Iden­ti­dad. Las vo­ces fe­me­ni­nas im­pul­san la vi­gen­cia de los stan­dards

“En­tre Car­men Mcrae y Dian­ne Ree­ves pa­sa­ron 50 años de stan­dards; el len­gua­je si­gue vi­vo por la re­no­va­ción”, di­ce Ju­lia Mos­car­di­ni, que aca­ba de pu­bli­car el no­ta­ble CD Sta­ble­ma­tes

LA NACION - - ESPECTÁCUL­OS -

Los dis­cos de Ju­lia Mos­car­di­ni (Sta­ble­ma­tes) y de Lud­mi­la Fernández (Blos­son In Swing), pu­bli­ca­dos es­te año, son una prue­ba muy fiel de esa de­ci­sión es­té­ti­ca de abor­dar los stan­dards del jazz des­de una pa­sión muy ac­tual, y con he­rra­mien­tas del si­glo XXI, aun­que el len­gua­je del stan­dards si­ga sien­do res­pe­ta­do y conservado en sus có­di­gos más esen­cia­les.

“Round Mid­night”, “All Of Me”, “I Got the Rhythm”, “Body and soul”, “Geor­gia On My Mind”, “Saint Louis’s Blues”, son al­gu­nos tí­tu­los in­ape­la­bles del blues, las ba­la­das o el jazz ins­tru­men­tal.

Sin en­trar en com­pa­ra­cio­nes (ni es­ca­la­fo­nes), con el pa­so de los años el le­ga­do de Sa­rah Vaug­ham, Ella Fitz­ge­rald, Bi­llie Holy­day o Car­men Mcrae fue ha­cien­do cam­bios de pos­tas. Y co­mo el jazz se trans­for­mó en un len­gua­je uni­ver­sal se asen­tó en dis­tin­tos paí­ses. De he­cho, en la Ar­gen­ti­na cuen­ta con una es­pe­cie de tra­di­ción sos­te­ni­da hoy no so­lo por dis­cos co­mo los de Ju­lia Mos­car­di­ni o Lud­mi­la Fernández.

En ca­da es­ce­na­rio que va­ya a te­ner can­tan­tes co­mo Del­fi­na Oli­ver, Bar­bie Mar­ti­nez o Gra­ce Cos­ce­ri (so­lo unos po­cos muy bue­nos ejem­plos, en­tre mu­chos otros que exis­ten) siem­pre ha­brá al­gún stan­dard dan­do vuel­tas.

De he­cho, en su dis­co Nu­de, la can­tan­te y ac­triz Inés Es­te­vez gra­bó tí­tu­los co­mo “Lear­ning The Blues” y “I’m Put­ting All My Eggs In One Bas­ket”.

Li­gia Pi­ro, que pu­bli­có el año pa­sa­do un dis­co lla­ma­do Lo­ve y, sin du­da, se nu­tre de can­cio­nes de amor, tie­ne hits del jazz (“I’m Be­gin­ning To See The Light”, “Fly Me To The Moon” y la ba­la­da “My One And Only Lo­ve”, en­tre otros).

Li­gia no abor­da stan­dards des­de la con­cep­ción de can­tan­te de jazz. Así lo ma­ni­fes­tó en una en­tre­vis­ta con la nacion, el úl­ti­mo año, a po­pó­si­to del lan­za­mien­to de su CD.

“Lo­ve es un dis­co de can­cio­nes de amor. Es jaz­ze­ro, pe­ro tam­bién con co­sas que no son del jazz. Y sí, fi­nal­men­te, es lo que más me lla­ma –ex­pli­có cuan­do se le pre­gun­tó so­bre su re­torno al jazz, lue­go de un ál­bum más fol­cló­ri­co–. Es cier­to que con Las flores bue­nas me ha­bía co­rri­do ha­cia otro es­ti­lo. De to­dos mo­dos, no me con­si­de­ro ‘una can­tan­te de jazz’. Es lo que me acom­pa­ñó mu­cho tiem­po, es la mú­si­ca con la que me di a co­no­cer, pe­ro ha­ce bas­tan­te que me veo más co­mo una in­tér­pre­te. Un ál­bum, en ge­ne­ral, es al­go más con­cep­tual, pe­ro cuan­do armo un es­pec­tácu­lo, pa­so por va­rios lu­ga­res; por su­pues­to que por el jazz, pe­ro tam­bién por la mú­si­ca en cas­te­llano, y eso tie­ne dis­tin­tas aris­tas, fol­clo­re, bo­le­ro, al­gún in­fan­til”.

Re­cien­te­men­te, Lu­cia­na De Ris­sio, una de las vo­ces que pa­só por el pro­gra­ma te­le­vi­si­vo de ta­len­tos Ele­gi­dos, pu­bli­có un dis­co en el que no ofre­ce la va­rie­dad de los re­per­to­rios que sue­len es­cu­char­se en esos pro­gra­mas, sino un ál­bum jazzy, don­de, ade­más del to­que loun­ge que tie­nen te­mas de Sting o Bob Marley, des­pun­ta el vi­cio con los clá­si­cos “Round Mid­night” y “My Funny Va­len­ti­ne”.

Pu­ro jazz

El pre­sen­te de Lud­mi­la Fernández es bien jaz­ze­ro. Su dis­co Blos­son In Swing es la ma­yor prue­ba. “En es­tos años vol­ví a co­nec­tar­me bien con las raí­ces, a sen­tir el pla­cer de te­ner li­ber­tad en el es­pa­cio del stan­dard. Lo ex­pre­si­vo, la im­pro­vi­sa­ción, el ar­te de con­tar la his­to­ria –di­ce–. Años atrás, su­mer­gi­da en la crea­ti­vi­dad de al­gu­nos de mis co­le­gas me en­tu­sias­mé con rit­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos y de fu­sión, com­bi­na­dos con los ele­men­tos del jazz. In­clu­so el rit­mo ter­na­rio de fol­clo­re. Aun­que nun­ca aban­do­né el jazz ni la mú­si­ca de Bra­sil”, acla­ra.

Pe­ro el vie­jo amor pu­do más. Así lo de­fi­ne hoy la can­tan­te: “Des­pués de la ex­plo­ra­ción vol­ví a la fuer­za del primer amor –di­ce y se ríe–. Ade­más, la es­ce­na lo­cal em­pe­zó a ha­cer ebu­lli­ción. Una nue­va ge­ne­ra­ción re­in­ter­pre­tan­do stan­dards con nue­vos so­ni­dos. Apa­re­ció gen­te con mu­cha for­ma­ción. Me sen­tí in­cen­ti­va­da a co­nec­tar­me con co­le­gas más jó­ve­nes que ha­cen co­sas muy lin­das. Los stan­dards son es­pa­cios in­fi­ni­tos en sí. En los Es­ta­dos Uni­dos hay una nue­va ge­ne­ra­ción que si­gue ha­cien­do co­sas ma­ra­vi­llo­sas con los stan­dards”.

En su nue­vo CD Lud­mi­la in­ter­pre­ta stan­dars de dis­tin­tas épo­cas: de Co­le Por­ter (“What Is This Thing Ca­lled Lo­ve?”) a Char­lie Par­ker (“Anth­ro­po­logy”) y Diz­zie Gi­lles­pie (“A Night In Tu­ni­sia”). Pe­ro tam­bién se ani­mó con mú­si­ca pro­pia, en in­glés y con len­gua­je jaz­zís­ti­co. El 4 de ju­lio se la po­drá es­cu­char en vi­vo en Gipsy So­cial Club, Hum­ber­to 1º 471.

His­to­ria y pre­sen­te

Ju­lia Mos­car­di­ni eli­gió el jazz co­mo su for­ma de ex­pre­sión ac­tual. “Se” eli­gió, a los 30, co­mo can­tan­te de jazz. Cla­ro que es­to no fue de un día pa­ra el otro, sino un pro­ce­so que tu­vo tan­to que ver con la afi­ni­dad y la pa­sión co­mo con el es­tu­dio. Si hu­bie­ra que po­ner­le nom­bre a to­do eso qui­zás ha­ya que lla­mar­lo Sta­ble­ma­tes, su ex­ce­len­te primer dis­co en so­li­ta­rio, don­de abor­da stan­dards.

“En­tre Car­men Mcrae, Betty Car­ter y Dian­ne Ree­ves, que es an­te­rior a mi ge­ne­ra­ción, pa­sa­ron más de 50 años y, sin em­bar­go, el len­gua­je si­gue vi­vo por la re­no­va­ción en el abor­da­je, la in­ter­pre­ta­ción, los arre­glos y las pro­pues­tas es­té­ti­cas”, di­ce la can­tan­te, que vol­ve­rá al re­per­to­rio de Sta­ble­ma­tes el 27 de ju­nio, en el club de jazz Be­bop, Mo­reno 364, jun­to a su ban­da.

“Me pa­re­ce que hoy en día el song­book es­tá am­plia­do, aun­que el abor­da­je de can­cio­nes tie­ne más que ver con una cues­tión de afi­ni­dad ex­pre­si­va. El len­gua­je de los stan­dards más tra­di­cio­na­les no tie­ne so­lo que ver con el año en que fue­ron crea­dos y por qué com­po­si­tor, sino con for­mas ar­mó­ni­cas, con ti­pos de me­lo­días. Las com­po­si­cio­nes más mo­der­nas sue­nan a otra co­sa, aun­que no se ale­jen tan­to”. De ahí que Ju­lia eli­gie­ra tan­to te­mas de Du­ke Elling­ton co­mo uno de Don Cherry, de la dé­ca­da del no­ven­ta. “Es­te gé­ne­ro te pro­po­ne to­már­te­lo con his­to­ria y pre­sen­te. Que ca­da in­ter­pre­ta­ción, en el mo­men­to que sea, sue­ne au­tén­ti­ca. El desafío de ha­cer so­nar tu­yo al­go que es de ha­ce cien años. Eso es lo que más me ata al gé­ne­ro”.

fotos afp, ale­jan­dra ló­pez y ca­tu Har­doy

Bi­llie Ho­li­day, una de las vo­ces más po­pu­la­res

Lud­mi­la Fernández vol­vió al jazz lue­go de pa­sear por otras mú­si­cas

Ju­lia Mos­car­di­ni pu­bli­có su primer ál­bum en so­li­ta­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.