Una exi­to­sa y so­li­da­ria me­tá­fo­ra de re­su­rrec­ción

La pa­ta­da del ca­me­llo va por su se­gun­da tem­po­ra­da a sa­la lle­na y re­pre­sen­ta el en­cuen­tro en­tre dos mu­je­res muy dis­tin­tas

LA NACION - - ESPECTÁCUL­OS - Lean­dro Gil

El ar­te nos des­cri­be y a la vez nos in­ter­pe­la, nos per­mi­te desa­rro­llar pro­ce­sos de evo­lu­ción y en si­mul­tá­neo des­cu­brir­nos en el ac­to de la crea­ción. Un cla­ro ejem­plo de esa ma­gia ra­di­ca en La pa­ta­da del ca­me­llo, crea­da en con­jun­to por So­fía Gon­zá­lez y San­dra Crio­la­ni que pro­me­dia su se­gun­da tem­po­ra­da, y se pue­de ver los sá­ba­dos, a las 21, en El Mé­to­do Kai­rós (El Sal­va­dor 4530). En la mis­ma, las au­to­ras y ac­tri­ces nos acom­pa­ñan en la tra­ve­sía de pre­gun­tar­nos có­mo afron­tar la tur­bu­len­cia que im­pli­ca ha­cer­nos car­go de nues­tra exis­ten­cia, qué ha­cer fren­te al sa­cu­dón de una no­ti­cia –bue­na o ma­la–, y has­ta cuán­do es­pe­rar an­tes de ac­cio­nar pa­ra que to­do su­ce­da.

“Que­dar­se y re­pe­tir, co­mo rom­per to­do y es­ca­par, son ma­ne­ras de no ha­cer­nos car­go de los con­flic­tos de nues­tras vi­das –afir­ma So­fía Gon­zá­lez– pa­ra in­te­grar nues­tra per­so­na y tra­ba­jar so­bre aque­llo que nos es­tá cor­tan­do la li­ber­tad, ne­ce­si­ta­mos ha­cer­nos car­go de quié­nes so­mos y lo que es­tá pa­san­do. Y cla­ro que sa­lir de la zo­na de con­fort nos preo­cu­pa y nos an­gus­tia, te­ne­mos que en­tre­gar el con­trol y eso da mie­do. Pe­ro creo que el ar­te es­tá pre­ci­sa­men­te pa­ra dar­nos alas, pa­ra vo­lar más allá y así ela­bo­rar nues­tra vi­da y nues­tros con­flic­tos. Eso es pa­ra mí la ma­gia del ar­te, y en mi ca­so el pro­ce­so de cons­truc­ción de la obra vino des­de ahí y es al­go que me trans­for­ma ca­da día”.

En esa lí­nea, San­dra Crio­la­ni sos­tie­ne: “Con So­fía nos hi­ci­mos car­go de que, co­mo ac­tri­ces y co­mo se­res hu­ma­nos, te­ne­mos mu­cho pa­ra de­cir y qui­zá no en­con­trá­ba­mos por fue­ra el es­pa­cio pa­ra ha­cer­lo, en­ton­ces de­ci­di­mos ge­ne­rar­lo no­so­tras. Creo que es muy im­por­tan­te ha­cer­se res­pon­sa­ble de que el po­der de la crea­ción es­tá en no­so­tros, y no hay que que­dar­se es­pe­ran­do pro­pues­tas ex­ter­nas, sino des­cu­brir­se a uno mis­mo”.

So­fía in­ter­pre­ta a Can­de­la, una ar­tis­ta plás­ti­ca que, al no po­der ha­cer fren­te a una no­ti­cia ines­pe­ra­da, de­ci­de es­ca­par ha­cia Egip­to y en el vue­lo de avión se en­cuen­tra con San­dra que en­car­na a Pilar, quien es­tá via­jan­do en bus­ca de una nue­va reali­dad. Du­ran­te el re­co­rri­do el víncu­lo en­tre am­bas va in cres­cen­do, a pun­to tal de fun­dir­las en el desen­la­ce del re­la­to en un abra­zo vi­tal, ca­paz de vul­ne­rar has­ta el fin el la­gri­mal de la platea en­te­ra. “Fue una sin­cro­nía na­tu­ral muy in­tere­san­te –ase­gu­ra Crio­la­ni–, des­de el ca­so par­ti­cu­lar com­ple­ji­za­mos a los per­so­na­jes y se fue­ron con­vir­tien­do en ar­que­ti­pos. Par­tien­do de esa pre­mi­sa real, cons­trui­mos la his­to­ria to­man­do lo que nos ins­pi­ra­ba de astrología pa­ra crear pro­ta­go­nis­tas en ba­se a opues­tos com­ple­men­ta­rios”.

En es­ta su­ma­to­ria de las par­tes, es me­nes­ter des­ta­car la par­ti­ci­pa­ción de Fe­de­ri­co Fe­rrey­ra co­mo el co­mi­sa­rio de a bor­do que con sus apa­ri­cio­nes apor­ta diá­lo­gos cla­ves pa­ra com­pren­der el ver­da­de­ro eje na­rra­ti­vo de la his­to­ria. A su vez, Se­bas­tián Le­re­na es el en­car­ga­do de to­car la vio­la y el vio­lín en vi­vo, y es el au­tor de to­das las pie­zas mu­si­ca­les y so­ni­dos de la obra, in­clui­do el de des­pe­gue del avión.

“Nos ba­sa­mos en un ca­so clí­ni­co de una te­ra­pia al­ter­na­ti­va, y a par­tir de ahí vo­ló nues­tra ima­gi­na­ción. Con San­dra desa­rro­lla­mos un sis­te­ma don­de ca­da una es­cri­bía por se­pa­ra­do y una vez por se­ma­na nos jun­tá­ba­mos a po­ner en co­mún”, con­tó Gon­zá­lez.

En el re­sul­ta­do con­flu­ye­ron te­mas del in­te­rés de las au­to­ras y al­gu­nos otros em­pa­pa­dos del in­cons­cien­te co­lec­ti­vo; en el li­bre­to se po­ne en de­ba­te el con­cep­to de fa­mi­lia, la iden­ti­dad se­xual y el ac­cio­nar so­bre em­ba­ra­zos no desea­dos y la vio­len­cia de gé­ne­ro, en­tre otras si­tua­cio­nes que atra­vie­san los víncu­los hu­ma­nos en sus di­ver­sos es­ta­dios. Las fun­cio­nes a sa­la lle­na de La pa­ta­da del ca­me­llo no es una obra al azar del des­tino, es cau­sa­li­dad por in­tui­ción y ac­ción de las per­so­nas que com­po­nen un elen­co que –se­ma­na a se­ma­na– es ca­paz de trans­mu­tar la vio­len­cia de una pa­ta­da en me­tá­fo­ra de re­su­rrec­ción.

Crio­la­ni, Gon­zá­lez y Ferreira, en­cuen­tro en un avión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.