in­con­di­cio­na­les pa­ra pro­po­ner­se en­tre to­dos apun­ta­lar­lo, coin­ci­die­ron ade­más con dos des­ven­tu­ras fí­si­cas: un do­lor per­sis­ten­te en el ner­vio ciá­ti­co, que lle­gó a obli­gar­lo a par­ti­ci­par de pie de las reunio­nes, y una le­sión en la ro­di­lla, que con­tra­jo du­ran­te un par­ti­do de fút­bol y le mul­ti­pli­có el mal­hu­mor. Ma­cri sue­le dis­ten­der­se con el deporte. No so­lo le gus­ta el fút­bol, sino el padd­le, pa­ra el que reacon­di­cio­nó una can­cha aban­do­na­da de la quin­ta de Oli­vos: no bien asu­mió en la Ca­sa Ro­sa­da, or­de­nó po­ner­le pas­to na­tu­ral. Otro de sus hob­bies es el brid­ge, que jue­ga con quie­nes eran ami­gos de su pa­dre; en su en­torno lo han es­cu­cha­do de­cir que le gus­ta­ría de­di­car­les tiem­po a las cartas cuan­do de­je el po­der.

Quie­nes lo fre­cuen­tan di­cen que re­co­bró ener­gía en las úl­ti­mas se­ma­nas. Que lo ven can­sa­do, pe­ro op­ti­mis­ta por ha­ber con­tro­la­do el ti­po de cam­bio y, más gra­vi­tan­te aún, ad­ver­ti­do cier­ta me­jo­ra en las en­cues­tas. Es una no­ve­dad que le tra­jo Ro­ber­to Za­pa­ta, el co­la­bo­ra­dor más re­le­van­te que tie­ne Jai­me Du­rán Bar­ba. So­ció­lo­go for­ma­do en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, es­pa­ñol, Za­pa­ta sue­le diag­nos­ti­car con me­tá­fo­ras. La más re­cien­te: la Ar­gen­ti­na se es­tá aho­gan­do en la mi­tad del río y hay quie­nes quie­ren sal­var­se avan­zan­do ha­cia la ori­lla, que vo­ta­rán a Cam­bie­mos, y quie­nes in­ten­tan re­gre­sar a la cos­ta des­de don­de par­tie­ron, que vo­ta­rán al kirch­ne­ris­mo. Tan­ta re­tó­ri­ca no al­can­za a ta­par nú­me­ros dra­má­ti­cos. Se­gún son­deos pro­pios, so­lo en el co­n­ur­bano bo­nae­ren­se Ma­cri per­dió des­de la úl­ti­ma elec­ción de oc­tu­bre 2017, cuan­do Es­te­ban Bull­rich de­rro­tó a Cris­ti­na Kirch­ner, unos 600.000 vo­tos. Es ca­si la can­ti­dad exac­ta por la que su­peró en to­do el país en 2015 a Scio­li en el ba­llot­ta­ge.

Sus equi­pos de cam­pa­ña con­fían en re­cu­pe­rar­los. Los fo­cus groups de Za­pa­ta ex­hi­ben en ese universo de de­sen­can­ta­dos, la ma­yo­ría de los cua­les per­te­ne­cen a la cla­se me­dia y re­si­den en lo que en Cam­bie­mos llaman “ca­be­ce­ras de las es­ta­cio­nes de tren y 30 cua­dras al­re­de­dor”, tres re­cla­mos con­cre­tos: es­ta­bi­li­dad cam­bia­ria, que em­pie­ce a aflo­jar la in­fla­ción y nue­vas obras de in­fra­es­truc­tu­ra. Co­mo en cam­pa­ña los pe­di­dos son ór­de­nes, la Ca­sa Ro­sa­da in­ten­ta­rá anun­ciar una inau­gu­ra­ción ca­da dos se­ma­nas du­ran­te los pró­xi­mos me­ses, en un cro­no­gra­ma que in­clu­ye, por ejem­plo, cua­tro me­tro­bu­ses en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Se­rán el de la ave­ni­da Cal­cha­quí en Quil­mes, el de la ru­ta 4 en La Ma­tan­za (Ca­mino de Cin­tu­ra), el se­gun­do tra­mo de Tres de Fe­bre­ro y una ex­ten­sión del de Es­te­ban Et­che­ve­rría. El mo­do de cor­tar cin­tas, que in­clu­ye la Ca­pi­tal Fe­de­ral, se ha­rá por seg­men­tos: el Pa­seo del Ba­jo, por ejem­plo, ten­drá tres ac­tos pa­ra los tres tra­mos. El se­gun­do ho­me­na­je de Cam­bie­mos al kirch­ne­ris­mo des­pués de Pre­cios Esen­cia­les.

Los son­deos de Za­pa­ta, que se pro­ce­san en las ofi­ci­nas de Bal­car­ce 412, di­cen que una por­ción más pe­que­ña de esos 600.000 vo­tos per­te­ne­ce a la cla­se ba­ja, un sec­tor más di­fí­cil de aus­cul­tar por el mo­do de vi­da que lle­va: el 80% de los in­di­gen­tes no sa­le del asen­ta­mien­to don­de vi­ve y es­tá más al al­can­ce del in­ten­den­te del lu­gar. Por eso el ma­cris­mo ve una des­ven­ta­ja en dis­tri­tos co­mo La Ma­tan­za, don­de coin­ci­den al­ta po­bre­za y ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal opo­si­to­ra. “Verónica Ma­ga­rio viene tra­ba­jan­do ha­ce tiem­po en la zo­na”, afir­man. Ale­jan­dro Fi­noc­chia­ro, mi­nis­tro de Edu­ca­ción, que irá por la in­ten­den­cia, de­be to­da­vía re­mon­tar una enor­me di­fe­ren­cia en las en­cues­tas.

Na­da de eso se­rá po­si­ble con nue­vas co­rri­das cam­bia­rias. Es la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de Ma­cri, que ad­mi­te que eso no de­pen­de­rá tan­to de la ofer­ta elec­to­ral kirch­ne­ris­ta, sino del con­tex­to in­ter­na­cio­nal. Es lo que lo lle­va a es­tre­me­cer­se ca­da vez que recrudece la ten­sión en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na y los in­ver­so­res hu­yen de los mer­ca­dos emer­gen­tes ha­cia ac­ti­vos más se­gu­ros. Son las iro­nías de su prin­ci­pal so­cio glo­bal. Ma­cri no tie­ne la crea­ti­vi­dad de Za­pa­ta, pe­ro de­fi­ne a esa mal­di­ción for­tui­ta co­mo “El abra­zo de Trump”: al­guien que lo apun­ta­la lo­cal­men­te, pe­ro que, al mis­mo tiem­po, lo as­fi­xia sin que­rer. La tor­men­ta es­tá a un tuit del lí­der re­pu­bli­cano por­que la Ar­gen­ti­na es frá­gil. Y, por lo tan­to, im­pre­de­ci­ble co­mo la co­ti­za­ción de un bono, la pre­gun­ta de una hi­ja de sie­te años o la lá­gri­ma de un in­ge­nie­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.