Fer­ti­li­za­do­ras. Ga­nar con má­qui­nas bien re­gu­la­das

Se tra­ta de una ta­rea sen­ci­lla que per­mi­te me­jo­res re­sul­ta­dos y dis­tri­bu­cio­nes óp­ti­mas del pro­duc­to

LA NACION - - FN FERTILIZAN­TES - San­tia­go Tourn El au­tor es in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad de Cien­cias Agra­rias de Bal­car­ce

Si bien es nor­mal es­cu­char que las do­sis de­ben ajus­tar­se pa­ra bus­car ren­di­mien­to, ca­li­dad y re­po­si­cion de nu­trien­tes, so­lo con és­ta no al­can­za. Es ne­ce­sa­rio con­tar con una dis­tri­bu­ción ho­mo­gé­nea del fer­ti­li­zan­te que per­mi­ta lo­grar una mis­ma can­ti­dad del nu­trien­te que es­té a dis­po­si­ción de las plan­tas.

En un sis­te­ma que ma­yo­ri­ta­ria­men­te uti­li­za fer­ti­li­za­do­ras por pro­yec­ción (al vo­leo) con dis­tri­bu­ción por pla­tos, pa­ra la fer­ti­li­za­ción gra­nu­la­da no pue­de ob­viar­se es­te te­ma. Es cla­ve la re­gu­la­ción de las má­qui­nas don­de el pun­to de caí­da

del fer­ti­li­zan­te, la ve­lo­ci­dad de gi­ro de los pla­tos y la po­si­ción de las ale­tas in­flu­yen no­ta­ble­men­te en la efi­cien­cia de la la­bor. Las ale­tas pue­den alar­gar­se, acor­tar­se con el fin de me­jo­rar la uni­for­mi­dad. La ve­lo­ci­dad de gi­ro de los pla­tos tie­ne una in­fluen­cia di­rec­ta en el an­cho de la­bor pe­ro, en ca­sos co­mo la urea, si se so­bre­pa­san las 750 rpm au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de ro­tu­ra de gra­nos del fer­ti­li­zan­te.

En un es­tu­dio rea­li­za­do por la cá­te­dra de Me­ca­ni­za­ción Agrí­co­la de la FCA Bal­car­ce (Unmdp) en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res con 45 má­qui­nas, el 95% de las apli­ca­cio­nes tu­vie­ron dis­tri­bu­ción con coe­fi­cien­tes de va­ria­ción inacep­ta­bles (ma­la dis­tri­bu­ción). En la ma­yo­ría de los ca­sos fue por ex­ce­so de ve­lo­ci­dad de los pla­tos, lo que de­jó una dis­tri­bu­ción con acu­mu­la­ción en el cen­tro de la fran­ja de apli­ca­ción. En otros ca­sos se acu­mu­ló fer­ti­li­zan­te en los ex­tre­mos de­bi­do a que las ale­tas de los pla­tos se en­con­tra­ban en su má­xi­ma lon­gi­tud, al­go que se so­lu­cio­na al acor­tar­las.

Asi­mis­mo, en un en­sa­yo rea­li­za­do en­con­tra­ron di­fe­ren­cias de ren­ta­bi­li­dad en la pro­duc­ción de maíz de más 100 dó­la­res/ha con una má­qui­na de pla­tos bien re­gu­la­da ver­sus una sin ajus­tar. Por eso lla­mo a te­ner en cuen­ta lo que se de­ja de ga­nar por no pres­tar aten­ción a las re­gu­la­cio­nes de las fer­ti­li­za­do­ras.

Otro te­ma es la eva­lua­ción pe­rió­di­ca de la uni­for­mi­dad de la dis­tri­bu­ción de las má­qui­nas fer­ti­li­za­do­ras pa­ra co­no­cer los ni­ve­les de va­ria­ción que pre­sen­tan con un ti­po o más de fer­ti­li­zan­tes, aun cuan­do son re­cién ad­qui­ri­das o con muy po­co uso.

La re­gu­la­ción de la má­qui­na es una ac­ti­vi­dad sen­ci­lla y de muy ba­jo cos­to que pue­de ga­ran­ti­zar un an­cho de la­bor efec­ti­vo óp­ti­mo y ba­jo ni­vel de va­ria­ción de la do­sis ob­je­ti­vo en el te­rreno. Por otra par­te, si la má­qui­na fer­ti­li­za­do­ra lo­gra buen desem­pe­ño con urea y se uti­li­za otro fer­ti­li­zan­te con ma­yor SGN y con ni­ve­les de du­re­za si­mi­lar (su­per­fos­fa­to tri­ple, fos­fa­to dia­mó­ni­co (18-46-0), ni­tra­to de amo­nio cal­cá­reo (27-0-0), es más pro­ba­ble que la va­ria­ción es­té en el an­cho de la­bor efec­ti­vo (ma­yor que con urea) que en la uni­for­mi­dad de dis­tri­bu­ción.

Die­go li­ma

La fer­ti­li­za­ción re­quie­re se­guir pau­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.