Tsun­do­ku, la teo­ría an­ti Ma­rie Kon­do

Es­te tér­mino ja­po­nés ex­pli­ca por qué compramos co­sas que al fi­nal nun­ca usa­mos

LA NACION - - SÁBADO - Sil­via C. Car­pa­llo

MA­DRID.– Se co­no­ce co­mo tsun­do­ku a la cos­tum­bre de com­prar li­bros que lue­go nun­ca se lle­gan a leer. Es­te tér­mino ja­po­nés pro­vie­ne de la mez­cla de las pa­la­bras tsun­deo­ku, que se po­dría tra­du­cir co­mo api­lar co­sas, y do­kus­ho, cu­yo sig­ni­fi­ca­do es el de leer li­bros. Una cos­tum­bre que cho­ca con la teo­ría so­bre el or­den de la tam­bién ja­po­ne­sa Ma­rie Kon­do. Y es que si La ma­gia del or­den fue un bes­tse­ller, fue pre­ci­sa­men­te por­que en gran par­te de los ho­ga­res hay múl­ti­ples ob­je­tos que he­mos com­pra­do, pa­ra lue­go no dar­les el uso es­pe­ra­do. Quien más, quien me­nos, se ha com­pra­do ro­pa que ha aca­ba­do en el ar­ma­rio sin si­quie­ra qui­tar­le la eti­que­ta, o se ha com­prar to­do lo bio que se ha en­con­tra­do en el su­per­mer­ca­do y ha aca­ba­do en la ba­su­ra sin abrir.

La psi­có­lo­ga Yo­lan­da Cue­vas ar­gu­men­ta que en reali­dad la ten­den­cia de acu­mu­lar no es al­go nue­vo, ya que “nues­tros an­te­pa­sa­dos guar­da­ban ali­men­tos, le­ña, ro­pa pa­ra el si­guien­te hi­jo co­mo una for­ma de ga­ran­ti­zar la su­per­vi­ven­cia”. Sin em­bar­go, hoy no so­lo in­flu­ye ese ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia, sino tam­bién una so­cie­dad con­su­mis­ta que se ha mag­ni­fi­ca­do gra­cias a las re­des so­cia­les. “Las mar­cas lo­gran ha­cer­te sen­tir que si no tie­nes su pro­duc­to no se­rás igual de fe­liz, to­do fo­men­ta­do por los in­fluen­cers que a tra­vés de las re­des so­cia­les pro­mo­cio­nan sus nue­vas ad­qui­si­cio­nes”.

Res­ca­tar la idea del tsun­do­ku, en con­tra­po­si­ción a las teo­rías de Ma­rie Kon­do –que de­fien­de que el nú­me­ro ideal de li­bros a te­ner en ca­sa de­be­ría ser en torno a 30–, ha­ce pen­sar si hay ob­je­tos que ten­de­mos a acu­mu­lar más que otros.

Pa­re­ce más ha­bi­tual acu­mu­lar ob­je­tos que tie­nen cier­ta ten­den­cia a co­lec­cio­nar­se, co­mo ta­zas de desa­yuno o tup­pers de la co­mi­da rá­pi­da que nos lle­ga a ca­sa y guar­da­mos por si aca­so, se­gún Yo­lan­da Cue­vas. De es­ta for­ma, po­dría de­cir­se que los li­bros, al igual que otros pro­duc­tos cul­tu­ra­les co­mo dis­cos, películas o re­vis­tas, po­drían en­ca­jar en am­bas ca­te­go­rías y por ello se tien­de más a es­ta com­pra com­pul­si­va. Sin em­bar­go, los peo­res ca­sos son aque­llas co­sas pe­re­ce­de­ras, co­mo la pro­pia co­mi­da que se com­pra y se tira son con­su­mir, o in­clu­so los mil qui­taes­mal­tes que se aca­ban que­dan­do se­cos tras un so­lo uso.

Aun­que en reali­dad, co­mo re­fle­xio­na la tam­bién psi­có­lo­ga Nu­ria G. Alonso, “cual­quier co­sa po­dría ser sus­cep­ti­ble de ser com­pra­do. Lo que al fi­nal nos ‘em­pu­ja’ a que­rer com­prar es pa­sar to­dos los días por las mis­mas tien­das, ver anun­cios de for­ma recurrente en las que esas per­so­nas pa­re­cen fe­li­ces te­nien­do esas co­sas o las re­des so­cia­les con las in­fluen­cers y per­so­na­jes que ad­mi­ra­mos”. Por eso mu­chas per­so­nas han com­pra­do el li­bro de Ma­rie Kon­do, aun­que nun­ca lo ha­yan leí­do, lo que no de­ja de ser una pa­ra­do­ja en sí mis­ma.

Lo que tam­po­co se pue­de ob­viar es que mu­chos de es­tos ob­je­tos, que ve­mos en re­des so­cia­les, los compramos a gol­pe de click en In­ter­net. A es­te res­pec­to, Nu­ria G. Alonso ex­po­ne que “las com­pras tam­bién tie­nen que ver con los va­cíos que te­ne­mos en nues­tra vi­da y con los que nos cues­ta en­fren­tar­nos”. De es­ta for­ma, cuan­do las per­so­nas es­tán tris­tes, ago­bia­das, tie­nen mie­do y sien­ten que no con­tro­lan su vi­da, “com­prar es una for­ma de con­trol, de ‘lle­nar’ ese va­cío”. Un ar­gu­men­to que po­dría ex­pli­car por qué los li­bros so­bre fe­li­ci­dad y au­to­ayu­da son un nue­vo boom en el mer­ca­do edi­to­rial.

Aun­que, co­mo re­fle­xio­na el tam­bién psi­có­lo­go Je­sús Ma­tos, “com­prar un li­bro re­quie­re mu­cho me­nos es­fuer­zo que leer­lo. Por eso, a ve­ces nos de­ja­mos lle­var por el im­pul­so, pe­ro des­pués no es­ta­mos dis­pues­tos a ha­cer el es­fuer­zo. Lo mis­mo ocu­rre con cur­sos a los que nos apun­ta­mos y nun­ca aca­ba­mos”. De es­ta for­ma el ex­per­to re­fle­xio­na que “la cla­ve es en­ten­der­nos me­jor y com­pren­der que aun­que a corto pla­zo el cuer­po nos pi­da com­prar, a lar­go pla­zo pro­ba­ble­men­te esa com­pra no nos apor­te na­da más que un gas­to in­ne­ce­sa­rio de di­ne­ro y un ‘tras­to’ más en nues­tra ca­sa”.

Pa­ra no acu­mu­lar más de la cuen­ta, más allá de ha­cer lim­pie­za, la cla­ve es­tá en evi­tar esas com­pras com­pul­si­vas. Con es­te ob­je­ti­vo, Nu­ria G. Alonso re­cuer­da que “cuan­do más so­le­mos com­prar es cuan­do lo ha­ce­mos de for­ma im­pul­si­va. Es co­mo cuan­do va­mos al su­per­mer­ca­do sin una lis­ta con­cre­ta. En el fon­do aca­ba­mos com­pran­do más, por­que no te­ne­mos un ob­je­ti­vo con­cre­to”. Así ha­cer una lis­ta de la com­pra, no so­lo pa­ra ir al su­per, sino an­tes de ir a un cen­tro co­mer­cial pa­ra com­prar ro­pa, o a una fe­ria del li­bro pa­ra bus­car lec­tu­ras pa­ra el ve­rano, es una idea que po­dría­mos apli­car. “Hay que pen­sar qué ne­ce­si­da­des tie­nes en tu día a día”, re­fle­xio­na la psi­có­lo­ga.

Pa­ra mu­chos com­prar es una for­ma de con­trol, de lle­nar el va­cío

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.