La dan­za de la for­tu­na del pe­ro­nis­mo

LA NACION - - ÚLTIMA PÁGINA - Por Héctor M. Gu­yot

Los da­dos es­tán en el ai­re y to­dos si­guen aten­tos sus tra­yec­to­rias. El gran jue­go del mo­men­to es an­ti­ci­par có­mo van a caer. Es­ta vez son mu­chos los da­dos que gi­ran y las com­bi­na­cio­nes po­si­bles se mul­ti­pli­can. En la dan­za de las pro­ba­bi­li­da­des, los co­men­ta­ris­tas tra­zan hi­pó­te­sis de lo más apa­sio­nan­tes que aca­so ja­más lle­guen a cum­plir­se: a la ho­ra de aco­mo­dar­se pa­ra re­con­quis­tar el po­der, el pe­ro­nis­mo siem­pre dio sor­pre­sas. La que lle­gó con el desa­yuno del sá­ba­do pa­sa­do no se­rá la úl­ti­ma. Se tra­ta de gen­te que, pa­ra ob­te­ner lo que quie­re, ya ha da­do so­bra­das mues­tras de una crea­ti­vi­dad sin ba­rre­ras que no si­gue los prin­ci­pios de la ló­gi­ca y es­ca­pa a cual­quier pre­vi­sión.

Hay, sin em­bar­go, una no­ta dis­tin­ti­va. Es­ta vez no es se­gu­ro que las ca­ram­bo­las los lle­ven a ter­mi­nar to­dos jun­tos y mez­cla­dos, abra­za­dos al­re­de­dor de una mar­chi­ta ca­paz de igua­lar en un sen­ti­mien­to tan­tas am­bi­cio­nes per­so­na­les que de pron­to se en­co­lum­nan de­trás del más fuer­te. En el pe­ro­nis­mo hay una cri­sis de iden­ti­dad. La pro­vo­có la im­pron­ta iné­di­ta del kirch­ne­ris­mo y pa­re­ce sa­lu­da­ble. Lo que era pu­ro prag­ma­tis­mo, vo­ra­ci­dad in­con­ta­mi­na­da de po­der, de pron­to ofre­ce otros ma­ti­ces. Hay un PJ no kirch­ne­ris­ta re­pre­sen­ta­do por Al­ter­na­ti­va Fe­de­ral, que se ma­ni­fes­tó a fa­vor de una de­mo­cra­cia re­pu­bli­ca­na y que des­car­ta cual­quier ti­po de acer­ca­mien­to con Cris­ti­na Kirch­ner. Su fu­tu­ro en cons­truc­ción aún es in­cier­to. El re­mi­so Lavagna, que tam­bién re­cha­za a la ex­pre­si­den­ta, no ac­ce­de a po­ner sus po­ro­tos en ese pa­ño. Se sien­te can­di­da­to y no quie­re una in­ter­na. Más allá de la de­ri­va que si­gan es­tas dos lí­neas, po­dría de­cir­se que en­car­nan la pro­me­sa de un pe­ro­nis­mo dis­tin­to, de­mo­crá­ti­co, más res­pe­tuo­so de las ins­ti­tu­cio­nes, que aca­so lo­gre con­so­li­dar­se en el me­diano pla­zo.

Massa es un pe­ro­nis­ta clá­si­co. En es­te es­ce­na­rio, se mue­ve co­mo una abe­ja que pi­co­tea en to­das las flores pa­ra po­sar­se en la que ofrez­ca más dul­ce. Mien­tras eso no es­té cla­ro, no re­sig­na­rá nin­gu­na y as­pi­ra­rá a que­dar­se con to­das. En tan­to, sus re­fe­ren­tes co­me­ten las pi­car­días de siem­pre. “La Ar­gen­ti­na que viene ne­ce­si­ta sa­lir de la grie­ta”, di­jo una es­pa­da del ex­je­fe de Ga­bi­ne­te de Cris­ti­na, co­lo­cán­do­se co­mo op­ción su­pe­ra­do­ra. Al­go pa­re­ci­do di­cen en Al­ter­na­ti­va Fe­de­ral. Y les da ré­di­to, por­que la opi­nión pú­bli­ca sue­le ol­vi­dar que el odio que di­vi­de lo creó un go­bierno de su pro­pio par­ti­do, del cual mu­chos de ellos –aho­ra a pru­den­te dis­tan­cia– par­ti­ci­pa­ron ac­ti­va­men­te. Con un po­co más de me­mo­ria y me­nos ci­nis­mo, al país le iría mu­cho me­jor.

To­do es­to es­tá muy bien, pe­ro dis­trae. Al en­tre­te­ner­nos con es­tos da­dos vo­la­do­res nos per­de­mos lo esen­cial. En oc­tu­bre no asis­ti­re­mos a una com­pe­ten­cia en­tre tal y cual can­di­da­to, sino a una dra­má­ti­ca elec­ción en­tre dos paí­ses muy di­fe­ren­tes. Es­ta vez se vo­ta en­tre dos sis­te­mas. El kirch­ne­ris­mo acep­ta aho­ra las re­glas de la de­mo­cra­cia re­pu­bli­ca­na –es de­cir, va a la elec­ción– por­que no le que­da más re­me­dio. De ven­cer en oc­tu­bre, na­da nos ha­bi­li­ta a pen­sar que no pon­drá en mar­cha lo que hi­zo cuan­do fue go­bierno: coop­tar los es­ta­men­tos del Es­ta­do, ata­car la di­vi­sión de po­de­res y la pren­sa crí­ti­ca, y ser­vir­se a dis­cre­ción del di­ne­ro pú­bli­co pa­ra lo­grar una he­ge­mo­nía que con­cen­tre el po­der en Cris­ti­na Kirch­ner. Con el pa­sa­do re­cien­te tan a mano, sor­pren­de que es­ta ame­na­za se sos­la­ye o se sub­es­ti­me en­tre bue­na par­te de la pren­sa y los ana­lis­tas. Se­ña­lar es­to no es fo­men­tar la grie­ta, sino ad­ver­tir so­bre una am­ne­sia ries­go­sa, que nos lle­va a la ilu­sión de que es­ta­mos ante unos co­mi­cios en los que se me­di­rán po­lí­ti­cos equi­va­len­tes en un país

Massa se mue­ve co­mo una abe­ja que pi­co­tea en to­das las flores pa­ra po­sar­se en la que ofrez­ca más dul­ce

de tra­di­ción de­mo­crá­ti­ca fir­me. Oja­lá fue­ra así.

La ex­pre­si­den­ta, que asis­tió a su jui­cio co­mo si to­do lo que ocu­rría en el tri­bu­nal le fue­ra ajeno, quie­re la im­pu­ni­dad y sa­be que el ca­mino pa­ra ob­te­ner­la es ga­nar las elec­cio­nes. Pa­ra lo­grar­lo ne­ce­si­ta el apo­yo de par­te del pe­ro­nis­mo. Eso ex­pli­ca la can­di­da­tu­ra de Alberto Fernández. Pue­de que fun­cio­ne, so­bre to­do si en los me­dios se si­gue re­pi­tien­do, co­mo una du­da sha­kes­pea­ria­na, la pre­gun­ta de si el ex­je­fe de Ga­bi­ne­te de los Kirch­ner su­po­ne una ver­sión más con­ci­lia­do­ra del kirch­ne­ris­mo. Un in­te­rro­gan­te tan pe­li­gro­so co­mo vano. Fernández pa­re­ce más bien un se­ñue­lo pa­ra que al­gu­nos com­pa­ñe­ros pi­quen y trai­gan sus vo­tos. La que tira del pio­lín es la je­fa.

Por otra par­te, en su irri­ta­bi­li­dad y su so­ber­bia, el “mo­de­ra­do” pa­re­ce em­pe­ci­na­do en emu­lar a la ex­pre­si­den­ta. Los que aún no re­suel­ven la du­da del mi­llón ha­rían bien en leer los in­sul­tos que Fernández (Alberto) des­pa­cha por Twit­ter a aque­llos que lo im­por­tu­nan y en re­pa­rar en sus abier­tas ame­na­zas a la Jus­ti­cia. El kirch­ne­ris­mo no tie­ne más de una ca­ra. Y la co­no­ce­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.