La odi­sea de desa­rro­llar en la Ar­gen­ti­na

LA NACION - - PROPIEDADE­S - Editora Car­la Qui­ro­ga

Acos­tum­bra­dos a la mon­ta­ña ru­sa a la que los ex­po­ne des­de ha­ce años la macro ar­gen­ti­na, los desa­rro­lla­do­res son cau­tos a la ho­ra de de­fi­nir nue­vos pro­yec­tos. Es­pe­ran nue­vos gui­ños del Go­bierno, hoy ocu­pa­do por im­pul­sar la eje­cu­ción de obras des­ti­na­das al seg­men­to me­dio y me­dio ba­jo de la po­bla­ción. Un per­fil de com­pra­do­res que só­lo pue­de ac­ce­der al te­cho pro­pio a tra­vés del cré­di­to y uno de los más afec­ta­dos en su po­der ad­qui­si­ti­vo por la cri­sis eco­nó­mi­ca. Mien­tras tan­to en la co­ci­na del ne­go­cio, los desa­rro­lla­do­res re­co­no­cen que en la Ar­gen­ti­na po­cas ve­ces arran­can una obra y la ter­mi­nan, tres años más tar­de, con las mis­mas con­di­cio­nes plan­tea­das al ini­cio cuan­do co­men­za­ron a idear el em­pren­di­mien­to. “Hay que ar­mar el ne­go­cio, ini­ciar la obra, ven­der­la, de­vol­ver el di­ne­ro, vol­ver a co­lo­car­la a los con­su­mi­do­res fi­na­les y lo­grar que to­dos que­den con­ten­tos. Es muy di­fí­cil”, re­la­ta un em­pre­sa­rio, la odi­sea a la que se en­fren­ta ca­da vez que de­fi­ne arran­car un nue­vo pro­yec­to. Ade­más re­co­no­ce la car­ga emo­cio­nal que im­pli­ca dar tra­ba­jo a quie­nes sus­ten­tan mi­les de fa­mi­lias. Co­mo con­tra­par­te ad­mi­te que así co­mo en los tiem­pos de al­tas ven­tas no son los que más ga­nan, tam­po­co son los desa­rro­lla­do­res quie­nes más pier­den en cri­sis.. En el con­tex­to ac­tual, el me­jor es­ce­na­rio lo vi­ve quien tie­ne obras en di­fe­ren­tes es­ta­dios por­que com­pen­sa el im­pac­to de la macro en la ren­ta­bi­li­dad. En los úl­ti­mos me­ses, los desa­rro­lla­do­res más per­ju­di­ca­dos son los que es­tán ter­mi­nan­do la obra: pa­ga­ron más ca­ro el cos­to de cons­truc­ción que, en dó­la­res, ba­jó por la de­va­lua­ción. Mien­tras que quien es­tá arran­can­do pue­de ajus­tar­se y tras­la­dar ese be­ne­fi­cio al pre­cio. Los que es­tán a mi­tad de ca­mino, aún pue­den en­con­trar un equi­li­brio. Sín­te­sis de un ne­go­cio a prue­ba de car­dio­pa­tas. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.