Co­rre­dor Oli­vos. Un cir­cui­to gourmet al­ter­na­ti­vo a Palermo

La ca­da vez más nu­me­ro­sa y va­ria­da ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca que tie­ne co­mo epi­cen­tro la es­qui­na de Ave­ni­da del Li­ber­ta­dor y Co­rrien­tes atrae a un pú­bli­co más jo­ven que bus­ca nue­vos lu­ga­res pa­ra sa­lir a co­mer; qué se pue­de des­cu­brir en la zo­na

LA NACION - - SÁBADO - Se­bas­tián A. Ríos

“En­tre Bel­grano y San Isi­dro no ha­bía na­da más que piz­ze­rías o pa­rri­llas, a las que iba la gen­te del ba­rrio. Si al­guien que no era ve­cino de Oli­vos ve­nía a Asa­to era por­que es­ta­ba de pa­so o al­guien nos ha­bía re­co­men­da­do”, di­ce Roy Asa­to, quien des­de su lo­cal Asa­to Sus­hi, ubi­ca­do des­de ha­ce 10 años en diagonal a la es­ta­ción Oli­vos de la lí­nea Mi­tre, ha vis­to con­so­li­dar­se el po­lo gas­tro­nó­mi­co que tie­ne co­mo epi­cen­tro el cru­ce de la Ave­ni­da del Li­ber­ta­dor y la ca­lle Co­rrien­tes, y que ha con­ver­ti­do las cua­dras que lo ro­dean en un lu­gar de pa­seo que hoy atrae un nue­vo pú­bli­co.

La Pa­na­de­ría de Pa­blo, Car­ne, Le Pain Quo­ti­dien y Luc­ciano’s, abier­tos ha­ce po­co más de dos años en la plan­ta ba­ja del com­ple­jo in­mo­bi­lia­rio La Pal­me­ra –que re­cuer­da al tra­di­cio­nal res­tau­ran­te con ese nom­bre que se en­con­tra­ba en esa es­qui­na–, fue­ron los pio­ne­ros; pro­yec­tos que ya sea por con­tar con front­men de la co­ci­na co­mo Mau­ro Co­la­gre­co y Pa­blo Mas­sey o con mar­cas ya re­co­no­ci­das lo­gra­ron atrer la aten­ción del ha­bi­tué de Palermo, que ha­lló en Oli­vos al­go por des­cu­brir. Y no que­dó ahí. Lue­go lle­ga­ron la co­ci­na asiá­ti­ca de Ca­sa del Es­te, el bar Fo­rest Dan, la ca­fe­te­ría de es­pe­cia­li­dad Ma­la­grino y, en es­tos días, Pá­ru In­kas Sus­hi & Grill y la pa­ra na­da con­ven­cio­nal piz­ze­ría Orno, com­ple­tan­do una ofer­ta ap­ta pa­ra dis­tin­tos pú­bli­cos, y que fun­cio­na de día, de no­che y de tras­no­che.

“Vi­mos una opor­tu­ni­dad, por­que to­do lo que ha­bía era muy tra­di­cio­nal, no ha­bía pro­yec­tos in­no­va­do­res, y de re­pen­te lo que veo des­de que abri­mos La Pa­na­de­ría de Pa­blo es que ca­da vez viene gen­te más jo­ven”, di­ce Gua­da­lu­pe Gar­cía, di­rec­to­ra crea­ti­va de Mez­cla Ca­sa Gas­tro­nó­mi­ca.

“El fin de se­ma­na hay mu­cha gen­te que viene de Ca­pi­tal a pa­sear por el puer­to y se acer­ca a co­mer, mien­tras que en la se­ma­na el vi­si­tan­te es más gen­te de zo­na nor­te”, agre­ga.

Pa­ra la gen­te del ba­rrio –en sen­ti­do am­plio: Oli­vos, pe­ro tam­bién Vi­cen­te Ló­pez, La Lu­ci­la, Mun­ro, Ca­ra­pa­chay–, el nue­vo po­lo gas­tro­nó­mi­co ofre­ce la po­si­bi­li­dad de dis­fru­tar de pro­pues­tas in­no­va­do­ras y de al­ta ga­ma, pe­ro sin te­ner que cru­zar la Ge­ne­ral Paz en di­rec­ción al caos vehi­cu­lar de Palermo o Puer­to Ma­de­ro, por ci­tar al­gu­nos de los ba­rrios por­te­ños con al­ta den­si­dad de ba­res y res­tau­ran­tes. “Me re­sul­ta mu­cho más có­mo­do y dis­fru­ta­ble ir a co­mer a los nue­vos res­tau­ran­tes de Oli­vos que ma­ne­jar has­ta Palermo”, ase­gu­ra Ga­briel Sán­chez, de 35 años, ve­cino de Mun­ro, que el sá­ba­do pa­sa­do ce­nó con ami­gos en Orno. “Es­ta­cio­né a tres cua­dras, sin te­ner que dar mu­cha vuel­ta, y mis ami­gos es­ta­cio­na­ron en la puer­ta de la piz­ze­ría”, agre­ga.

“Sal­vo un par de ex­cep­cio­nes, pa­ra co­mer al­go que no sea una mi­la­ne­sa o una em­pa­na­da en zo­na nor­te te­nías que ir­te has­ta San Isi­dro o en­trar en Ca­pi­tal, por­que en Vi­cen­te Ló­pez y Oli­vos no ha­bía na­da in­tere­san­te –di­ce Ja­vier So­lo, de 38 años, ve­cino de Vi­cen­te Ló­pez y ha­bi­tué de Car­ne–. En los úl­ti­mos años em­pe­za­ron a apa­re­cer un par de pro­pues­tas in­tere­san­tes en el bu­le­var de Yri­go­yen [Na­ná, Ca­fé Cres­pín, BA Green, en el Pa­seo de la Cos­ta, de Vi­cen­te Ló­pez], pe­ro el lu­gar no cre­ció, co­mo sí es­ta pa­san­do con la es­qui­na de La Pal­me­ra”.

Pa­ra Pa­blo Mas­sey, chef a car­go del res­tau­ran­te de co­ci­na me­di­te­rrá­nea­por­te­ña La Pa­na­de­ría de Pa­blo, pio­ne­ro en la nue­va vi­da de esa es­qui­na, “es­ta era una zo­na que es­ta­ba la­ten­te, y que vi­ve un fe­nó­meno pa­re­ci­do a lo que se vio ha­ce ya va­rios años en Las Ca­ñi­tas”. Par­te de es­te cre­ci­mien­to, sos­tie­ne, se en­cuen­tra aso­cia­da al desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio de la cos­ta de Vi­cen­te Ló­pez y Oli­vos: “To­das es­tas vi­vien­das nue­vas ge­ne­ra­ron un gran mo­vi­mien­to de gen­te, de gen­te a la que le gus­ta sa­lir a co­mer ca­mi­nan­do, sin te­ner que su­bir­se a un au­to”.

El desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio tam­bién in­clu­ye los nu­me­ro­sos edi­fi­cios de ofi­ci­nas y de co­wor­king que se cons­tru­ye­ron en los úl­ti­mos años en­tre Li­ber­ta­dor y el río, y que ge­ne­ran un gran mo­vi­mien­to al me­dio­día de ofi­ci­nis­tas en bus­ca de un me­nú eje­cu­ti­vo. El ho­ra­rio de al­muer­zo la­bo­ral coin­ci­de bas­tan­te con el de los co­le­gios, cu­yos alum­nos en­cuen­tran en al­gu­nos de los me­nús del nue­vo po­lo una al­ter­na­ti­va más atrac­ti­va (y a ve­ces in­clu­so más com­pe­ti­ti­va) que las que ofre­cen las piz­ze­rías, ham­bur­gue­se­rías y ba­res ya co­no­ci­dos.

Su­bir la va­ra

Pe­ro le­jos de qui­tar­les co­men­sa­les a los res­tau­ran­tes de la zo­na, el po­lo de Li­ber­ta­dor y Co­rrien­tes ge­ne­ró un in­cre­men­to de vi­si­tan­tes que pa­ra mu­chos ya se ha­ce vi­si­ble en el día a día. “Al con­ver­tir­se Oli­vos en un po­lo gas­tro­nó­mi­co, to­do el mun­do se mo­vió pa­ra acá. ¡Has­ta lle­gan los pe­rio­dis­tas gas­tro­nó­mi­cos, que an­tes no se acer­ca­ban por­que era le­jos! Al ve­nir los crí­ti­cos a la zo­na, los ins­ta­gram­mers, los foo­dies, to­do eso ha­ce que ven­ga gen­te que no se acer­ca­ba”, co­men­ta Roy, de Asa­to, sus­hi bar de ser­vi­cio oma­ka­se que cuen­ta con 27 cu­bier­tos, y don­de quien lle­ga des­pués de las 21 se­gu­ra­men­te ten­drá que es­pe­rar un ra­to a que se de­socu­pe una me­sa o un asien­to en la ba­rra.

“La aper­tu­ra de nue­vos lu­ga­res del la­do de Li­ber­ta­dor, con nue­vas gas­tro­no­mías, ayu­da a cre­cer y dar más op­cio­nes a la zo­na”, coin­ci­de Sa­ki­ko Ya­ma­mo­to, chef de Sa­ki­ko, res­tau­ran­te de co­ci­na ja­po­ne­sa con 12 años de vi­da en la es­qui­na de Mai­pú y Vi­lla­te (en diagonal a la quin­ta de Oli­vos), y que des­de ha­ce un tiem­po re­ci­be nue­vos co­men­sa­les aun es­tan­do a más de 10 cua­dras de La Pal­me­ra. “Ade­más del ve­cino del ba­rrio, con quien te­ne­mos una re­la­ción cá­li­da de años, no­ta­mos que des­de que se ge­ne­ró el po­lo de Li­ber­ta­dor y Co­rrien­tes viene un clien­te que no es el ha­bi­tué”, cuen­ta Sa­ki­ko, que por es­tos días se en­cuen­tra con los pre­pa­ra­ti­vos de la Pri­me­ra Se­ma­na de la Co­ci­na Ja­po­ne­sa en Bue­nos Ai­res, que co­mien­za el 12 de ju­nio y en la que los 50 res­tau­ran­tes par­ti­ci­pan­tes ofre­ce­rán pla­tos esen­cia­les de esa gas­tro­no­mía. “Es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des atraen gen­te de ca­pi­tal, que no es la ha­bi­tué, y lo mis­mo ocu­rre con las no­tas pe­rio­dís­ti­cas”, se­ña­la Mas­sey.

La lle­ga­da de un nue­vo pú­bli­co con ex­pec­ta­ti­vas al­tas y ga­nas de des­cu­brir es tam­bién un in­cen­ti­vo pa­ra los es­ta­ble­ci­mien­tos que ya tie­nen una his­to­ria en la zo­na, sos­tie­ne Martín Fe­rra­ri, ac­tual pro­pie­ta­rio del bar a puer­tas ce­rra­das Ko­ro­va. Sin nin­gún ti­po de vi­drie­ra a la ca­lle, la ba­rra que se en­cuen­tra al tras­pa­sar la puer­ta ne­gra de Ram­se­yer 1475 ha si­do des­de su crea­ción, 12 años atrás, un se­cre­to que va de bo­ca en bo­ca en­tre los fa­ná­ti­cos de la coc­te­le­ría que se atre­vían a sa­lir de los cir­cui­tos por­te­ños.

“Creo que la pro­pues­ta de gas­tro­no­mía y coc­te­le­ría de Oli­vos hoy es­tá a la al­tu­ra de Palermo o de Puer­to Ma­de­ro, pe­ro con pun­tos muy fuer­tes, co­mo los pre­cios, que son más ac­ce­si­bles, y una ca­li­dad que es igual o in­clu­so me­jor en al­gu­nos sen­ti­dos. Oli­vos se es­tá ha­cien­do muy fuer­te en gas­tro­no­mía, y eso nos im­pul­sa a me­jo­rar, a no que­dar­nos atrás y a ofre­cer­le pro­pues­tas de óp­ti­mo ni­vel nue­vas a los clien­tes pa­ra se­guir cau­ti­van­do su aten­ción y que nos si­gan eli­gien­do”, di­ce Martín.

Su bar, ubi­ca­do a unas 10 cua­dras de la es­qui­na de La Pal­me­ra, a pa­sos de la es­ta­ción Mi­tre de ese lí­nea, se des­ta­ca por ofre­cer una car­ta con 45 cóc­te­les de es­ti­lo clá­si­co.

Co­no­ci­dos y no­ve­da­des

Ela­bo­ra­das con unos po­cos in­gre­dien­tes cui­da­dos y se­lec­cio­na­dos, las ham­bur­gue­sas de Car­ne –pro­yec­to alum­bra­do ba­jo la mi­ra­da de Mau­ro Co­la­gre­co, chef cu­yo res­tau­ran­te Mi­ra­zur os­ten­ta 3 es­tre­llas Mi­che­lin– ya son un clá­si­co pa­ra los ha­bi­tués y los nue­vos vi­si­tan­tes de la es­qui­na de La Pal­me­ra. De igual ma­ne­ra lo es la des­me­su­ra­da mi­la­ne­sa de bi­fe de cho­ri­zo con hue­so que ofre­ce Mas­sey en la Pa­na­de­ría de Pa­blo, co­mo tam­bién lo son los dis­tin­tos pa­nes de ma­sa ma­dre de Le Pain Quo­ti­dien o las de­li­cio­sas pa­le­tas he­la­das de Luc­ciano’s.

A esas pro­pues­tas ya es­ta­ble­ci­das se su­mó so­bre Li­ber­ta­dor un lo­cal de la ca­de­na de co­mi­da nik­kei Pá­ru In­kas Sus­hi & Grill (que ocu­pó el es­pa­cio de­ja­do por The Pick, por­que tam­po­co el po­lo es ga­ran­tía de éxi­to) y, a unos po­cos me­tros un bar de la ca­de­na Fo­rest Dan, que ex­tien­de has­ta tar­de el ho­ra­rio de mo­vi­mien­to en la zo­na; so­bre ca­lle Co­rrien­tes, la co­mi­da asiá­ti­ca de Ca­sa del Es­te fren­te a la mo­der­na piz­ze­ría Orno (con me­sas co­mu­ni­ta­rias, una in­tere­san­te pro­pues­ta de cóc­te­les y vi­nos, y ori­gi­na­les gus­tos de piz­za), y ca­si lle­gan­do al río, la ca­fe­te­ría de es­pe­cia­li­dad Ma­la­grino. Por es­tos días, los gas­tro­nó­mi­cos co­men­tan una nue­va aper­tu­ra en ca­mino a pa­sos de allí, en el puer­to.

“Creo que to­da­vía hay es­pa­cio pa­ra cre­cer – di­ce Gua­da­lu­pe Gar­cía, de Mez­cla–, pe­ro eso de­pen­de de que la zo­na se con­vier­ta de­fi­ni­ti­va­men­te en un des­tino, que ha­ga que la gen­te no du­de en to­mar un au­to pa­ra ve­nir”.

ig­na­cio sán­chez

La pa­na­de­ría de Pa­blo fue el primer res­tau­ran­te en ins­ta­lar­se en el po­lo gas­tro­nó­mi­co de Oli­vos

Fotos de Ig­na­cio sán­chez

De­li­cias pa­ra el desa­yuno y la me­rien­da en Ma­la­grino

Pa­blo Mas­sey y (izq.) su mi­la­ne­sa de bi­fe de cho­ri­zo con hue­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.