Bioes­ti­mu­lan­tes. Un alia­do cla­ve en mo­men­tos di­fí­ci­les

Fren­te a con­di­cio­nes de es­trés abió­ti­co es­tos pro­duc­tos son fun­da­men­ta­les pa­ra el desa­rro­llo de los cul­ti­vos; có­mo co­no­cer­los

LA NACION - - FN FERTILIZAN­TES - Martín To­rres Dug­gan El au­tor es miem­bro de la fir­ma Tec­noa­gro

Los bioes­ti­mu­lan­tes son pro­duc­tos que se uti­li­zan pa­ra me­jo­rar la per­for­man­ce de los cul­ti­vos en con­di­cio­nes de es­trés abió­ti­co (e.g. se­quía, gol­pe de ca­lor, sa­li­ni­dad, en­tre otras ). En es­tas si­tua­cio­nes, el agre­ga­do d el os­bio es­ti­mu­lan­te s des­en­ca­de­na una se­rie de pro­ce­sos­fi­sio­ló­gi­cos que in­cre­men­tan la efi­cien­cia en el uso de los nu­trien­tes dis­po­ni­bles en la zo­na ra­di­cu­lar y/o apli­ca­dos a tra­vés de los fer­ti­li­zan­tes que ter­mi­nan in­cre­men­tan­do el ren­di­mien­to en grano y/o la ca­li­dad de los cul­ti­vos. Co­mo se pue­de apre­ciar, los bioes­ti­mu­lan­tes, a di­fe­ren­cia de los fer­ti­li­zan­tes, no se los ana­li­za en tér­mi­nos de su con­te­ni­do de nu­trien­tes, sino por sus efec­tos fi­sio­ló­gi­cos que impactan en la uti­li­za­ción de nu­trien­tes en con­di­cio­nes de es­trés.

En tér­mi­nos sim­ples, lo im­por­tan­te es co­no­cer qué ti­po de com­po­nen­tes y qué efec­to nu­tri­cio­nal tie­nen so­bre las plan­tas.

Los bioes­ti­mu­lan­tes son un gru­po

muy am­plio de pro­duc­tos y for­mu­la­cio­nes, tí­pi­ca­men­te se in­clu­yen a las fi­tohor­mo­nas, ex­trac­tos de al­gas, áci­dos or­gá­ni­cos (e.g. áci­dos hú­mi­cos y fúl­vi­cos), ami­noá­ci­dos y/o di­ge­ri­dos pro­tei­cos, en­tre otros. La gran di­ver­si­dad y he­te­ro­ge­nei­dad de las for­mu­la­cio­nes de bioes­ti­mu­lan­tes re­pre­sen­ta un gran desafío tan­to pa­ra la ela­bo­ra­ción de es­te ti­po de pro­duc­tos (por ejem­plo pa­ra man­te­ner la ho­mo­ge­nei­dad de su com­po­si­ción) co­mo así tam­bién en la eva­lua­ción agro­nó­mi­ca.

De­bi­do a que las for­mu­la­cio­nes co­mer­cia­les con­tie­nen, en ge­ne­ral, más de un “in­gre­dien­te ac­ti­vo”, re­sul­ta di­fí­cil pre­de­cir los efec­tos glo­ba­les de la apli­ca­ción de los pro­duc­tos so­bre el ren­di­mien­to o la ca­li­dad de los cul­ti­vos. En los úl­ti­mos años ha cre­ci­do el mer­ca­do de bioes­ti­mu­lan­tes a ni­vel glo­bal, al­can­zan­do ta­sas del or­den del 12% o su­pe­rio­res. Si con­si­de­ra­mos que el in­cre­men­to es­pe­ra­do en el con­su­mo glo­bal de fer­ti­li­zan­tes pa­ra las pró­xi­mas dé­ca­das se ubi­ca en 0,8-1%, se pue­de de­du­cir rá­pi­da­men­te el gran in­te­rés téc­ni­co y co­mer­cial so­bre la uti­li­za­ción de bioes­ti­mu­lan­tes en la agri­cul­tu­ra.

Den­tro de Amé­ri­ca La­ti­na, Bra­sil, Mé­xi­co y la Ar­gen­ti­na son los paí­ses con ma­yor con­su­mo ac­tual de bioes­ti­mu­lan­tes, par­ti­ci­pan­do con el 43, el 24 y el 15% del mer­ca­do, res­pec­ti­va­men­te.

Ven­ta­jas

A es­ta al­tu­ra ca­be pre­gun­tar­se, ¿Cuál es el efec­to de los bioes­ti­mu­lan­tes so­bre los cul­ti­vos?

Los be­ne­fi­cios se pue­den ma­ni­fes­tar en me­jo­ras del ren­di­mien­to y tam­bién en la ca­li­dad de los cul­ti­vos. De­bi­do a que los efec­tos fi­sio­ló­gi­cos de es­te ti­po de pro­duc­tos in­cre­men­tan la efi­cien­cia de uso de los nu­trien­tes dis­po­ni­bles en el sue­lo y/o de los apli­ca­dos vía fer­ti­li­za­ción, los bioes­ti­mu­lan­tes fre­cuen­te­men­te se los con­si­de­ra co­mo eco­in­no­va­cio­nes (ma­yor apro­ve­cha­mien­to de nu­trien­tes y me­nor im­pac­to am­bien­tal). La Re­gión Cha­co-pam­pea­na, en don­de se pro­du­ce la ma­yor par­te de la agri­cul­tu­ra ex­ten­si­va de la Ar­gen­ti­na, se en­cuen­tra fuer­te­men­te in­fluen­cia­da por la va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca y la in­ci­den­cia de va­rias fuen­tes de es­trés am­bien­tal co­mo se­quías, anega­mien­tos, gol­pes de ca­lor, he­la­das, en­tre otras. Ba­jo es­te es­ce­na­rio, los bioes­ti­mu­lan­tes fun­cio­nan com­ple­men­tan­do la fer­ti­li­za­ción ba­lan­cea­da mi­ti­gan­do par­cial­men­te los efec­tos del es­trés abió­ti­co.

Es re­le­van­te des­ta­car que la mag­ni­tud de la res­pues­ta a la apli­ca­ción de bioes­ti­mu­lan­tes de­pen­de del cul­ti­vo y so­bre to­do de la se­ve­ri­dad del es­trés abió­ti­co. En la ma­yo­ría de los ca­sos el in­cre­men­to en el ren­di­mien­to es mo­de­ra­do.

Mau­ro V. rizzi

El uso de bioes­ti­mu­lan­tes cre­ce a una ta­sa anual de 12%

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.