Ma­ne­jo. La es­tra­te­gia que con­du­ce al éxi­to

Es fun­da­men­tal ver a la nu­tri­ción co­mo un sis­te­ma de pro­duc­ción que in­clu­ya a to­dos los cul­ti­vos

LA NACION - - FN FERTILIZAN­TES - An­drés Gras­so El au­tor es ase­sor téc­ni­co de Fer­ti­li­zar AC

Ac­tual­men­te se pre­sen­tan a gran­des ras­gos por lo me­nos tres es­tra­te­gias de nu­tri­ción pa­ra el ma­ne­jo de la fer­ti­li­za­ción de cul­ti­vos. El ma­ne­jo del pro­duc­tor pro­me­dio, una si­tua­ción ideal ba­sa­da en el aná­li­sis de sue­lo, y un ma­ne­jo in­te­gral me­jo­ra­do don­de com­ple­men­ta­mos el diag­nós­ti­co ba­sa­do en el aná­li­sis de sue­lo con ex­pec­ta­ti­vas de ren­di­mien­to. En cual­quier cam­po, sin im­por­tar el po­ten­cial de pro­duc­ción, no ha­cer na­da, o apli­car “la re­ce­ta de fer­ti­li­zan­tes” es siem­pre más ca­ro que ha­cer “al­go”.

En ex­pe­rien­cias desa­rro­lla­das en cam­pos de pro­duc­ción por Fer­ti­li­zar AC du­ran­te las úl­ti­mas dos cam­pa­ñas, en diez lo­ca­li­da­des de la re­gión pam­pea­na com­pa­ra­mos las di­fe­ren­tes es­tra­te­gias de nu­tri­ción de cul­ti­vos. Por ejem­plo, la del pro

duc­tor me­dio, don­de bá­si­ca­men­te se tra­ba­ja con ni­tró­geno y fós­fo­ro en su­fi­cien­cia. En el ma­ne­jo ideal re­co­men­da­do apa­re­ce el azu­fre, nu­trien­te que en el 80% de los ca­sos fal­ta en los sue­los, y por úl­ti­mo el ma­ne­jo de nu­tri­ción in­te­gral me­jo­ra­do en don­de la nu­tri­ción es ba­lan­cea­da pa­ra cu­brir re­que­ri­mien­tos de al­ta pro­duc­ción y se tra­ba­ja con ni­tró­geno, fós­fo­ro, azu­fre y zinc. En es­ta úl­ti­ma se bus­ca al­can­zar el má­xi­mo ren­di­mien­to po­si­ble sus­ten­ta­ble­men­te.

Un te­ma muy im­por­tan­te que po­de­mos des­cri­bir con es­tas ex­pe­rien­cias es la bre­cha de ren­di­mien­tos. Pa­ra to­das las se­cuen­cias de cul­ti­vo, en pro­me­dio el ma­ne­jo nu­tri­cio­nal del pro­duc­tor pier­de en­tre un 15 a un 20% de rin­de que se po­dría al­can­zar ajus­tan­do úni­ca­men­te la es­tra­te­gia de fer­ti­li­za­ción, es de­cir ha­cien­do aná­li­sis de sue­lo y ajus­tan­do las do­sis, y la can­ti­dad de nu­trien­tes.

Es im­por­tan­te des­ta­car que las ex­pe­rien­cias fue­ron desa­rro­lla­das so­bre sis­te­mas pro­duc­ti­vos y no en cul­ti­vos ais­la­dos. En algunas re­gio­nes hay nu­trien­tes in­di­vi­dua­les que no otor­gan gran per­for­man­ce al ren­di­mien­to de un cul­ti­vo, pe­ro al ana­li­zar las in­ter­ac­cio­nes en­tre los nu­trien­tes cuan­do ma­ne­ja­mos es­tra­te­gias con­si­de­ran­do N, P, S y Zn so­bre la se­cuen­cia de cul­ti­vos, es im­por­tan­te el in­cre­men­to en la pro­duc­ti­vi­dad. Así es que es fun­da­men­tal pen­sar la nu­tri­ción en un sis­te­ma de pro­duc­ción que fertilice a to­dos los cul­ti­vos y con­si­de­re los an­te­ce­so­res pa­ra efi­cien­ti­zar las es­tra­te­gias y así ga­ran­ti­zar la sustentabi­lidad de to­do el pro­ce­so pro­duc­ti­vo.

Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co el aná­li­sis tam­bién jue­ga a fa­vor de la in­ten­si­fi­ca­ción ya que la re­la­ción in­su­mo pro­duc­to es muy in­fe­rior (has­ta sie­te ve­ces) que los be­ne­fi­cios lo­gra­dos en tér­mi­nos de ren­di­mien­to ob­te­ni­do por ki­lo de nu­trien­te uti­li­za­do.

Exis­ten es­ce­na­rios de me­jo­res ren­di­mien­tos que los al­can­za­dos ac­tual­men­te con el ma­ne­jo de la nu­tri­ción. “Ha­cer al­go” es co­rre­gir las do­sis y la can­ti­dad de nu­trien­tes (N, P, S y Zn) en ba­se al diag­nós­ti­co (aná­li­sis de sue­lo) y com­ple­men­tar­lo con la in­cor­po­ra­ción de ex­pec­ta­ti­vas de ren­di­mien­to.

Die­go li­ma

Los cul­ti­vos re­quie­ren de un plan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.