La fa­ti­ga de la sus­crip­ción no lle­ga a la Ar­gen­ti­na, a pe­sar de la cri­sis

En Es­ta­dos Uni­dos el 47% de los con­su­mi­do­res se sien­te abru­ma­do por la su­ma de los abonos a ser­vi­cios co­mo Net­flix y Spo­tify; aquí se da el fe­nó­meno in­ver­so

LA NACION - - SÁBADO - Dé­bo­ra Slot­nisky

Lo que al prin­ci­pio co­men­zó co­mo una op­ción pa­ra ac­ce­der a con­te­ni­do de for­ma fá­cil, rá­pi­da y eco­nó­mi­ca a tra­vés de strea­ming me­dian­te ser­vi­cios co­mo Net­flix pa­ra películas y se­ries, o Spo­tify pa­ra es­cu­char mú­si­ca, hoy pa­só a ser un fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo “la fa­ti­ga de sus­crip­ción”. En es­te sen­ti­do, el re­le­va­mien­to que hi­zo la con­sul­to­ra De­loit­te en­tre di­ciem­bre de 2018 y fe­bre­ro de 2019 en Es­ta­dos Uni­dos re­ve­ló que el 47% de los con­su­mi­do­res se sien­te abru­ma­do por el au­men­to en la can­ti­dad de sus­crip­cio­nes que han in­cor­po­ra­do pa­ra ac­ce­der a con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les, ya que, en mu­chos ca­sos, los po­cos bi­lle­tes que se acos­tum­bran a des­ti­nar men­sual­men­te en es­tos ser­vi­cios se han con­ver­ti­do en una su­ma de di­ne­ro con­si­de­ra­ble. con res­pec­to a los de mú­si­ca la fa­ti­ga pa­só del 26% re­gis­tra­da el año úl­ti­mo al 41% en el ac­tual.

Y es que con el pa­so del tiem­po fue­ron apa­re­cien­do en el mer­ca­do otras pro­pues­tas co­mo ama­zon pri­me Vi­deo, HBO Go, You­tu­be pre­mium, You­tu­be Mu­sic y ap­ple Mu­sic, en­tre otras.

Aquí ocu­rre lo con­tra­rio

Se su­man, en el mer­ca­do lo­cal, otras al­ter­na­ti­vas, co­mo cla­ro Vi­deo y cla­ro Mú­si­ca, vi­gen­tes des­de 2016 y 2014, res­pec­ti­va­men­te. Mien­tras que el pri­me­ro, es­tá dis­po­ni­ble pa­ra to­dos los clien­tes con abono sin cos­to adi­cio­nal en sus pla­nes, el se­gun­do tie­ne un cos­to de $120 fi­na­les.

Más op­cio­nes: ca­ble­vi­sión Flow, que tie­ne dos años de vi­da y es­tá re­gis­tra­do en 2,3 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos en el país, y Mo­vis­tar play, que fue lan­za­do en mar­zo con el ob­je­ti­vo de te­ner pa­ra fin de año un mi­llón de usua­rios, e in­clu­ye con­te­ni­dos ex­clu­si­vos pro­du­ci­das por la pro­pia mar­ca, películas, se­ries, do­cu­men­ta­les, con­te­ni­do in­fan­til y ca­na­les en vi­vo.

Evi­den­te­men­te, es­to ocu­rre por­de que hay un mer­ca­do dis­pues­to a con­su­mir. El país es­tá atra­ve­san­do una épo­ca en la que, se­gún los úl­ti­mos da­tos del indec, el 32% de los ar­gen­ti­nos es po­bre. “Yo es­toy sus­crip­to a Net­flix, Spo­tify, ama­zon pri­me Vi­deo, HBO Go, en­tre otros abonos, por ejem­plo los que sir­ven pa­ra te­ner más ca­pa­ci­dad de almacenami­ento en la Nube y me­jo­rar mi pro­duc­ti­vi­dad. res­pec­to a es­tos ser­vi­cios, creo que nos me­jo­ran la ca­li­dad de vi­da, por­que nos dan más op­cio­nes de en­tre­te­ni­mien­to ba­jo de­man­da, por eso los pa­go con gus­to –ex­pli­ca Ser­gio Mon­te­ne­gro, un mé­di­co de 41 de la ciu­dad de po­sa­das, Mi­sio­nes, y agre­ga:– Yo no sien­to nin­gu­na fa­ti­ga cuan­do re­ci­bo la fac­tu­ra men­sual de la tar­je­ta de cré­di­to por­que uso to­das las pla­ta­for­mas que pa­go ya que, aun­que pa­re­cen si­mi­la­res, ofre­cen tí­tu­los di­fe­ren­tes”.

De for­ma se­me­jan­te pien­sa pa­tri­cia Gon­zá­lez, una pro­duc­to­ra de ra­dio de 40 años, que es usua­ria de Net­flix y Flow. “No me da­ría de ba­ja es­tos ser­vi­cios, por­que me pa­re­ce que el pre­cio es­tá muy bien pa­ra lo que ofre­cen, y real­men­te va­lo­ro el he­cho de po­der ver los con­te­ni­dos des­de cual­quier dis­po­si­ti­vo, en el mo­men­to que quie­ro”, afir­ma.

To­más Gen­na­ri, vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la con­sul­to­ra BB, que se de­di­ca a me­dir có­mo evo­lu­cio­nan los mer­ca­dos en cual­quie­ra de sus for­ma­tos y pan­ta­llas en 22 paí­ses, co­men­ta a la nacion: “Si bien en mu­chas par­tes del mun­do se ha­bla de la fa­ti­ga de la sus­crip­ción, en la ar­gen­tino no no­ta­mos tal co­sa”.

Es­ta fir­ma rea­li­za es­tu­dio ba­sa­dos en los ho­ga­res que tie­nen in­ter­net con ban­da an­cha fi­ja, que son al­re­de­dor del 50% del to­tal del país. “Nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes in­di­can que to­da­vía las pla­ta­for­mas de con­te­ni­do au­dio­vi­sual es­tán en pleno cre­ci­mien­to. En 2014, cuan­do em­pe­za­mos con es­tos es­tu­dios, uno de ca­da cin­co ho­ga­res con­ta­ba con al me­nos una sus­crip­ción, mien­tras que los da­tos de 2019 nos di­cen que seis de ca­da diez ha con­tra­ta­do por los me­nos una pla­ta­for­ma de sus­crip­ción, y que el pro­me­dio es de 2,5 pla­ta­for­mas”.

Sin em­bar­go, hay cier­tos be­mo­les. Va­rias fir­mas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes bo­ni­fi­can sus ser­vi­cios de pla­ta­for­ma por sus­crip­ción, por lo que qui­zás en el ho­gar es­ta pro­pues­ta es­tá dis­po­ni­ble, pe­ro no es uti­li­za­da.

otra par­ti­cu­la­ri­dad es que mu­chos ac­ce­den a pla­ta­for­mas de sus­crip­ción pe­ro no es­tán pa­gan­do por el ser­vi­cio. “por ejem­plo, en cin­co de ca­da diez ho­ga­res se com­par­ten el usua­rio y la con­tra­se­ña de Net­flix, por lo que un ho­gar pa­ga el abono, pe­ro dos ac­ce­den a sus con­te­ni­dos –co­men­ta Gen­na­ri–. En la ar­gen­ti­na, las sus­crip­cio­nes si­guen cre­cien­do, y es muy pe­que­ña la ta­sa de gen­te que las aban­do­na es­tas, por lo que la fa­ti­ga de las sus­crip­cio­nes to­da­vía no es una reali­dad en­tre no­so­tros”. El tiem­po di­rá si tal fe­nó­meno lle­ga­rá en al­gún mo­men­to del fu­tu­ro.

Shut­ters­tock

Por go­teo, los abonos a ser­vi­cios en la Web ter­mi­nan su­man­do mon­tos muy al­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.