Hay un doble desafío: cre­cer más y cre­cer me­jor

En las úl­ti­mas cam­pa­ñas au­men­tó el uso de fer­ti­li­zan­tes por el cam­bio de re­glas de jue­go, pe­ro to­da­vía hay mu­cho por ha­cer en la pro­duc­ción y en el cui­da­do del sue­lo

LA NACION - - FN FERTILIZAN­TES - Jor­ge Bas­si El au­tor es pre­si­den­te de Fer­ti­li­zar AC

En las úl­ti­mas cam­pa­ñas la de­man­da de fer­ti­li­zan­tes me­jo­ró sen­si­ble­men­te, res­pon­dien­do a un con­tex­to macro más fa­vo­ra­ble. Los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios res­pon­die­ron po­si­ti­va­men­te a la li­be­ra­ción del pre­cio de los cereales, su­man­do hec­tá­reas y me­jo­ran­do las do­sis de nu­trien­tes, es­pe­cial­men­te de los ni­tro­ge­na­dos. En 2018, el con­su­mo de fer­ti­li­zan­tes cre­ció 14%, una pro­por­ción no­ta­ble por el es­fuer­zo que im­pli­có au­men­tar la in­ver­sión lue­go de ha­ber su­fri­do una se­quía en un con­tex­to de ac­ce­so a cré­di­to res­trin­gi­do. Cli­ma me­dian­te, la apues­ta es­tá

dan­do co­mo re­sul­ta­do una co­se­cha re­cord, lo que con­fir­ma la ten­den­cia de que la pro­duc­ción de gra­nos y el uso de fer­ti­li­zan­tes van de la mano en nues­tro país. Co­mo ca­so de éxi­to des­ta­ca­mos el del tri­go, ya que en po­cos años y si­guien­do una ló­gi­ca cur­va de “reapren­di­za­je”, lo­gró una co­se­cha nun­ca an­tes alcanzada, con ex­ce­len­tes ni­ve­les de pro­teí­na. El buen uso de la fer­ti­li­za­ción ni­tro­ge­na­da fue la cla­ve: las do­sis se ajus­ta­ron has­ta ob­te­ner el doble ob­je­ti­vo de ren­di­mien­to y ca­li­dad.

Re­cal­ca­mos es­te éxi­to ya que aún que­dan gran­des desafíos por de­lan­te. En primer lu­gar, de­be­mos tra­ba­jar el ba­lan­ce de fós­fo­ro, que no ha me­jo­ra­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en los úl­ti­mos años. Por otro la­do, al pro­duc­tor aún le cues­ta asu­mir las de­fi­cien­cias de azu­fre, que se des­cu­brie­ron en Ca­sil­da en 1998 y ac­tual­men­te son una reali­dad en to­da la zo­na pro­duc­ti­va. Es im­por­tan­te te­ner la men­te abier­ta pa­ra in­cor­po­rar nue­vos nu­trien­tes en el plan de fer­ti­li­za­ción, de­bi­do a que el des­gas­te de los sue­los nos va a obli­gar a ha­cer­lo. En un tra­ba­jo re­cien­te de Fer­ti­li­zar jun­to con el INTA pu­di­mos pro­yec­tar por pri­me­ra vez los años que les que­dan a los sue­los de nues­tro país con abas­te­ci­mien­to “na­tu­ral” de po­ta­sio. Los re­sul­ta­dos in­di­can que en cua­tro años la pro­vin­cia de En­tre Ríos de­be­ría em­pe­zar a fer­ti­li­zar con es­te nu­trien­te.

Si re­vi­sa­mos el es­que­ma de fer­ti­li­za­ción por cul­ti­vo, po­de­mos ob­ser­var que, a di­fe­ren­cia de las gra­mí­neas, las do­sis uti­li­za­das en so­ja si­guen sien­do muy ba­jas. Di­ver­sas re­des de en­sa­yos im­pul­sa­das por Fer­ti­li­zar de­mues­tran que la uti­li­za­ción de do­sis co­rrec­tas de fós­fo­ro, azu­fre y en al­gu­nos ca­sos de zinc y bo­ro, pue­de au­men­tar los ren­di­mien­tos en for­ma con­sis­ten­te. To­man­do en cuen­ta es­tos re­sul­ta­dos po­de­mos con­cluir que 9 mi­llo­nes de hec­tá­reas de so­ja son sub­fer­ti­li­za­das, y po­drían pro­du­cir 600 kg/ha adi­cio­na­les que me­jo­ra­rían no­ta­ble­men­te el mar­gen del pro­duc­tor, a la vez que co­rre­gi­rían el ba­lan­ce de nu­trien­tes. En el cul­ti­vo más ex­ten­di­do en­con­tra­mos la ma­yor bre­cha de me­jo­ra. Por eso es cla­ve ha­cer un aná­li­sis de sue­lo que, con un diag­nós­ti­co cer­te­ro, per­mi­ta to­mar de­ci­sio­nes. Así, se ma­xi­mi­za la pro­duc­ti­vi­dad y se me­jo­ra la sustentabi­lidad del sis­te­ma.

En es­ta edi­ción es­pe­cial de la nacion en­con­tra­re­mos la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da por los es­pe­cia­lis­tas más re­le­van­tes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que in­cor­po­rar la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble es fun­da­men­tal pa­ra po­der cre­cer más y me­jor.

Ar­chi­vo

En ac­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.