Aten­ción: si creés en los spoi­lers, me­jor no leas es­ta co­lum­na

En Ga­me of Th­ro­nes no hay un prin­ci­pio fe­me­nino aso­cia­do a la bon­dad

LA NACION - - SÁBADO - Mer­ce­des Fu­nes

ad­vier­to: no creo en los spoi­lers ni en los dra­go­nes, pe­ro sí, y mu­cho, en las cons­truc­cio­nes co­lec­ti­vas yen los fe­nó­me­nos de ma­sas. Por eso cum­plo el ri­tual de ver to­dos los años el Su­per Bowl, los Os­car y has­ta el arran­que de Sho­wmatch. Por eso el do­min­go pa­sa­do vi con emo­ción el ca­pí­tu­lo fi­nal de Ga­me of Th­ro­nes co­mo si me im­por­ta­ra el des­tino de ese trono del cual, lo ad­mi­to, no ha­bía se­gui­do la tra­ma has­ta aho­ra, pe­ro sí en cam­bio los efec­tos fue­ra de la se­rie: des­de Ba­rack Oba­ma, fa­ná­ti­co con­fe­so de Ty­rion, has­ta Mirt­ha Le­grand, que en 2015 hi­zo una pro­duc­ción ca­rac­te­ri­za­da co­mo rei­na pa­ra una re­vis­ta de ca­ble.

Si el mun­do es­pe­ra­ba con an­sie­dad el fi­nal de es­ta se­rie, si has­ta el maes­tro del sus­pen­so, Step­hen King, de­fen­dió ese desen­la­ce de las crí­ti­cas con la hu­mil­dad de los que sa­ben –“eso es por­que la gen­te no quie­re nin­gún fi­nal”–, la ra­zón es ob­via: Ga­me of Th­ro­nes es im­por­tan­te y se­gu­ra­men­te di­ce al­go so­bre no­so­tros. Se han es­cri­to cien­tos de pá­gi­nas y posteos con ana­lo­gías po­lí­ti­cas, aná­li­sis se­su­dos de su ar­co

dra­má­ti­co y, tam­bién, cla­ro, con­si­de­ra­cio­nes acer­ca de si es más o me­nos fe­mi­nis­ta o ma­chis­ta.

Me in­tere­sa esa úl­ti­ma pre­gun­ta, así que va­yan mis dos cen­ta­vos so­bre el­te­ma.¿es­ga­meofth­ro­ne­su­nahis­to­ria fe­mi­nis­ta? Yo creo que sí, en el sen­ti­do más li­be­ral del tér­mino.

Mues­tra có­mo las mu­je­res tam­bién te­ne­mos re­cur­sos pa­ra ejer­cer el po­der y los he­mos te­ni­do des­de siem­pre. En GOT no hay un prin­ci­pio fe­me­nino aso­cia­do a la bon­dad: no hay án­ge­les ni da­mi­se­las opri­mi­das, sal­vo cuan­do las do­ble­ga la fuer­za. Las San­sas, Cer­ceis, Ar­yas y Kha­lee­sis bur­lan al sis­te­ma, jue­gan con sus pro­pias re­glas ba­jo las re­glas de los va­ro­nes: con­si­guen gi­gan­tes y dra­go­nes que las pro­te­gen por amor, son a la vez sa­gra­das y co­di­cio­sas, po­nen en jue­go su pro­pio po­der co­mo ma­dres y ha­blan y ne­go­cian ese po­der en nom­bre de sus hi­jos. La fuer­za fí­si­ca, ya sa­be­mos, co­rres­pon­de a los va­ro­nes, y a ve­ces se in­ter­po­ne y las de­tie­ne, las vio­la y has­ta las ma­ta, pe­ro los per­so­na­jes fe­me­ni­nos de GOT son ca­pa­ces de le­van­tar­se de sus ce­ni­zas y tam­bién de ma­tar cuan­do tie­nen el con­trol. Y lo­gran so­bre­po­ner­se a los obs­tácu­los y a las tra­ge­dias pa­ra aven­tu­rar­se ha­cia lo des­co­no­ci­do. Los va­ro­nes de GOT no ne­ce­si­tan tan­to pa­ra bri­llar. Nin­guno tie­ne una in­te­li­gen­cia des­co­llan­te, les al­can­za con la fuer­za, aun­que esa mis­ma fuer­za sea la que los ex­po­ne más. No es ca­sual que el va­rón más sa­gaz sea Ty­rion, el me­dio hom­bre, el dé­bil, ni que el bueno sea ape­nas un me­dio­cre al que las mu­je­res ter­mi­nan por sal­var una y otra vez.

¿Ha­brá de­cep­cio­na­do a al­gu­nos que la sor­pre­sa, al fi­nal, sea que ga­nan los más dé­bi­les? Es po­si­ble, co­mo tam­bién que el he­cho de que mi­les en el mun­do ha­yan se­gui­do la se­rie res­pon­da a la nos­tal­gia del mun­do tal co­mo era an­tes de la re­vo­lu­ción in­dus­trial, mu­cho an­tes del man­da­to pro­gre­sis­ta de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, mu­cho an­tes in­clu­so de que ob­ser­var ca­da fe­nó­meno ba­jo la len­te vio­le­ta del fe­mi­nis­mo se vol­vie­ra un lu­gar co­mún, del que no in­ten­ta es­ca­par es­ta co­lum­na. ¿Có­mo ex­pli­car, si no, que esa or­gía de se­xo, ho­nor, po­lí­ti­ca, san­gre y aven­tu­ra ha­ya te­ni­do se­me­jan­te éxi­to?

¿Ha­brá de­cep­cio­na­do que la sor­pre­sa, al fi­nal, sea que ga­nan los más dé­bi­les?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.