Biológicos. ¡El sue­lo es­tá vi­vo!

Hay mi­llo­nes de or­ga­nis­mos mi­cros­có­pi­cos en la tie­rra que ayu­dan a cre­cer a las plan­tas

LA NACION - - FN FERTILIZAN­TES - Por Martín Díaz-zo­ri­ta El au­tor es di­rec­tor del co­mi­té Téc­ni­co Fer­ti­li­zar

La vi­da del sue­lo par­ti­ci­pa na­tu­ral y ac­ti­va­men­te en la nu­tri­ción y so­bre el cre­ci­mien­to de las plan­tas. El sue­lo es­tá vi­vo. Sí, en una cu­cha­ra­da de sue­lo en­con­tra­mos mi­les de mi­llo­nes de or­ga­nis­mos mi­cros­có­pi­cos que per­ma­nen­te­men­te par­ti­ci­pan en pro­ce­sos que ayu­dan a las plan­tas en su cre­ci­mien­to tan­to fa­ci­li­tan­do su nu­tri­ción co­mo en la de­fen­sa ante pla­gas y en­fer­me­da­des. Son va­ria­das las for­mas en que los abun­dan­tes mi­cro­bios que en­con­tra­mos en los sue­los acom­pa­ñan y me­jo­ran la pro­duc­ción de los cul­ti­vos. Mu­chos de es­tos or­ga­nis­mos se han iden­ti­fi­ca­do e in­dus­tria­li­za­do pa­ra su in­cor­po­ra­ción efec­ti­va al ino­cu­lar los cul­ti­vos.

Los sis­te­mas agrí­co­las mo­der­nos

nos pa­ra pro­du­cir tri­go, y otros cul­ti­vos, tie­nen el cons­tan­te desafío de me­jo­rar la efi­cien­cia al uti­li­zar los re­cur­sos pro­duc­ti­vos, y allí uno de los pi­la­res in­dis­cu­ti­dos es imi­tar y po­ten­ciar las re­la­cio­nes na­tu­ra­les en­tre las plan­tas y la ac­ti­vi­dad mi­cro­bia­na de los sue­los. Por lo que en los sis­te­mas agrí­co­las mo­der­nos la in­te­gra­ción de prác­ti­cas que in­clu­yen la apli­ca­ción de tec­no­lo­gías de ori­gen bio­ló­gi­cas mues­tra be­ne­fi­cios di­rec­tos apun­ta­lan­do el lo­gro de mo­de­los sus­ten­ta­bles.

En­tre los mu­chos mi­cro­or­ga­nis­mos que na­tu­ral­men­te en­con­tra­mos en los sue­los, y que be­ne­fi­cia al cre­ci­mien­to de las plan­tas, en­con­tra­mos Azos­pi­ri­llum bra­si­len­se. Es un re­co­no­ci­do pro­mo­tor del cre­ci­mien­to ve­ge­tal que, en tri­go, una par­te im­por­tan­te de las me­jo­ras en pro­duc­ción se re­la­cio­nan con au­men­tos en la efi­cien­cia de uso de nu­trien­tes, de­bi­do a una ma­yor ca­pa­ci­dad de ex­plo­ra­ción del sue­lo al in­cre­men­tar el cre­ci­mien­to de las raí­ces.

Los pro­mo­to­res biológicos del cre­ci­mien­to de las plan­tas ayu­dan ma­yor­men­te a lo­grar una me­jor im­plan­ta­ción, a man­te­ner un cre­ci­mien­to ve­ge­ta­ti­vo ac­ti­vo su­peran­do con­di­cio­nes de es­trés mo­de­ra­do, y me­jo­ran­do así la for­ma­ción de gra­nos, que con­tri­bu­ye di­rec­ta­men­te en la con­so­li­da­ción del ren­di­mien­to. Otros mi­cro­or­ga­nis­mos, tam­bién in­clui­dos en al­gui­no­cu­lan­tes, fa­ci­li­tan pro­ce­sos que apor­tan pro­tec­ción y sa­ni­dad a las plan­tas me­jo­ran­do su cre­ci­mien­to y pro­duc­ción.

En la Ar­gen­ti­na abun­dan ex­pe­rien­cias que sus­ten­tan el uso de ino­cu­lan­tes in­te­gra­dos pa­ra la pro­duc­ción de cereales, don­de la apli­ca­ción de al­gu­nos hon­gos, bac­te­rias, y com­pues­tos pro­du­ci­dos na­tu­ral­men­te por es­tos en tra­ta­mien­tos de se­mi­llas me­jo­ran el cre­ci­mien­to de tri­go, y maíz en­tre otros cul­ti­vos, ex­pli­can­do más del 5% de la pro­duc­ción de gra­nos alcanzada por es­tos.

Fer­ti­li­zar AC com­pi­ló es­tu­dios pu­bli­ca­dos de ma­ne­jo de la nu­tri­ción de tri­go in­te­gra­dos con la apli­ca­ción de di­ver­sos tra­ta­mien­tos biológicos de se­mi­llas rea­li­za­dos en di­ver­sas áreas de pro­duc­ción ar­gen­ti­nas en los úl­ti­mos 15 años. Al ino­cu­lar, las con­tri­bu­cio­nes re­la­ti­vas (por­cen­ta­je de res­pues­ta en pro­duc­ción de gra­nos) son po­si­ti­vas e in­de­pen­dien­tes de la fer­ti­li­za­ción. Ade­más, se ob­ser­van ma­yo­res res­pues­tas a la apli­ca­ción de fer­ti­li­zan­tes, en pro­me­dio de unos 320 kg/ha, en los cul­ti­vos ino­cu­la­dos me­jo­ran­do la efi­cien­cia de uso de los nu­trien­tes apli­ca­dos.

En un es­tu­dio es­pe­cí­fi­co eva­lua­mos la con­tri­bu­ción de Azos­pi­ri­llum bra­si­len­se en abun­dan­tes sitios de pro­duc­ción en la re­gión pam­pea­na, en con­jun­to con la in­ves­ti­ga­do­ra Ma­ría Fernández-ca­ni­gia ha­lla­mos que las res­pues­tas a la ino­cu­la­ción son in­de­pen­dien­tes de la apli­ca­ción de fer­ti­li­zan­tes, y que su efec­to prác­ti­ca­men­te se du­pli­ca en con­di­cio­nes de nu­tri­ción ba­lan­cea­da por co­rrec­cio­nes com­bi­na­das de ni­tró­geno y de fós­fo­ro.

Los tra­ta­mien­tos biológicos en tri­go son una he­rra­mien­ta valiosa pa­ra me­jo­rar los be­ne­fi­cios de su­ple­men­tar a los cul­ti­vos ade­cua­da­men­te con nu­trien­tes, tan­to au­men­tan­do su dis­po­ni­bi­li­dad co­mo me­jo­ran­do su cre­ci­mien­to, y la con­se­cuen­te cap­ta­ción de nu­trien­tes apor­ta­dos al fer­ti­li­zar.

Son una he­rra­mien­ta valiosa pa­ra cap­tar los nu­trien­tes apor­ta­dos al fer­ti­li­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.