No re­sig­nar­se a ser con­vi­da­dos de pie­dra en la de­mo­cra­cia

LA NACION - - OPINIÓN - Nor­ma Mo­ran­di­ni Di­rec­to­ra del Ob­ser­va­to­rio de De­re­chos Hu­ma­nos del Se­na­do

Quien re­vis­te la lu­ci­dez re­vis­te la tris­te­za, es la ci­ta de San Agus­tín con la que Ikram An­ta­ki ini­cia su Ma­nual del ciu­da­dano con­tem­po­rá­neo, que re­leo por es­tos días y pa­re­ce es­cri­to pa­ra es­te tiem­po, en el que es­ta­mos en la “in­di­gen­cia del pen­sa­mien­to”. An­ta­ki es una pro­lí­fi­ca pen­sa­do­ra que na­ció en Si­ria, pe­ro hi­zo su “ex­pe­rien­cia de ma­du­rez” en Mé­xi­co y vein­te años atrás es­cri­bió aquel li­bro pa­ra ayu­dar a cons­truir el sue­ño de la de­mo­cra­cia, esa “hi­ja de la ma­dre Re­pú­bli­ca”. Un tex­to que pa­re­ce es­cri­to pa­ra la Ar­gen­ti­na de hoy, pa­ra­da no tan so­lo so­bre el mar­gi­na­lis­mo so­cial, sino, tam­bién, so­bre los “su­bur­bios del pen­sa­mien­to”.

Si, co­mo es­cri­be la au­to­ra, la de­mo­cra­cia es la me­jor es­cue­la pa­ra apren­der el ar­te de la ar­gu­men­ta­ción, en­tris­te­ce cons­ta­tar la po­bre­za de nues­tras ex­pli­ca­cio­nes. “Es la po­lí­ti­ca”, se es­cu­cha por do­quier, co­mo si la men­ti­ra y la im­pos­tu­ra fue­ran in­he­ren­tes a la po­lí­ti­ca y no su ca­ri­ca­tu­ra, en un país en el que la po­lí­ti­ca na­ció muer­ta, ase­si­na­da por los ca­dá­ve­res de la vio­len­cia po­lí­ti­ca y el te­rro­ris­mo de Es­ta­do. Tal co­mo lo ad­vir­tió Han­nah Arendt, cuan­do se go­bier­na so­bre los ca­dá­ve­res no exis­ten las ca­te­go

rías po­lí­ti­cas. Los ar­gen­ti­nos re­cu­pe­ra­mos la ru­ti­na elec­to­ral, pe­ro es­ta­mos le­jos de ha­ber reha­bi­li­ta­do la po­lí­ti­ca sin que se in­ter­pre­ten co­mo vir­tu­des la as­tu­cia, los gol­pes de efec­to, la sor­pre­sa, la cen­tra­li­dad, pa­la­bras y ac­cio­nes que por sí so­las des­nu­dan esa mi­se­ria del pen­sa­mien­to. Nos aver­güen­za ha­blar de va­lo­res, so­lo men­cio­na­mos per­so­nas, so­bre­abun­dan los ad­je­ti­vos, es­pe­cial­men­te los que des­ca­li­fi­can y de­gra­dan, es­ca­sean los sus­tan­ti­vos. Los he­chos no im­por­tan. Las fá­bu­las nos en­tre­tie­nen. El cam­po oré­gano del to­ta­li­ta­ris­mo por­que, co­mo tam­bién se­ña­la Arendt, el su­je­to ideal del reino to­ta­li­ta­rio es el hom­bre pa­ra quien la dis­tin­ción en­tre reali­dad y fic­ción, en­tre lo ver­da­de­ro y lo fal­so, no exis­te.

Co­mo me ha­bi­tué a ser des­ca­li­fi­ca­da por “prin­ci­pis­ta” o “out­si­der” de la po­lí­ti­ca, apren­dí, tam­bién, que pa­ra en­men­dar el des­cré­di­to con el que car­ga la po­lí­ti­ca no al­can­za con la in­cor­po­ra­ción de per­so­nas con pres­ti­gio ga­na­do en otras ac­ti­vi­da­des si se man­tie­ne la mis­ma cul­tu­ra de po­der, sin que na­die se son­ro­je por de­cir hoy una co­sa y ma­ña­na des­de­cir­se con la opues­ta. No al­can­za con for­mu­lar los pro­ble­mas pa­ra re­sol­ver­los, me­nos aún, re­du­cir su com­ple­ji­dad a la con­sig­na elec­to­ral.

El prag­ma­tis­mo es una vir­tud so­lo cuan­do sir­ve pa­ra dar res­pues­tas in­no­va­do­ras. crea­ti­vas, a con­flic­tos y pro­ble­mas en los que es­tá en jue­go el bien co­mún, siem­pre ba­jo la guía de los prin­ci­pios bá­si­cos de la vi­da com­par­ti­da. Dos de esos prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos son la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y el de­re­cho de las so­cie­da­des a ser in­for­ma­das. En be­ne­fi­cio de la ciu­da­da­nía, los pe­rio­dis­tas de­bié­ra­mos in­da­gar a los di­ri­gen­tes que pre­ten­den re­pre­sen­tar­nos y evi­tar con­ver­tir­nos en co­rre­vei­di­les de los des­pa­cho so“en­cues­to de pen­dien­tes ”. Al fi­nal, la ciu­da­da­nía es la que tie­ne las lla­ves. Has­ta aho­ra, so­lo so­mos con­vi­da­dos de pie­dra a los que se nos ofre­ce el tris­te es­pec­tácu­lo de ver re­pe­ti­da la es­ce­na, ya no sen­ta­dos en pri­me­ra fi­la, sino co­mo fis­go­nes de­trás del hue­co de la ce­rra­du­ra.

Le­jos de que los tiem­pos elec­to­ra­les se con­vier­tan en el gran mo­men­to pa­ra una gran con­ver­sa­ción co­lec­ti­va en la que la cen­tra­li­dad per­te­nez­ca a los ciu­da­da­nos y los can­di­da­tos sean quie­nes de­ben dar res­pues­tas, se­gui­mos em­bru­te­ci­dos por una re­pe­ti­ción de ci­fras que le dan la ra­zón a quien sa­bía de nú­me­ros, Adam Smith: “En el es­pí­ri­tu co­mer­cial, las in­te­li­gen­cias se en­co­gen, la ele­va­ción del es­pí­ri­tu se vuel­ve im­po­si­ble, se des­pre­cia la ins­truc­ción”. Acep­tar la eco­no­mía de mer­ca­do no sig­ni­fi­ca que de­be­mos acep­tar las téc­ni­cas del mer­ca­deo pa­ra en­ten­der los com­por­ta­mien­tos hu­ma­nos. Así co­mo sue­na ab­sur­do ima­gi­nar que po­de­mos in­fe­rir el do­lor de una per­so­na con­tan­do sus lá­gri­mas, ne­ga­mos nues­tra con­di­ción de pe­rio­dis­tas res­pon­sa­bles cuan­do ana­li­za­mos los com­por­ta­mien­tos co­lec­ti­vos so­lo por el nú­me­ro de las en­cues­tas y los de­ci­res que se des­di­cen.

A par­tir de si­tua­cio­nes reales co­mo lo son la po­bre­za, la in­fla­ción o la pér­di­da del em­pleo, se mon­tan dis­cur­sos emo­cio­na­les que ca­bal­gan so­bre la im­po­ten­cia de una so­cie­dad que igual­men­te re­pi­te re­sig­na­da: “Es­te país es in­via­ble”, la más do­lo­ro­sa con­fe­sión so­bre nues­tra fal­ta de an­he­los y de con­fian­za en no­so­tros mis­mos. Tal vez sea la de­s­es­pe­ran­za que re­vis­te la lu­ci­dez. Pe­ro no po­de­mos con­for­mar­nos con so­bre­vi­vir o creer que nos pro­te­ge­mos en­ce­rrán­do­nos en nues­tras vi­das pri­va­das. La par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca no se re­du­ce ni al ac­to de vo­tar ni a la per­te­nen­cia par­ti­da­ria, sino a la res­pon­sa­bi­li­dad que en­tra­ña la vi­da con los otros. Es cier­to que la ideo­lo­gía de­mo­crá­ti­ca les otor­ga po­der a los me­dios, que en es­tos tiem­pos de mo­di­fi­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas de­ben dis­tin­guir en­tre la in­for­ma­ción co­mo de­re­cho y el es­pec­tácu­lo per­so­nal de las vi­das pri­va­das con­ver­ti­das en atrac­ción. La in­de­pen­den­cia del pe­rio­dis­mo no es ga­ran­tía de im­par­cia­li­dad, ecua­ni­mi­dad, res­pon­sa­bi­li­dad, ni nos va­cu­na con­tra la pe­re­za, los pre­jui­cios o los equí­vo­cos. Pe­ro en paí­ses co­mo la Ar­gen­ti­na, atra­ve­sa­dos por el ocul­ta­mien­to, la trans­pa­ren­cia es un va­lor de­mo­crá­ti­co que ne­ce­si­ta de los bue­nos pe­rio­dis­tas y los ciu­da­da­nos res­pon­sa­bles, que en nues­tro país abun­dan. Vir­tu­des per­so­na­les que tie­nen con­se­cuen­cias pú­bli­cas. En una de­mo­cra­cia, la ver­dad no sig­ni­fi­ca que se se­pa to­do, sino lo que es­ta­ble­ce la ley. “A di­fe­ren­cia del to­ta­li­ta­ris­mo –nos di­ce An­ta­ki–, la de­mo­cra­cia se con­for­ma con lu­char por una mo­des­ta y aco­ta­da jus­ti­cia hu­ma­na que tra­ta de in­te­rrum­pir la ven­gan­za. Pe­ro la jus­ti­cia tie­ne re­glas que si no se cum­plen, se de­gra­da y aquí es­tá su com­ple­ja sa­bi­du­ría: tie­ne los ojos ven­da­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.