El re­gre­so de Eduar­do Blan­co, aho­ra co­mo ca­pi­tán de Al­ta Mar

Ins­ta­la­do en Es­pa­ña, el ar­gen­tino es una de las fi­gu­ras de la se­rie de Net­flix y, al mis­mo tiem­po, ac­túa en tea­tro, en Ma­drid

LA NACION - - ESPECTÁCUL­OS -

“Mu­cha gen­te me pre­gun­ta si es­toy de vi­si­ta en Bue­nos Ai­res des­pués de pa­sar bas­tan­te tiem­po en Es­pa­ña o me fui a vi­vir a ese país. Di­ga­mos que las dos co­sas son cier­tas –cuen­ta Blan­co, ju­gan­do a los enig­mas–. Es­toy ins­ta­la­do en Ma­drid des­de agos­to pa­sa­do, pe­ro no con la idea de es­ta­ble­cer­me allí de­fi­ni­ti­va­men­te. Si­go te­nien­do mi ca­sa en Bue­nos Ai­res y mi mu­jer, que vi­ve aquí, va y viene a Ma­drid. Ten­go mu­cha suer­te, por­que siem­pre es al­go ma­ra­vi­llo­so po­der tra­ba­jar en va­rios lu­ga­res a la vez. Lle­vo he­chos mu­chos via­jes de tra­ba­jo a Es­pa­ña y es­ta vez me to­có que­dar­me por más tiem­po. Ha­cer tea­tro y aho­ra es­ta pro­duc­ción pa­ra Net­flix”.

Blan­co via­jó ha­ce ca­si un año ha­cia Es­pa­ña pa­ra su­mar­se al elen­co de una pues­ta de El pre­cio, la pri­me­ra obra tea­tral es­cri­ta por Art­hur Mi­ller, y aho­ra le to­ca zar­par des­de la fic­ción de Al­ta Mar co­mo res­pon­sa­ble de un bar­co lleno de pre­gun­tas e in­cóg­ni­tas. “La his­to­ria de es­ta se­rie trans­cu­rre en me­dio de un via­je, y co­mo en to­do via­je aquí tam­bién pa­san co­sas de­trás de ca­da per­so­na­je: aven­tu­ras, mis­te­rios que es­pe­ro en­tu­sias­men al pú­bli­co. Es­te ca­pi­tán que in­ter­pre­to ha re­ci­bi­do a to­dos los pa­sa­je­ros del bar­co, que son unos 1600, y tie­ne al­gún acon­te­ci­mien­to emo­cio­nal en su vi­da que, quién te di­ce, in­flu­ya en es­te re­co­rri­do. A lo me­jor lo sa­bre­mos, a lo me­jor no…”, su­gie­re.

El ma­yor de esos mis­te­rios es el ase­si­na­to en al­ta mar de una pa­sa­je­ra que na­die pue­de iden­ti­fi­car, pe­ro que pa­re­ce vin­cu­la­da de al­gún mo­do con el res­to de los per­so­na­jes cen­tra­les de la his­to­ria. Hay dos her­ma­nas in­ter­pre­ta­das por Ale­jan­dra Onie­va e Iva­na Ba­que­ro, dos ac­tri­ces muy po­pu­la­res en Es­pa­ña y ca­si des­co­no­ci­das en­tre no­so­tros, ade­más de un ofi­cial (Jon Kor­ta­ja­re­na) y un ve­ne­ra­ble per­so­na­je con el fa­mi­liar ros­tro de Jo­sé Sa­cris­tán.

Blan­co di­ce que los res­pon­sa­bles de la se­rie ja­más le ex­pli­ca­ron por qué Al­ta Mar tie­ne un ca­pi­tán ar­gen­tino. Y él tam­po­co pre­gun­tó la ra­zón. “Era na­tu­ral –jus­ti­fi­ca– que en un bar­co que re­co­rre al­ta mar un ca­pi­tán pue­da ser de cual­quier na­cio­na­li­dad. Al­go así po­dría ocu­rrir tam­bién con cual­quier pa­sa­je­ro. La gen­te va y viene, se mue­ve por to­do el mun­do. Por eso no me pa­re­ció ra­ro que es­te bar­co fue­se con­du­ci­do por un ar­gen­tino. ¿Por qué no?”

Al ac­tor, re­co­no­ci­do en nues­tro país so­bre to­do por sus tra­ba­jos en ci­ne y en tea­tro con Juan Jo­sé Cam­pa­ne­lla, lo que más le lla­mó la aten­ción de Al­ta Mar es el po­de­río y el des­plie­gue de re­cur­sos que ex­hi­be la se­rie en ma­te­ria de pro­duc­ción. “Lo que vi du­ran­te la fil­ma­ción es alu­ci­nan­te. Me acor­dé del bar­co que cons­trui­mos acá pa­ra Vien­tos de agua, la mi­ni­se­rie de Cam­pa­ne­lla que hi­ce en 2005. Se hi­zo la par­te de la proa, en ta­ma­ño real, y des­pués se me­tía en el mar por compu­tado­ra. Lo que avan­zó la tec­no­lo­gía en ese sen­ti­do es sor­pren­den­te. La pro­duc­ción ocu­pó va­rios es­tu­dios y en ca­da uno de ellos cons­tru­yó dis­tin­tas par­tes del bar­co. Vos es­tás den­tro del de­co­ra­do, te aso­más a al­gu­na de las ven­ta­nas y pa­re­ce que es­tu­vie­ras en el mar. Hay pan­ta­llas led que te pue­den me­ter una tor­men­ta, un olea­je de 10 me­tros o un día pleno de sol. Y lo pue­den cam­biar de in­me­dia­to apre­tan­do un bo­tón. Te da la sen­sa­ción de es­tar de ver­dad en al­ta mar. A mí to­do es­to me asom­bra co­mo a un chi­co”, re­la­ta.

Es la pri­me­ra vez des­de que Blan­co en­con­tró una ve­ta pro­lon­ga­da de tra­ba­jo ar­tís­ti­co en Es­pa­ña que su per­ma­nen­cia se ex­tien­de más de lo ima­gi­na­do. “Voy y ven­go des­de los tiem­pos de El hi­jo de la no­via, pe­ro nun­ca ha­bía he­cho tea­tro fue­ra de la Ar­gen­ti­na –ad­mi­te– y es una aven­tu­ra ma­ra­vi­llo­sa”. Aho­ra le lle­ga el pre­mio más im­por­tan­te de es­ta eta­pa ar­tís­ti­ca es­pa­ño­la que tran­si­ta. El 28 de agos­to se­rá el es­treno en Ma­drid de Par­que Le­za­ma, la obra adap­ta­da y di­ri­gi­da por Cam­pa­ne­lla que tu­vo un gran éxi­to en la Ar­gen­ti­na (más de 850 fun­cio­nes) y se re­pro­du­ci­rá en la ca­pi­tal es­pa­ño­la tal cual se hi­zo en Bue­nos Ai­res.

“Te­nía la fan­ta­sía y el de­seo de po­der ha­cer­la al­gu­na vez en Es­pa­ña –con­clu­ye–. Va a ser to­do exac­ta­men­te igual. Va a es­tar Cam­pa­ne­lla di­ri­gien­do y Luis Bran­do­ni me va a acom­pa­ñar. Tal vez cam­bie­mos al­gu­na mí­ni­ma pa­la­bra pa­ra que los es­pa­ño­les en­tien­dan me­jor, pe­ro to­do lo de­más va a ser igual”.

Net­flix

Blan­co, ca­pi­tán de un bar­co car­ga­do de enig­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.